Un furtivo acaba con la vida de un supuesto violador

Hace pocos días llegaba a todos nosotros la noticia de un cazador que mató de un disparo a un ciclista en el bike park de la estación de esquí de Morzine-Avoriaz al confundirlo con un jabalí, pero en pocos días la noticia ha dado un giro radical, descubriéndose una historia de película terrorífica.


 Ardilla
Ardilla

El sábado un joven de 22 años confundió al galés Mark Sutton, de treinta y cuatro y natural de Caerphilly, con un jabalí. Sutton murió en el acto después de que la bala le alcanzara los pulmones y la columna vertebral.

Hasta ahora la noticia se encontraba en este desgraciado accidente, pero la historia ha ido adquiriendo con los días una nueva dimensión cuando la madre y la hermana del fallecido han destapado la vida secreta del ciclista.

«Cazaron al animal correcto»

The Sun se ha hecho eco de las declaraciones de la familia y de la ex-novia del fallecido. «Mi hijo era un monstruo, un violador, y me alegro de que haya muerto. Cuando supe que lo habían matado sentí un gran alivio, porque así ya no podría hacer daño a nadie, ni a nosotros ni a nadie. Cazaron al animal correcto», declaraba la madre, Katrina.

La propia hermana de Marc, Katie Toghill, de 32 años, ha afirmado que su hermano la había violado y golpeado reiteradamente cuando eran unos niños y que su hermano se marchó al extranjero huyendo de la presión y las denuncias ejercidas por ella y su madre.

A la voz de denuncia se ha sumado la de una de las supuestas víctimas de Mark que afirmó que el fallecido la violaba regularmente desde que tenía ocho años y la tenía amenazada de muerte. Además, Ann-Marie, ex-novia de Sutton lo ha descrito como un psicópata. También se escucha que cumplió seis meses en prisión por agredir a otra novia que tuvo, a la que destrozó el pómulo y la cuenca del ojo.

Por si no parecía suficientemente una historia de película, el padre y la actual novia del fallecido niegan todas las acusaciones que se han hecho hacia el joven y lo achacan a una disputa familiar.

Además podría tratarse de una cacería ilegal

El autor del disparo formaba parte de una partida de caza cuando ocurrió la desgracia. Ahora se enfrenta no solo a una acusación de homicidio, sino que además se baraja la posibilidad de que se tratase de un acto de furtivismo, ya que no disponían de los permisos necesarios para ejercer la actividad.

Comparte este artículo
Autor: 
  
16515 0

Publicidad