Actualidad

Barcelona

La Federación Catalana se reúne con la Consellera de Agricultura

El presidente de la Federación Catalana de Caza, Sergi Sánchez, junto con los presidentes de las cinco Representaciones Territoriales, Joaquín Zarzoso (Barcelona), Josep Blanquera (Girona), Joaquim Vidal (Tarragona), Jaume Teixidó (Lleida) y Manolo Royo (Terres de l’Ebre), se han reunido con la Consellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Teresa Jordà, y con el Director General de Agentes Rurales y Director General en funciones de Ecosistemas Forestales y Gestión del Medio, Marc Costa, en Gran Vía de las Cortes Catalanas, sede del Departamento de Agricultura.

08/11/2019 9:26:26 | CdC | Archivado en:  Cataluña.

Teresa Jordà
Teresa Jordà

Desde la Federación Catalana de Caza se querían tratar muchos temas, algunos verdaderamente urgentes para el buen funcionamiento del sector cinegético. Detallamos a continuación las principales cuestiones abordadas:

— Necesidad de liderazgo público en la gestión de la caza en Cataluña. Se carga en los hombros de los cazadores/as catalanes/as toda la responsabilidad de la gestión de las especies problemáticas (jabalí, corzo y conejo especialmente) como si fuéramos trabajadores públicos con todas las obligaciones pero sin ningún derecho. Se deciden y se implementan medidas desde el desconocimiento del sector cinegético y sin tener en cuenta a los cazadores a la hora de tomar decisiones. No tenemos ningún apoyo institucional, nadie reconoce nuestra tarea ni se nos anima a continuarla. La caza no debe ser tratada como un problema sino como una solución. El cazador está cambiando y evolucionando a pasos de gigante, participando activamente en la gestión de hábitats para favorecer las especies cinegéticas y no cinegéticas, implicándose en censos de la mano de instituciones de reconocido prestigio, formándose, etc.

¿Cuándo obtendremos el reconocimiento y el apoyo que el sector merece?

— La carne de caza es un gran producto que, en el caso concreto de Catalunya, es de una cualidad muy superior a la de otras zonas de España. El Decreto de comercialización de carne de caza prevé inversiones para revalorizar el producto pero este año no ha habido ninguna dotación en este sentido. Fruto del desinterés por el producto, a las sociedades de cazadores se les paga entre 0,20€ y 0,40€ el kilogramo de jabalí. Si tenemos en cuenta el transporte de las piezas y las horas invertidas, tenemos que dar las gracias a las Sociedades de Cazadores por la responsabilidad que demuestran mayoritariamente, al no dejar animales en el bosque. Exigimos el liderazgo público en la divulgación del consumo de carne de caza. Tenemos un sector porcino líder a nivel europeo que vive de espaldas a una realidad que lo puede hacer tambalearse y de paso, también una parte importante del PIB de nuestro país.

— La aplicación del Decreto de Comercialización de carne de caza está siendo un desastre. Hemos mantenido más de cinco reuniones el último año y medio dónde hemos explicado los problemas que tenía el Decreto, tanto con el Departamento de Salud animal como con la Dirección General de Ecosistemas Forestales. Lamentamos constatar que no hay comunicación entre Departamentos de la Generalitat y van rebotando al administrado de un lugar a otro. El resultado es que el Decreto, tal y como estaba planteado, y tal y como predijimos no ha sido posible aplicarlo. Entre sus problemas, no hay suficiente gente formada y tiene graves errores en los anexos que cargan la responsabilidad al cazador. Por todo eso hemos generado y proponemos un modelo de hoja de entrega de animales.

— La formación enfocada a las personas que pueden comercializar la carne de caza que se imparte en los Centros de Capacitación Agraria se basa, fundamentalmente, en la detección de enfermedades internas de los animales cazados. El propio Decreto impone la entrega de los animales cazados enteros, por lo que en el 95% de los casos no nos servirá de nada.

Para más incoherencia, esta formación penaliza con una cuota pública a aquellas personas que se supone que tienen que dar un servicio, a la hora de retirar animales del medio con seguridad y por seguridad. Además, los cursos se han tenido que convocar de manera precipitada, dado que como anunciamos, no hay suficiente gente formada en Cataluña para cumplir el Decreto.

— La Federación Catalana de Caza, a través de las Representaciones Territoriales, ha subvencionado en muchos casos los cursos de seguridad a las personas que han participado en un acto de responsabilidad. Gracias al convenio que tenemos con el Sefas, en 2018 pasaron por formación de seguridad en batidas y de salud animal más de 2.500 personas en toda Cataluña. Pedimos que se rehaga la formación adecuándola al que permite el Decreto y que ésta sea impartida por la Federación Catalana de Caza a través de las Representaciones Territoriales dado que tenemos técnicos, servicio jurídico y personal especializado en seguridad sanitaria a nuestro abasto.

— Muchos grupos de caza mayor están cazando más del 50% del tiempo para reducción de daños en la agricultura o prevención de accidentes de tráfico. ¿Qué medidas tiene previstas el Departamento para dar apoyo a esta tarea social? Solicitamos para estos grupos exención de las cuotas de coto así como la gratuidad de las licencias de caza para los miembros de los grupos que actúan por prevención de daños.

— Hay que regular la figura del Jefe de Batida ya que actualmente sólo tiene obligaciones y responsabilidades. Entendemos que es una figura de interés público y hay que reconocerla, darle una formación a la altura de sus responsabilidades y prever bonificaciones de cuotas.

— Los contenedores para verter despojos del jabalí que hay son absolutamente insuficientes para las necesidades de los grupos de caza de jabalí. En los meses de verano, cuando las empresas de comercialización de carne de caza están cerradas y se nos continúa pidiendo que cacemos por daños, no tenemos manera de eliminar los jabalís cazados. Estamos jugando con un riesgo sanitario muy grabe que tenemos que explicitar y abordar.

— En los últimos años, y probablemente sea un problema creciente, estamos sufriendo interrupciones de batidas de caza, agresiones y robos de perros chipados y perfectamente identificados, tanto con collares con teléfonos como con equipos GPS. Ni el cuerpo de Agentes Rurales ni el de Mossos de Escuadra tienen claro cómo actuar y a pesar de que les hemos pedido apoyo en un texto propuesto sobre como tienen que actuar los cazadores en estos casos no hemos obtenido respuesta.

— Necesitamos una normativa clara al respecto de los núcleos zoológicos y que equipare los perros de caza con animales de granja o de trabajo, como pasa en comunidades autónomas vecinas. Si no tenemos una normativa adaptada a las necesidades del sector para legalizar las perreras, ponemos en riesgo la capacidad para actuar sobre las poblaciones de caza mayor.

— Finalmente, también se ha querido saber cuál es la política que el Departamento quiere llevar a cabo en las Reservas Nacionales de Caza y formar parte de este debate.

Si bien había mucho trabajo y muchos temas a abordar, nos complace poder decir que se ha podido hablar de todos estos puntos y que hay el compromiso de trabajar en todas estas propuestas antes de este mes de diciembre para que de cara a principios del año que viene se puedas comenzar a implementar, como mínimo, algunas de ellas.

Agradecemos a la Consellera de Agricultura y al Director General de los Agentes Rurales su atención y el compromiso mostrado para implementar las medidas que reclama el sector cinegético catalán. Nos hemos emplazado a vernos en enero para comprobar la evolución de los trabajos acordados.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.