Armas y Complementos

Nuevo Winchester SXR2

Máxima fiabilidad y ergonomía a precio moderado

Presentado este año por la célebre marca norteamericana en dos versiones, Field y Composite, incorpora importantes mejoras con respecto al SXR Vulcan. Si te gustan los rifles semiautomáticos, el nuevo Winchester SXR2 te va a encantar.

Juan Francisco París

Fotos: Autor

08/04/2021  |  489 lecturas

Star Star Star Star Star (3)

En 2006 Winchester lanzó al mercado el semiautomático SXR Vulcan, el último rifle diseñado por los ingenieros de USRAC (U.S. Repeating Arms Company) antes de que esta empresa cerrara su planta de New Haven, que desde el siglo XIX manufacturaba las armas Winchester.


Winchester SXR2 Composite (material sintético de alta calidad). Su culata es regulable en altura, longitud e inclinación.

SXR son las iniciales de Super X Rifle y en verdad no solo fue todo un super rifle para la época, sino que lo siguió siendo durante años porque es un semiautomático muy fiable y su relación precio-calidad es alta, por lo que tuvo mucho éxito. Estaba equipado con un mecanismo de gas con válvula ajustable —por un armero— con un cerrojo con 7 tetones en la cabeza que producen un acerrojado muy fiable y mejora la precisión y con un cañón de 53,5 cm obtenido por martillado en frío en la Fábrica Nacional (FN) de Herstal (Bélgica) que llevaba una original microbanda de batida y un guión-punto de mira de fibra regulable. Además, poseía muchos detalles interesantes, poco o nada usuales en rifles de su época y precio —1.069 euros costaba en el año de su lanzamiento—, como por ejemplo el indicador de acerrojado en la ventana de expulsión, un sistema de amortiguación del retroceso del cierre, la recámara y cilindro de gases cromados para garantizar el buen funcionamiento y la extracción de las vainas, etc. Además, era muy bonito y salió originalmente al mercado impecablemente terminado en madera y adornado —a ambos lados del guardamano, cerca de la carcasa, y debajo de la empuñadura—, con tres letras W de color negro grabadas que indicaban que se trataba de la última creación de Winchester. Realmente, lo tenía todo para la época.


La versión terminada en madera de nogal se llama SXR2 Field. La culata solo es ajustable en longitud e inclinación.

Sin embargo, hay un refrán que dice «renovarse o morir» y Winchester ha considerado necesario ponerlo en práctica porque desde 2006 hasta nuestros días los rifles semiautomáticos de otras marcas han ido incorporando nuevos acabados y prestaciones, mientras que el diseño del SXR Vulcan se había quedado algo estancado.


La fiable toma de gas del SXR2 funciona bien con todos los calibres y tipos de cartuchos comerciales, pero también puede disparar municiones especiales porque su toma de gas es regulable por un armero.

Winchester SXR2

Y lo ha hecho a lo grande. En 2021, quince años después de la presentación del SXR, ha vuelto a lanzar al mercado un nuevo Super X Rifle 2, que, más que una modificación del anterior, se puede considerar un modelo nuevo porque es mucho más ergonómico y tiene mayores prestaciones. Además, como el original, se comercializa a precios muy competitivos, por el momento, solo en dos versiones que se diferencian por su acabado: Field (madera de nogal, P.V.P: 1.239 euros) y Composite (sintético, 1.199 euros).

El nuevo SXR2 —ya no se usa la palabra Vulcan en su nombre— utiliza el fiable mecanismo con válvula ajustable por armero del modelo antiguo. El armazón es de aluminio y sigue teniendo el indicador de acerrojado en la ventana de expulsión que llevaba el modelo original: un punto de color rojo que se puede ver detrás de la maneta cuando el cerrojo está bien cerrado. Si no se ve —porque lo tapa la maneta— significa que no se ha producido el cierre y el rifle no dispara. Es especialmente útil cuando lo cerramos lentamente para evitar hacer ruido.

Igualmente, el diseño del arco de guardamonte, de polímero y muy amplio, y el mando del seguro de dos posiciones no han sufrido modificaciones. Ni tampoco el gatillo, liso y de color negro, ni el mecanismo de disparo, pues está muy bien regulado y permite que el arma se pueda utilizar para cazar en batida y realizar en rececho disparos muy precisos. De hecho, gracias a la calidad del disparador y a la del cañón, correctamente flotado, los Winchester SXR se han granjeado la fama de ser muy precisos, además de muy fiables.


Al igual que el del modelo SXR Vulcan, el cajón de mecanismos es de aleación y está impecablemente terminado.

Nuevas prestaciones

Sin embargo, en todo lo demás las modificaciones son importantes o muy importantes. Las dos versiones Field y Composite se ofrecen con la misma longitud de cañón que el SXR Vulcan original: 53,5 cm, pero los cañones originales estaban pavonados y poseían una microbanda de batida —que más tarde se sustituyó por una verdadera banda de batida— y con guión de fibra regulable con líneas de contraste, mientras que el cañón de los SXR2 están protegidos contra la corrosión y equipados con un alza de batida —con línea blanca de contraste— y con un guión de fibra de nuevo diseño que permite alinearlo más rápidamente con el alza.

El cargador también es diferente: es metálico del tipo colgante, como el de algunos rifles Browning. Tiene capacidad limitada para 2 cartuchos y su teja elevadora es de color rojo para que se vea si está descargado con el cierre abierto. Y lo más importante, a diferencia del modelo original, está asociado a una retenida —nivelador de corredera, típico también de Browning— que permite mantener el cerrojo abierto y cerrarlo al pulsarla, por ejemplo, para introducir rápidamente un cartucho en la recámara. Tiene forma de palanca y está situada en el costado derecho del armazón, detrás del guardamano.


Cuando el punto rojo es visible por detrás de la maneta del cerrojo, el cierre es correcto. Debajo se aprecia la palanca de la retenida del cerrojo —nivelador de la corredera—.

Máxima ergonomía

En la culata y el guardamano es donde más cambios se aprecian porque han sido completamente rediseñados para potenciar la ergonomía del rifle y adaptar sus medidas a las necesidades de encare de cualquier cazador.

Las culatas de ambas versiones son ambidextras, poseen empuñadura de nuevo diseño que rellena la palma de la mano y un picado nuevo que permite agarrar el rifle con mayor firmeza. El mismo picado está presente en los laterales y en la base del puntal que, además, posee un nuevo perfil estudiado para mejorar el control del arma: «Lo hemos afinado en un 10 por ciento», indica Browning al respecto.

Además, son regulables en longitud y en inclinación y la culata de la versión Composite también lo es en altura —posee lomo ajustable—, lo que es un detalle muy importante y deseable en cualquier rifle, pero mucho más en un semiautomático, porque asegura que se pueda apuntar rápidamente manteniendo la cara apoyada en la culata con el alza de batida o con cualquier tipo de visor.

Cabe añadir que la longitud se puede modificar porque se ofrecen con una cantonera anti-retroceso Inflex II de 15 mm que, opcionalmente, se puede sustituir por cantoneras de 25 y de 30 mm. Y que la inclinación —encare— hacia arriba, hacia abajo, hacia la derecha o hacia la izquierda se consigue utilizando cuñas que se intercalan entre la culata y el armazón.


El cargador fijo ‘colgante’ es metálico y tiene capacidad limitada para 2 cartuchos. La teja elevadora es de polímero de color rojo para que se vea bien cuando está descargado.

Nuevo Super Rifle

En 1981 los empleados de Winchester Repeating Arms Company fundaron USRAC y se hicieron cargo de la mítica compañía de armas de repetición que fundó Oliver F. Winchester en 1866 y que, desde ese año, fabricó en New Haven (EE.UU), los mejores y más famosos rifles de palanca del mundo, entre otros muchos tipos de armas.

En 1989 USRAC fue absorbida por la FN (Fabrique Nationale de Herstal de Bélgica), pero siguió operando en New Haven hasta que lanzó el SXR Vulcan en 2006 y, a partir de entonces, se cerró definitivamente la planta y Browning International se hizo cargo de la fabricación de las armas de esta marca.

No es casualidad, por tanto, que muchas de las características del nuevo semiautomático Winchester SXR2, como el diseño de las culatas, la retenida del cerrojo, el cargador colgante y la cantonera Inflex II sean las mismas de los Browning BAR más modernos, lo que acerca las prestaciones de ambos modelos pero dispara la relación precio-calidad de los Winchester SXR2, pues son mucho más económicos.

No es casualidad tampoco que el SXR2 posea la misma toma de gas y mecanismos de disparo y cierre que el modelo original. No lo es porque durante 15 años ha demostrado ser totalmente eficaz. Eso sí, teniendo en cuenta que si algo sabe hacer Browning es fabricar inmejorables armas semiautomáticas —y automáticas—, llama poderosamente la atención que no haya mejorado ni un ápice del sistema de funcionamiento del SXR Vulcan, lo que es para felicitar a los ingenieros de USRAC que lo diseñaron.


Winchester SXR Vulcan, modelo original de 2006, en cuyo diseño se basa el SXR2. Poseía microbanda de batida, muy diferente de las a las bandas que se utilizaron más tarde, su culata era fija, carecía de retenida del cerrojo, etc., pero su funcionamiento era impecable.

Y teniendo en cuenta todo lo dicho, no es tampoco casualidad que este autor piense que el nuevo SXR2 no solo es otro Super Rifle sino, seguramente, uno de los semiautomáticos más ergonómicos, fiables y con una relación precio-calidad más alta del mercado, por no decir la más alta. He tenido la oportunidad de examinar y probar la versión Composite que aparece en las fotos y no me cabe la menor duda de que, como el anterior SXR, el SXR2 será un Super X Rifle por muchos años.