Armas y Complementos

S101 Highland XTC

Nuevo Sauer ultraligero de cerrojo

Sauer ha ampliado su familia de rifles de cerrojo S101 con este modelo que se fabrica en calibres estándar y magnum con caja de fibra de carbono y con cerrojo y cañón fluted de 47 a 62 cm con rosca en la boca de fuego. Lo hemos probado en calibre .308 Win. con cañón de 47 cm con el que pesa poco más de ¡2,4 kilos!, menos que muchos monotiros.

Juan Francisco París

Fotos: Autor

11/02/2021  |  1972 lecturas

Star Star Star Star Star (4)

El S101 es uno de los rifles con cerrojo sistema Mauser con apertura reducida a 60 grados más ergonómicos y rápidos de recargar que se fabrican en la actualidad. Fue presentado en IWA 2013 en dos versiones y actualmente está disponible en nuestro país en nueve, siendo la versión Highland XTC, protagonista de estas notas, la más reciente, la más ligera y la que posee un acabado más original y elegante. Se diferencia de las demás versiones S101 porque está equipado con una caja de fibra de carbono, con cerrojo con cuerpo acanalado y porque su armazón y cañón, que es «fluted» y posee rosca en la boca de fuego, están terminados con un revestimiento denominado DLC (Diamond Like Carbon), que protege el metal contra el óxido, endurece la superficie y proporciona resistencia al desgaste y realza el acabado.


La característica principal del nuevo Highland XTC es su caja de fibra de carbono ambidextra.

Se ofrece de serie con cañón de 56 centímetros en calibres magnum y de 51 cm en calibres estándar —ver ficha de especificaciones— y con estos largos de cañón pesa, respectivamente, 2,6 y 2,5 kilogramos. Pero, además, opcionalmente se puede pedir con cañón de 62 cm en calibre magnum, con el que el peso es de unos 2,8 kilogramos, y de 47 cm en calibres estándar con el que pesa poco más de 2,4 kilogramos. Y con este último cañón, que es con el que lo hemos probado, el Highland XTC no es tan solo un rifle ultraligero sino el de cerrojo más ligero del mercado, al menos que yo conozca.

Cabe añadir que también es el S101 más caro debido a su acabado: 3.795 euros, mientras que el de los demás modelos oscila entre 1.850 y 2.570 euros.


Los enganches de las anillas son desmontables. Nótese, que no podía ser menos, el puntal termina al más puro estilo Sauer: en pico (schnabel).

Ergonómico, rápido y fiable

En todo lo demás el nuevo Highland XTC posee características idénticas a la de cualquier otra versión S101.

La caja es ambidextra. La culata mide 36,5 cm y tiene empuñadura asimétrica que rellena la palma de la mano con el logotipo Sauer en la base; el puntal termina en pico (schnabel) al más puro estilo Sauer y está preparada para poder utilizarla con anillas portafusil desmontables.

Igualmente, está equipado con un cañón —sin miras— de alta calidad perfectamente flotado mediante un asiento patentado que se denomina Ever Rest. Solo se diferencia del de los demás modelos en que, como hemos apuntado, es fluted. Mide 17 mm de diámetro, tiene rosca en la boca de fuego (M 15x1) y está protegido con el citado revestimiento DLC.

También, como todos los demás S101, se ofrece con un disparador directo regulado a 950 gramos con el que es posible extraer del cañón todo su potencial de precisión: 1 MOA utilizando cartuchería comercial de buena calidad.


Cerrojo tiene cuerpo acanalado y seis tetones de cierre para reducir el giro a 60 grados. En la cabeza, que envuelve el culote del cartucho, lleva dos expulsores activos y una robusta uña extractora. Nótese que la palanca termina en forma bola sobredimensionada. Funciona a la perfección.

Y con un cerrojo sistema Mauser modificado con giro reducido a 60 grados y provisto de una palanca muy bien acodada y con maneta terminada en forma de bola sobredimensionada que se puede deslizar con suavidad y permite armar el mecanismo de percusión sin esfuerzo, por lo que es posible accionarlo muy rápidamente. Tiene seis tetones en la cabeza —que acerrojan en el cañón—, donde también se aloja la uña extractora, así como dos expulsores activos que desalojan las vainas de forma muy enérgica a través de la ventana de expulsión del armazón, que es cerrado y está preparado para montar visores utilizando bases convencionales.

El cargador es desmontable. Es de polímero puede albergar en doble fila 5 cartuchos estándar o 4 magnum más 1 en la recámara en ambos casos.

Y el seguro es muy seguro, valga la redundancia: se denomina Dura Safe y consiste en un mando de dos posiciones con la de fuego marcada en rojo que está instalado en la parte trasera del cerrojo (en la nuez), por lo que se alcanza fácilmente con el pulgar. Al activarlo bloquea la aguja percutora y, también, el cerrojo en la acción —lo inmoviliza; no se puede montar ni abrir—, aunque siempre es posible descargar el rifle con el seguro puesto presionando una retenida que está situada detrás de la palanca.

Cabe añadir que El nuevo S101 Highland XTC se entrega con dos cargadores.


El cañón carece de miras. Mide 17 mm de diámetro, es ‘fluted’ y posee rosca M15x1 en la boca de fuego.

Aplicación en caza

Por su acabado y peso, podríamos concluir que la mejor aplicación del nuevo S101 es la caza a rececho e indudablemente es así porque se trata de un rifle preciso que se ofrece con un disparador bien regulado en todo tipo de calibres estándar y en los magnum más populares. Además, es seguro y muy ligero sea cual sea el calibre y con el cañón que lo utilicemos.

Sin embargo, además posee un mecanismo de repetición muy fiable que permite recargar muy rápido, por lo que el Hightland XTC, como cualquier otra versión S101, también puede ser una opción adecuada para que lo utilicen monteros jóvenes o personas que por cualquier causa necesiten montear con un rifle ligero que se pueda recargar rápido y que además tiene poco retroceso.

¿Poco retroceso con 2,4 kg? Pues sí, aunque parezca mentira así es. Debido a que el rifle está bien equilibrado y a la fibra de carbono, que amortigua mejor que la madera y que otros materiales, el retroceso es muy agradable. Así lo he podido comprobar durante la prueba.


Detalle de las bases y monturas desmontables Sauer. La montura encaja siempre en la misma posición: el punto de impacto permanece inalterable.

Prueba

La realicé a 100 metros en el Club de tiro Valdemoro, un día con buena visibilidad, pero con mucho viento, con un S101 Highland XTC con cañón de 47 cm calibre .308 win. Como visor utilicé un Zeiss Conquest V6 2,5-15x56 con torreta balística —con monturas desmontables Sauer— y con dos modelos de cartuchos Norma .308 Win cargados con bala Nosler BST de 150 grains y Tipstrike de 170. Además, como 170 grains me parecía poco peso para hacerme una idea completa de cómo sería el retroceso, disparé también algunas balas de otras marcas de 180 grains.


La prueba de precisión se realizó a 100 metros con apoyo tipo “bench rest” , visor Zeiss Conquest V6 2,5-15x56 y cartuchos Norma cargados con bala Nosler BST de 150 grains.

Con la munición BST comprobé que el rifle impactaba a la izquierda unos dos centímetros y alto unos 6, sin duda porque la torreta balística estaba regulada para que el rifle hiciera blanco a 200 metros. Tras conseguir una primera agrupación en casi 1 MOA, corregí el visor para centrarla e intentar mejorarla. Y centrarla la centré, pero mejorarla se puede decir que la mejoré solo si no contamos el quinto tiro, pues impactó bajo como se aprecia en la foto. Los otros 4 muy bien, tres incluso solapados, en menos de 1 MOA.


Primera serie de 6 tiros: si no contamos el impacto que se aprecia más cerca del 9, los 5 restantes están en 1 MOA. Si contamos los 6, la agrupación no es MOA por unos milímetros.

Con 150 grains el retroceso es muy agradable, así que cambié de muevo el blanco y mezclé en el cargador 1 cartucho de 150 grains con dos de 170 y dos de 180 y alimenté la recámara con otro de 150 para ver si había diferencia de retroceso apreciable y, sí que la había, pero poca y nunca superior al de otros rifles de este calibre, por lo que no influye negativamente en ninguna modalidad de caza que se utilice.


Segunda serie de 5 tiros. Si no contamos el impacto en el 9, los demás están agrupados en 1 MOA. Si contamos los 5, la agrupación no es MOA por poco. En cualquier caso, el resultado es satisfactorio porque considero el impacto en el nueve como un error de puntería.

Y por último disparé otra serie de 5 tiros alimentando la munición cartucho a cartucho por la ventanilla de expulsión porque no me acordaba si el S101 se puede cargar de este modo: se puede, pero hay que tener cuidado de que al soltar el cartucho sobre el cargador no quede ladeado.

Así pues, y en definitiva, un ultraligero excelente y útil en cualquier modalidad que tira bien y funciona perfectamente. No esperaba menos, la verdad, pues se trata de otro producto fabricado por J. P. Sauer & Sohn y la veterana empresa alemana, cuyo origen se remonta a 1751, solo ha fabricado hasta la fecha armas seguras y de buena calidad.