Orín de lobo, despertadores, cabello humano… Todo vale para alejar a los jabalíes de los sembrados

Detonaciones automatizadas, relojes despertadores programados para activarse por la noche, cabello humano, prendas con colonia, naftalina, incluso orín de lobo. Cualquier idea es llevada a cabo si se muestra eficaz para mantener alejados de las siembras a los jabalíes.


 Daños jabalí
Daños jabalí

Foto: La Voz de Galicia.
 Daños jabalí
 Daños jabalí

El problema de los daños que ocasiona la cada vez más incontrolada población de jabalí está adquiriendo tintes dramáticos en el norte peninsular. Sobre todo, en suelo gallego. Las denuncias desde el colectivo agricultor se ven secundadas por los destrozos que las familias de jabalíes generan en suelo urbano.

Pierden el respeto al asfalto

Este animal está perdiendo el respeto al asfalto para adentrarse, amparado en la oscuridad de la noche, en parques, zonas verdes y complejos deportivos, lugares donde encuentra suelos apetitosos donde hundir su poderoso morro y levantarlos para dejar un panorama desolador a los que más madrugan para pasear, hacer deporte o sacar a sus mascotas.

Los cazadores acuden a la llamada de los agricultores y, a las cada vez más repetidas peticiones de intervención de la sociedad urbanita. Pero las que se autorizan no son suficientes. Hace falta más control cinegético, sobre todo en aquellas zonas donde los cultivos están siendo más castigados. Esta misma semana, Unions Agrarias (UU.AA.) denunciaba que los agricultores y ganaderos gallegos están«solos»frente a los daños del jabalí en las cosechas de maíz.

Más batidas

Una de las soluciones que se propone es que se adelante la concesión de las batidas a junio, ya que las explotaciones de maíz devastadas están comprometiendo la pervivencia de muchos agricultores gallegos. Agricultores de Santiago de Compostela lo argumentan del siguiente modo: «Las batidas de jabalí empiezan en octubre, pero tendrían que hacerlo en junio, antes de recoger el maíz, ya que cuando comienzan estas batidas, los animales ya han devorado todo el maíz, y para darle de comer a los jabalís non plantamos el maíz».

Ingenio en momentos desesperados

Mientras se solicitan más cazadores batiendo monte, los agricultores y ganaderos tienen que idear sistemas que les ayuden a mantener sus campos sembrados a salvo del insaciable apetito de los jabalíes. Hoy mismo leemos un interesante reportaje publicado en La Voz de Galicia que recoge los ingeniosos sistemas que idean los agricultores afectados por los daños ocasionados por el jabalí en sus campos para mantenerlos alejados de estos. Ante lo costoso que resulta instalar pastores eléctricos, las cercas metálicas y el hormigón, la imaginación se impone para buscar una solución que mantenga alejados a los jabalíes.

Olores que ahuyentan

Apoyándose en el desarrollado sentido del olfato de esta especie, los agricultores acuden a colocar estratégicamente en los límites de sus cultivos pelo humano, prendas con colonia, amoníaco o bolas de naftalina. También se invierte en orín de lobo para intentar asustarlos. Pero entre la lluvia, una constante en Galicia, que diluye los olores, y que los olores mantienen una vigencia de pocos días, este sistema debe ser renovado cada poco tiempo.

Que suene fuerte

Los sonidos a volumen alto también funcionan. Los agricultores acuden a una radio a pilas o a programar despertadores de campana para que la alarma se active a las horas a las que los jabalíes suelen acudir a los sembrados. Uno de estos agricultores ha conectado una bombona de butano a un sistema electrónico y a un tubo que emite un sonido muy fuerte que programa cada cierto tiempo. Todo vale para asustar a los merodeadores nocturnos.

Comparte este artículo
Autor: 
  
17758 0

Publicidad