La Asociación Galguera Monegros organiza una competición el próximo domingo

La recién creada Asociación Galguera Monegros ha organizado una carrera de galgos que tendrá lugar el próximo domingo 2 de septiembre en Senés de Alcubierre.


 Galgo
Galgo

La jornada del domingo será una fiesta para los, de momento, veinte inscritos provenientes de las tres provincias aragonesas.

Con la modalidad de liebre mecánica con regates, los participantes recorrerán un trazado de 800 metros en un terreno que pertenece a José María Serrano, presidente de esta asociación.

Los premios

Los dos mejores de cada prueba se clasificarán para la final y el número de carreras dependerá de la cifra final de perros.

Habrá un jamón para el ganador y para el segundo y el tercer clasificados lotes de embutidos. La jornada se cerrará con una comida popular.

Una apuesta por defender al galgo

Este grupo de propietarios que posee una pista en Robres, de donde son casi todos los socios, y un espacio para que corran los perros, no contaban sin embargo con autorización para competir. Así decidieron, con la preocupación por el futuro de esta raza canina en común, establecerse de manera legal como asociación y entrenan a sus animales al margen del uso cinegético.

En sus estatutos defienden la promoción de «todo tipo de actividad en defensa del galgo, su cuidado y bienestar, con respeto a la naturaleza y a las leyes que regulan la actividad cinegética».

Más que competir, se trata de ensalzar la figura de este animal y de una modalidad de caza criticada desde varios sectores. «Los galgueros estamos muy mal vistos —asegura Serrano—, como se han abandonado tantos, la gente cree que los abandonamos todos».

Numerosas asociaciones animalistas han denunciado el maltrato que sufren estos animales al término de la temporada, pero la Asociación Galguera Monegros apuesta, por su parte, por defender al galgo.

Las carreras de galgo tienen gran aceptación en algunas localidades aragonesas

El presidente lamenta que cada día haya menos galgos en Aragón. «Antes había uno en todas las casas. Si no fuera por los cazadores galgueros, podrían desaparecer de España».

Serrano cree que el declive del galgo es debida a que «la gente caza de otra manera y hacen falta horas para entrenarlos. Tampoco pueden llevarse sueltos, hay poca caza y ya no es como antes, cuando ibas al monte y sacabas cuatro o cinco liebres. La gente mayor era galguera, los jóvenes menos».

El presidente predica con el ejemplo. Posee once galgos y anima a aquellos que los tienen en sus casas a que «los entrenen y vayan a competiciones».

Comparte este artículo
Autor: 
  
5592 0

Publicidad