Armas y Complementos

Stoeger XM1

Una carabina PCP muy original

Es de cerrojo y se puede usar como una carabina monotiro o de repetición. Es potente, precisa y tiene un diseño tan original y ergonómico que fue galardonada en 2020 con el premio Red Dot. Si te gustan las carabinas de aire precomprimido sigue leyendo, porque la nueva Stoeger XM1 te va a encantar.

Juan Francisco París

Fotos: Autor

17/08/2021  |  1822 lecturas

Star Star Star Star Star (12)

Vamos, eso espero porque, teniendo en cuenta que ni soy un experto en este tipo de armas ni las utilizo mucho, ya os adelanto que me parece muy curiosa y entiendo perfectamente que haya sido galardonada con el Reddot 2020.

Stoeger XM1
La Stoeger XM1 junto a su manual de instrucciones y balines Stoeger X-Hunt utilizados en la prueba. Se trata de una carabina PCP de cerrojo que puede utilizarse tiro a tiro o con cargador.

Me gustó nada más desembalarla porque parece un rifle de cerrojo con culata sintética con agujero que, además, es ajustable en longitud y altura.

Y también porque se trata de una carabina PCP —iniciales de Pre-Charge Pneumatic, es decir de aire precomprimido en vez de aire comprimido y, por tanto, no tiene retroceso, es muy precisa, no hace ruido cuando se carga ni se tiene que hacer esfuerzo alguno para montar su mecanismo.

Stoeger XM1
El cerrojo es muy suave. Nótese que la maneta es antideslizante y que el ‘armazoncillo’ está preparado para montarle un visor.

Esto se debe a que carecen de muelle y pistón, dos piezas móviles que al bascular el cañón o accionar la palanca comprimen el aire y, luego, cuando se dispara se desplazan brúscamente y originan que vibre toda la carabina, antes incluso de que el balín sea impulsado por el aire y comience a moverse por el cañón.

Con las de sistema PCP no hay vibraciones porque el aire lo almacenan en un depósito provisto de manómetro a una presión muy alta, 200 bar, por lo que al oprimir el gatillo lo único que se mueve es el balín, que pesa tan poco, comparado con el peso de la carabina, que el retroceso no se nota. Además, el cañón es fijo —por lo que no hay holguras— y normalmente están equipadas con cañones de mejor calidad para aprovechar su mayor potencial de precisión y alcance. De hecho, utilizando balines de calidad, una PCP puede ser tan precisa a 50 metros como una carabina convencional de muelle lo es a 10 m.

Si a lo dicho sumamos que las PCP son más silenciosas cuando se cargan y que pueden disparar muchos tiros antes de que se gaste o disminuya la presión del aire comprimido en su depósito —lo que se puede saber porque lo indica el manómetro— y se necesite volver a cargarlo, se comprende que se utilicen cada vez más.

Esto último, la recarga de su depósito, es el único inconveniente que tienen con respecto a las de aire comprimido, porque para recargarlo se tiene que usar una bomba manual o bien una botella de aire —como las de buceo, que permiten recargarlo unas 40-50 veces—, que se compran aparte.

Sin embargo, la alta precisión y el confort de las PCP cautiva a los usuarios de tal modo que, una vez que las prueban, ya no las cambian por armas de aire comprimido.

Stoeger XM1
La empuñadura de serie se puede cambiar por otra de color negro. Nótese que, como todas las superficies que entran en contacto con el hombro o con las manos, poseen ‘picados’ antideslizantes.

Stoeger XM1

Se trata de una PCP de cerrojo y cañón fijo, diseñada para tiro informal o para caza, que se puede usar tiro a tiro o como una carabina de repetición acoplándole un cargador rotativo que se suministra como accesorio.

Sí, habéis leído bien, para caza, porque en muchos países se puede cazar con carabinas de aire, a diferencia de España —cada vez estoy más seguro de que quienes hacen las leyes en nuestro país no tienen ni idea sobre lo que legislan y les es más fácil prohibir—.

En ambos calibres pesa 2,5 kg y se ofrece con cañón de 56 cm con alza de buena calidad regulable en altura y deriva y con guión-punto de mira de fibra de color rojo sobre rampa.

Posee seguro tipo pasador situado en el arco de guardamonte, delante del gatillo. Y este último es regulable en longitud —se puede desplazar 4 mm hacia atrás y 8 hacia delante—, un detalle muy interesante, ya que la caja sintética de la carabina también se puede ajustar en longitud.

Stoeger XM1
Además de con la empuñadura de color negro, con la XM1 se entrega una carrillera alta con Montecarlo, más adecuada que la estándar para disparar con visor. Y los dos espaciadores permiten ajustar la longitud de la culata.

Y también en altura. Efectivamente, la caja de la Stoeger XM1, tanto la culata como el puntal, tienen un diseño sorprendente, además de ser muy completa, ergonómica y ambidextra. Como se aprecia en las imágenes la culata tiene empuñadura con agujero. Entre la cantonera —que es de goma, de unos 1,5 cm de gruesa y antideslizante— y la propia culata lleva dos espaciadores intercalados de color azul y amarillo que se pueden retirar para acortar la longitud.

Con el arma se suministra una carrillera estándar diseñada para poder apuntar con comodidad con el alza y el punto, que se puede sustituir por otra más alta y con Montecarlo, que se entrega como accesorio y que es más apropiada para utilizar con visor.

Igualmente, la empuñadura de pistola estándar de serie, que tiene la particularidad de que es azul, se puede cambiar por otra de color negro que también se suministra como accesorio y que, curiosamente, Stoeger la llama empuñadura XL negra. Digo curiosamente porque ambas empuñaduras tienen las mismas dimensiones; solo se diferencian por el color.

Azul o negra, la empuñadura posee un acabado especial con marcas —picados— ideados para que se pueda empuñar cómodamente y cumplan su función antideslizante en cualquier entorno.

El mismo tipo de picado también está presente en ambos lados del puntal, muy cómodo de asir y adecuado para tirar con apoyo porque que es más ancho y plano por la base. Además, cerca del puntal, posee en ambos costados puntos de enganche para poder acoplarles dos carriles Picatinny —uno más corto que otro— que también se suministran como accesorios.

Cabe añadir que la carabina se entrega en un estuche de cartón con instrucciones de uso en español y otros idiomas; 1 cargador rotativo —con capacidad para 9 balines en 4,5 mm ó 7 en 5,5 mm—; adaptador de llenado para la válvula de admisión; juntas tóricas; carrillera alta con Montecarlo; empuñadura de color negro y 2 carriles Picatinny.

Stoeger XM1
A ambos lados del puntal posee puntos roscados para poder montarle dos carriles Picatinny de diferente longitud, que también se entregan como accesorio.

Pruebas

Aunque la dotación de accesorios es completísima, no incluye una llave adecuada para poder personalizar la carabina —o no venía entre los accesorios de la que yo he recibido—.

Así que lo primero que hice es agenciarme una para poder desmontar la carrillera, empuñadura, etc., para lo que se necesita una Allen de 4 mm que me permitió comprobar lo fácil que es sustituir todas estas piezas o fijar en el puntal los carriles Picatinny (*).

Lo que no he hecho es dispararla mucho porque recibí un ejemplar calibre 5,5 mm con poco aire en el depósito y no tardó en agotarse, pero he podido probarla.

Stoeger XM1
Manómetro del depósito de aire. Cuando la aguja está en la zona amarilla es necesario cargarlo hasta que llegue al final de la verde (20x10: 200 bar). No debe alcanzar nunca la roja porque la presión sería excesiva.

De fábrica viene preparada para usarla como monotiro, para lo que lleva instalada una pieza delante de la recámara sobre la que se deposita el balín que Stoeger denomina base de carga y que se puede retirar de la carabina desplazándola hacia la izquierda hasta sacarla de su alojamiento en la acción.

Stoeger XM1
El gatillo es ajustable en longitud entre -4 y + 8 mm. Nótese que el seguro de pasador, situado en la parte delantera del arco de guardamontes, está en posición de fuego.

Para usarla así, primero se abre el cerrojo, se coloca el balín sobre la base de carga, se cierra y ya se puede disparar.

Pero también se puede utilizar como si fuera un rifle de repetición alimentando previamente el cargador rotativo que se entrega con la carabina. Solo hay que retirar la base de carga y colocarlo en su lugar.

La he usado de las dos maneras, pero la que más me ha gustado y considero más segura y adecuada para obtener de la XM1 toda su precisión es utilizándola como monotiro. Me gusta más porque el cargador es tan pequeño y mis dedos tan grandes —y torpes— que tardo más en cargarlo que en pegar los siete tiros disparando uno a uno.

Stoeger XM1
El cañón está equipado con un guión-punto de mira de fibra y con un alza regulable en altura y deriva de buena calidad. Tiene ranura en U y acabado antirreflejante.

Además, con el cargador puedes tener interrupciones, tienes que soltar la carabina para recargarlo y no te concentras tanto como cuando disparas tiro a tiro.

Aunque he desmontado completamente su caja, la he probado con su configuración de serie porque la disparé sin visor y de largo me quedaba bien.

Por lo demás, creo que es un producto bien diseñado y recomendable. De hecho, no me importaría comprármela.

(*) Salvo la cantonera. Para desmontarla hay que utilizar un destornillador en estrella.