Internacional

Efectuado por WWF/Adena

Un radio-rastreo descubre las amenazas que afronta el elefante pigmeo de Borneo

Un nuevo estudio de WWF/Adena realizado mediante radio-seguimiento vía satélite muestra que las últimas manadas del escasísimo elefante pigmeo de Borneo, endémico de esta isla, se encuentran amenazadas por la fragmentación de los bosques y la pérdida de hábitats.

03/09/2007 | Marga Cavadas/CdC


«En el transcurso de las últimas cuatro décadas ha desaparecido el 40% de la cobertura forestal del estado malayo de Sabah»

 

El estudio pone de manifiesto que el elefante pigmeo de Borneo depende para sobrevivir de los bosques situados en las llanuras, tierras bajas y valles fluviales. Por desgracia, este es, precisamente, el tipo de terreno preferido también para las plantaciones comerciales. En el transcurso de las últimas cuatro décadas, ha desaparecido el 40% de la cobertura forestal del estado malayo de Sabah, debido a la tala y su conversión en plantaciones y asentamientos humanos. Sabah está situado al NE de Borneo y alberga a la mayor población de elefantes pigmeos. Raimond Alfred, director del programa de especies de Borneo de WWF Malasia, explicó: “Las regiones que este elefante necesita para sobrevivir son las mismas donde se ha producido la tala más intensa en Sabah, dado que en las tierras bajas y los valles es donde resulta más barata la extracción de la madera”. “No obstante, el compromiso del gobierno malayo de conservar grandes superficies forestales en Sabah central, bajo el acuerdo de ‘El Corazón de Borneo’, debería preservar a largo plazo hábitats adecuados a la mayoría de las manadas”, añadió Alfred. El estudio de WWF/Adena, el más amplio ensayo utilizando radio-collares seguidos por satélite en elefantes asiáticos jamás acometido, revela que los elefantes pigmeos prefieren los bosques de tierras bajas porque sus fértiles suelos producen más alimentos y de mejor calidad. Por otra parte, el estudio muestra también que los movimientos de estos elefantes se ven muy afectados por la actividad humana y las alteraciones de los bosques. Según los datos recogidos hasta el momento, probablemente no quedan más de 1.000 elefantes pigmeos en Sabah. Anteriormente se había estimado que quedaban unos 1.600 individuos en esta zona. También parecen indicar que un enclave importante para los elefantes, el Santuario de Vida Silvestre de Bajo Kinabatangan, podría ser demasiado pequeño y fragmentado para mantener una población viable a largo plazo. Hace dos años se anestesiaron mediante dardos y se les dotó de collares a cinco elefantes pigmeos para este estudio cuyos resultados ahora se hacen públicos. El proceso fue llevado a cabo por el Departamento de Vida Silvestre de Sabah con la ayuda de WWF/Adena. Puesto que el seguimiento directo, a pie, resulta demasiado difícil en la densa jungla, los collares envían su localización GPS vía satélite a un ordenador de WWF/Adena una vez al día. Este ha sido el primer estudio a largo plazo realizado con elefantes pigmeos. Mahedi Andau, Director de Departamento de Vida Silvestre de Sabah, puntualizó: “El seguimiento por satélite constituye uno de los métodos más efectivos para obtener información de los elefantes salvajes de Sabah, puesto que viven mucho tiempo en el interior de los bosques. Hemos obtenido así una buena idea de sus territorios y de la localización de algunas de las manadas”. La información proporcionada por esta investigación puede también ayudar a predecir los lugares donde se pueden producir conflictos futuros entre elefantes y campesinos. Según WWF/Adena, aunque los elefantes pigmeos pueden sobrevivir en bosques explotados y secundarios, resulta de primordial importancia que sus hábitats restantes en buen estado se gestionen de modo sostenible y no se transformen en plantaciones. Las plantaciones de palma de aceite deberían establecerse en terrenos degradados y no forestados, donde no vivan elefantes ni orangutanes.

 

« Ver más noticias

 

Noticia bajo licencia Creative Commons Licencia de Creative Commons