Tres osos descuartizan a una loba ante los visitantes de un zoo de Holanda

Esto es lo que sucede cuando surge un conflicto entre predadores de gran tamaño que se ven obligados a convivir en el mismo espacio. Este parque de animales holandés vivió una escena de verdadero terror el pasado lunes.


Los responsables del parque zoológico de Dierenrijk Mierlo, una ciudad holandesa cercana de Eindhoven, decidieron hace unos años que osos y lobos convivieran en el mismo recinto porque, como ellos mismos manifetaron, «es enriquecedor que aprendan a relacionarse». Este zoo fue inaugurado en 2004 y cuenta con 16 hectáreas de terreno. En su publicidad se presenta como «un zoo familiar para contemplar a los animales de cerca».

Una escena terrible

Todo había transcurrido en calma hasta la tarde del día 29 de octubre, cuando una de las lobas de la manada, al parecer, cayó mientras jugaba en la charca donde se bañaban los osos. Acto seguido, uno de ellos se abalanzó a su cuello y otros dos úrsidos se unieron al ataque.

El público que había acudido al zoo asistió a la terrible escena. Unos gritaban, otros grababan con sus móviles, y esos vídeos se han hecho virales, no solo por redes sociales, también por medios de comunicación generalistas de todo el mundo.

Pudo ser peor

Son segundos de imágenes muy crudas que muestran lo dura que es la naturaleza, aunque esa escena, si contenía algún elemento que pudiéramos tildar de natural, son únicamente unos animales desnaturalizados, pero que conservan el suficiente instinto como para sentirse atacados por una especie que, en libertad, es competencia directa por los recursos alimenticios y los territorios en los que habitan.

Mientras los tres osos descuartizaban a la loba, los integrantes de la manada de cánidos intentaban en vano ayudarla. Todo podía haber acabado peor, porque el resto de osos tomó partido y arremetían contra estos lobos, dejando claro que allí había dos bandos diferenciados.

Los responsables del parque han manifestado que «nunca había sucedido algo así. Lobos y osos jugaban y había armonía en el conjunto. Algo pasó el lunes», como dijo poco después del incidente Janneke van Gorp, portavoz del zoo. «Estas cosas pasan también en la naturaleza», intentaba justificar el portavoz.

Comparte este artículo
Autor: 
  
996 0

Publicidad