A fondo

Graban a un rebeco con una grave enfermedad en los ojos que ya acabó con el 70% de la especie en Pirineos

Se trata de una enfermedad muy contagiosa y es que, aunque sus efectos no son mortales para el ganado doméstico, sí lo son para los ungulados de montaña: la conjuntivitis. Este rebeco ha sido grabado en Lérida.


 Graban un rebeco con conjuntivitis
Graban un rebeco con conjuntivitis

Nos confirman que estas imágenes han sido grabadas en la Sierra del Cadí, ubicada en la provincia de Lérida, concretamente en la comarca del Alto Urgel.

La conjuntivitis en animales silvestres

Un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona y del Instituto de Bacteriología de la Universidad de Berna revelan que la queratoconjuntivitis (infección de la bacteria Mycoplasma conjunctivae) es una enfermedad que invade las estructuras oculares de los animales y provoca inflamación y, posteriormente, ceguera. Normalmente, los síntomas son reversibles, pero pueden evolucionar negativamente e incluso provocar la perforación del ojo.

El animal que ha sido grabado ofrece síntomas de haber perdido, si no toda, gran parte de su visión.

Desde 1980

Los resultados de esta investigación han demostrado que los rebecos son huéspedes de estas bacterias y que, por lo tanto, pueden mantenerlas hasta nueve años. Asimismo, los investigadores constatan que el contagio de los ungulados de montaña podría ser la causa principal de los nuevos brotes de queratoconjuntivitis infecciosa, especialmente en poblaciones donde la enfermedad no está presente en el rebeco.

Las ovejas podrían estar directamente implicadas en la aparición de esta patología en rebecos del Pirineo, más o menos en 1980.

Común y endémica del Pirineo

La queratoconjuntivitis es una enfermedad muy contagiosa. Aunque sus efectos no son mortales para el ganado doméstico, sí lo son para los ungulados de montaña. Los rebecos padecen brotes que afectan a las poblaciones. Es una enfermedad común y endémica en el Pirineo.

La epidemia de 2008

Una epidemia declarada en el año 2008 acabó con la vida del 70% de la población de rebecos del Pirineo. La enfermedad se extendió hasta Aragón. Aunque no mata a los animales, los deja ciegos, lo que precipita que mueran despeñándose de algún acantilado.

Los rebecos son mamíferos de poco más de un metro y que pesan hasta 50 kilogramos. Viven en Europa del Sur y su cornamenta tiene forma de gancho. Viven en grupo y permanecen en las altas cimas en invierno. Su depredador natural es el lobo.

Comparte este artículo
Autor: 
  
4144 0

Publicidad