Seis jabalíes abatidos en la primera batida autorizada tras los daños en Coruña

La primera batida celebrada tras la solicitud llevada a cabo por daños en el municipio de Oleiros, donde la semana pasada apareció un jabalí en una zona urbana y produjo destrozos en un parque, se salda con seis jabalíes abatidos.


 Jabalíes
Jabalíes

 Daños causados por jabalí
Daños causados por jabalí

Unos días después de que un jabalí apareciese el pasado sábado día 11 de agosto en el parque José Martí de Santa Cristina, situado en Perillo, una parroquia del municipio de Oleiros que está rodeado de kilómetros de zonas urbanas, la administración concedió de manera inmediata la celebración de una batida, que se llevó a cabo el pasado domingo.

Autorizaciones de batidas en 24 horas

La Directora General de Patrimonio Natural de la Xunta, Ana María Díaz López, reconoce el problema que supone la alta densidad de jabalíes, explicando que siempre que se solicita una batida “se conceden las autorizaciones en tan solo 24 horas”. También se ha probado la caza con arco en la zona de Cambre, pero esto ha resultado ineficaz porque esta modalidad no acarrea el efecto disuasorio y de desalojo que suponen las batidas.

El Concello de Oleiros ha reclamado la utilización de trampas o jaulas, pero desde la Xunta han apuntado que este método solo se utiliza en ámbitos que no sean urbanos, zonas donde las batidas no estén autorizadas y donde los jabalíes supongan una amenaza para la fauna y flora autóctona. “Las hemos usado de forma puntual en el parque natural de Corrubedo o en márgenes del Mandeo. Cada una tiene un coste de 20.000 euros, así que todavía se está testando su eficacia. En cuanto a instalar un sistema de trampeo en Oleiros, todavía se está analizando”, ha manifestado Días López.

Más daños

La preocupación crece constantemente al comprobar que la población de jabalíes de la zona se está disparando y cada vez se adentran más en zonas urbanas. Por ejemplo, el pasado viernes por la noche un ejemplar de jabalí adulto deambuló a sus anchas por Perillo, una parroquia de Oleiros muy próxima a Coruña. El jabalí cruzó la N-VI para adentrarse en la zona más urbana del municipio.

El domingo por la mañana los vecinos de Beiramar volvieron a comprobar que los jabalíes habían estado destrozando las áreas verdes de su vecindario. Los cazadores de la zona confirman el aumento de jabalíes, señalando que, ante la falta de alimento en el monte, se ven obligados a adentrarse en nuevos territorios en busca de alimento, que encuentran fácilmente en los contenedores de basura.

Comparte este artículo
Autor: 
  
15966 0

Publicidad