La plaga de conejos afecta a más de 300 pueblos en Castilla-La Mancha y 210 en Castilla y León

Se han contabilizado 162 ejemplares por kilómetros cuadrado en Castilla y León. Además, Navarra, La Rioja, la Comunidad Valenciana o Madrid también sufren superpoblación de conejos. Sólo en Castilla-La Mancha las pérdidas alcanzan los 600 millones de euros.


 Conejos
Conejos

«Solo en Castilla-La Mancha, más de 300 pueblos de cuatro provincias de la región están sufriendo las consecuencias de este crecimiento exponencial en el número de conejos, que arrasan sus cosechas sin que existan medidas paliativas eficaces para combatirlo, dentro de las regulaciones autonómicas encargadas de la materia».

Estas cifras son las que expone el diputado nacional del PP Rafael Hernando en la Proposición no de Ley que ha registrado en el Congreso de los Diputados el pasado 20 de julio y que fue calificada el 4 de septiembre por la Mesa de la Cámara Baja.

También incluye otras regiones en su texto: «En Castilla y León, un total de 210 municipios están sufriendo, del mismo modo, estas mismas demoledoras consecuencias, llegando a contabilizarse 162 ejemplares por kilómetro cuadrado, siendo las líneas de alta velocidad y las autovías sus lugares de residencia favoritos».

Pérdidas millonarias

El diputado nombra otras zonas nacionales que sufren los daños producidos por las altas densidades de conejo: «Pero no solo este problema afecta a la zona central de la Península, sino que está presente en otros puntos como Navarra, La Rioja, la Comunidad Valenciana o municipios de Madrid».

En el texto también encontramos cifras para esas pérdidas agrícolas: «Nos encontramos ante una dificultad de primer orden, que está provocando incalculables pérdidas en el sector primario, que solo en Castilla-La Mancha ha ocasionado pérdidas estimadas en 600 millones de euros. Según las cifras que manejan los agricultores, sembrar una hectárea de cultivo leñoso tiene unos gastos iniciales para el agricultor que oscilan entre 6.000 y 12.000 euros, y todo esto desaparece tras el paso de los conejos».

Consecuencias de esta situación

Según el texto presentado en el Congreso de los Diputados, «En el último año se han tenido que dar de baja más de 6.000 cepas. Solo en las explotaciones de Getafe los conejos se han comido más de 500.000 kilos de cultivo de cebada, ocasionando el año pasado la pérdida de 180 hectáreas de 220 que había cultivadas. La cobertura para daños de fauna silvestre en el seguro agrario de 2016 ha alcanzado el 90% del total asegurado».

Las soluciones que se han puesto en marcha hasta el momento, según la Proposición no de Ley del Partido Popular, «han llenado nuestros campos de plásticos con el objetivo de asustar a los conejos, olvidándonos de los efectos nocivos de un material altamente contaminante». Esto ha llevado a que los agricultores, según refleja el texto, inviertan en artilugios que «han resultado inútiles y han dejado sin remedio este grave problema de nivel estatal».

La proposición no de ley

El contenido de esta Proposición no de Ley es el siguiente:

1. Realizar, en coordinación con las CCAA, un inventario más detallado de la población de conejo, que permita disponer de mejores datos, estableciendo indicadores de capacidad de carga, áreas de presión excesiva, indicadores de seguimiento de poblaciones y monitorización su abundancia.

2. Reconocer la situación de plaga en los territorios con presión poblacional de conejo excesiva, habilitando líneas de ayuda a los agricultores, ganaderos y sectores socioeconómicos afectados.

3. Revisar los criterios del Seguro Agrario en la contratación cobertura de fauna silvestre para las zonas afectadas por plaga de conejos y, en especial, profundizar en el control de parcelas con daños reiterados.

4. Consensuar una estrategia nacional, que implique a todas las administraciones, organismos y actores implicados, que coordine actuaciones conjuntas, que incluya un catálogo de medidas preventivas y compatibilice la existencia de la especie, para la función que desempeña en la naturaleza, y su control en zonas agrícolas, evitando impactos económicos severos.

Comparte este artículo
Autor: 
  
39715 0

Publicidad