¿Intereses creados en la noticia de la matanza masiva de elefantes en Botsuana?

Seguramente recordéis la noticia en la que la organización Elefantes sin Fronteras denunciaba la aparición de ochenta y siete elefantes muertos cerca de un santuario de Botsuana, y las impactantes imágenes de varios cuerpos pudriéndose a plena vista. Ahora, el gobierno de Bostsuana desmiente dicha matanza.


 Matanza de elefantes
Matanza de elefantes

 Matanza de elefantes
Encontraron solo 19 cadáveres, seis de los cuales podrían considerarse víctimas del furtivismo

La organización benéfica Elefantes Sin Fronteras (EWB), contratada por el gobierno de Botsuana para llevar a cabo una inspección aérea de elefantes en las zonas de conservación en el norte del país, desde principios de julio hasta finales de septiembre, denunciaba hace unas semanas que se habían encontrado con «la mayor matanza furtiva de elefantes, coincidiendo con el desmantelamiento de la unidad antifurtivos». La noticia se hacía eco en los medios de comunicación, haciéndose viral.

Botsuana ha negado rotundamente que se haya producido tal masacre

Después de ver 87 elefantes muertos, Mike Chase, el científico encargado de la encuesta, se sintió obligado a hacer públicos sus hallazgos. Pero los biólogos que trabajan en Botsuana han denunciado que los hallazgos no coinciden con la realidad.

En consecuencia, los funcionarios han exigido visitar el parque nacional Chobe y ver las pruebas de las que habla Chase. En varias horas sobrevolando la reserva encontraron solo 19 cadáveres, seis de los cuales podrían considerarse víctimas del furtivismo.

Otros ejemplares que encontraron, por la avanzada descomposición del cadáver, llevaban más de seis meses muertos, con lo cual no entran dentro de los meses del censo y, algunos incluso mantenían intactos los colmillos, por lo que según George Bogatsu, comandante adjunto de la brigada contra la caza furtiva, «no ha sido matado por el marfil, sino que habrá muerto de forma natural por la vejez, las enfermedades o el hambre durante la época de sequía».

Estos animales también fueron uno de los contados por EWB como cazados furtivamente.

Ochenta y siete no es una cifra alarmante

Las autoridades han añadido que desde comienzos de año un total de 63 elefantes han sido encontrados muertos en todo el país y que no se ha producido un aumento notable en la caza furtiva de paquidermos. «El año pasado, en todo el año, perdimos alrededor de 81 elefantes. Así que puedo decir que es normal, como cualquier otro año, no hemos registrado ningún asesinato en masa», ha dicho Churchill Collyer, subdirector del departamento de vida silvestre.

Katheleen Alexander, veterinaria y profesora de vida salvaje en Virginia Tech y dirigente de una ONG de conservación en el norte de Botsuana, ha señalado que encontrar 87 elefantes muertos, incluso si fuesen cadáveres recientes, que algunos no lo son, no significa que todos fueran cazados de manera furtiva. «Trescientos cuarenta y doscientos ochenta y ocho cadáveres de elefantes fueron encontrados en Angola y Mozambique, respectivamente. Ochenta y siete difícilmente puede decirse que es el mayor número jamás visto».

Además, señala que los datos recogidos por CITES, muestran que casi veinticuatro lugares en África han visto 87 o más elefantes asesinados por furtivos en un año.

¿Se trata entonces de una historia falsa surgida de otros intereses?

Aunque Elefantes sin Fronteras afirmaba que su única preocupación es la fauna y el maravilloso patrimonio natural del país, una ONG de derechos humanos ha sugerido que podría estar promoviendo una historia falsa para alentar una mayor militarización de la infraestructura de conservación del país.

Algunos medios de comunicación han intentado ponerse en contacto con la organización Elefantes sin Fronteras, sin tener éxito ni vía telefónica ni por mail.

Comparte este artículo
Autor: 
  
6333 0

Publicidad