Una perdiz enferma: creen que es mixomatosis, pero en realidad es viruela aviar

Un polémico vídeo está extendiendo el rumor de que la perdiz que aparece en él padece mixomatosis. Queremos desmentir esta afirmación, ya que el ave que sostiene la persona que habla en las imágenes sufre de viruela aviar. Te contamos todo sobre esta enfermedad.


Las imágenes nos muestran un primer plano de la perdiz afectada. El hombre que sostiene a la perdiz afirma que el mal aspecto que tiene el ave se debe a la mixomatosis, pero esto no es así. Hemos hablado con veterinarios expertos en aves y todos han coincidido, dentro de la dificultad que entraña realizar un diagnóstico a partir de un vídeo, en sostener que se trata de un caso de viruela aviar.

La suelta, cometiendo el peor error

Confundir una enfermedad con otra no tiene mayor importancia que una confusión en aquel que vea el vídeo y no conozca nada sobre enfermedades virales en aves. Pero lo peor que podría haber hecho esta persona es soltar a la perdiz en el campo.

La viruela aviar es una enfermedad viral común en distintas especies de aves que se reconoce fácilmente por mostrar síntomas cutáneos, es decir, en la piel de los ejemplares afectados, como vemos en la perdiz de este vídeo. Las lesiones verrugosas pueden alanzar a extenderse al tracto respiratorio y digestivo, lo que complica el cuadro de la enfermedad y puede llegar a ocasionar la muerte del ave.

Lesiones y síntomas de la enfermedad

Se trata de una de las formas de viruela que se reconocen en las aves: la viruela seca. Presenta unos síntomas caracterizados porque generalmente aparece como una ampolla o picadura de mosquito que forma nódulos y luego se forma una costra. Causa hinchazón de la cresta, carnosidades, en la cara, los ojos y en las partes del cuerpo que carecen de plumas.

La otra forma de viruela en aves es la denominada húmeda. Los síntomas aparecen en la cavidad bucal y en la parte superior del tracto respiratorio, especialmente la laringe y la tráquea. Se observan secreciones de los ojos y orificios nasales que deriva en la formación en la parte externa del pico de un material cremoso.

Se transmite de esta manera

Los expertos recomiendan eliminar los animales que han padecido la enfermedad, puesto que se convierten en portadores del virus, ya que el contagio de la gripe aviar se produce a través de las heces de las aves infectadas o por contacto con las zonas afectadas. Las aves infectadas alojan el virus de la influenza aviar en la saliva, las membranas mucosas y las heces. 

Los veterinarios consultados también han coincidido en sostener que un animal infectado no es representativo de la situación poblacional de la especie en la zona, por lo que no cabe alarmarse por este hallazgo.

Comparte este artículo
Autor: 
  
12803 0

Publicidad