Actualidad

Crónicas de caza

Caza un jabalí que le tiró dos veces al suelo: «he pasado más miedo que en toda mi vida, más aún al verle las navajas»

Isaac es un experimentado cazador que aún tiene el susto en el cuerpo. Hemos hablado con él minutos después de que un jabalí le revolcara por el suelo en dos ocasiones. «He pasado miedo, pero cuando me acerqué y le vi las navajas supe que podía haberme matado», nos cuenta.

31/03/2019 15:17:21 | CdC | Archivado en:  Crónicas.

Esta noticia la han leido 16.455 personas

Jabalí

Todo comenzó de manera normal. Una batida en Vallespinosa, en Tarragona. Una de las últimas de la temporada para este cazador de 32 años, que no sospechaba que iba a vivir el lance más brutal de su vida. El susto, como él mismo reconoce, le durará en el cuerpo unos días”.

Le ha tirado dos veces al suelo

Le llamamos pocos minutos después de que todo sucediera, y aún tiene la respiración entrecortada. Nos ha enviado una foto en la que aparece el rifle apoyado sobre el jabalí. En el animal destacan las defensas: unas navajas enormes, pero lo más llamativo del lance ha sido que el cazador ha tenido que luchar por su vida con ese animal de 90 kilos.

Nos lo cuenta Isaac con todo lujo de detalles: “Me ha tirado dos veces al suelo este verraco. Estoy en unas peñas, con un golpe tremendo en la rodilla, pero afortunadamente el jabalí no ha acertado a rajarme con las navajas, aunque lo ha intentado. En dos ocasiones he tenido que quitármelo de encima con el cañón del rifle, porque me ha tirado al suelo y me ha embestido allí”.

El jabalí le embiste la primera vez

He visto al jabalí prácticamente cuando lo tenía encima. Me ha embestido con la boca abierta. Pensaba que mi Blaser R8 Success no llevaba el seguro, pero lo llevaba. Me ha tirado y, como he podido, me lo he quitado de encima con la punta del rifle, empujando fuerte con la punta del cañón en su lomo. Ahí es cuando me ha dejado y se ha dirigido hacia abajo, a un pinar joven que se quemó hace 15 años, que está a unos 50 metros. 

El sitio estaba muy sucio de vegetación, pero he conseguido fijarlo y dispararle dos veces de manera segura. Allí los perros lo han parado, y me he acercado cuando he comprobado que no tenía ningún pinchazo. He podido comprobar que estaba herido por los disparos, y he comenzado a seguir la sangre mientras los perros lo ladraban. Los perros no se han tirado a agarrar porque son dos podencos pequeños. O han marcado bien, pero no lo veía.

El segundo susto

De repente, se me vuelve a echar encima, esta vez por la espalda. No lo he visto llegar. Me ha vuelto a tirar al suelo, pero esta vez he podido dispararle a bocajarro, con la punta del cañón apoyada en el propio cuerpo del jabalí. Eso le ha herido de manera fatal, pero no lo ha matado. Ha ido más abajo, entre los pinos, y allí es donde le he asestado el disparo de gracia, porque se había levantado otra vez.

l poder acercarme y verle de cerca, es cuando me he asustado aún más. La sangre se me ha helado al verle los colmillos. He tenido una suerte increíble de que no me rajara con ellas”. 

Tras finalizar la batida, el susto sigue en el cuerpo

Hemos querido volver a hablar con Isaac pasadas unas horas después del terrorífico susto que le ha dado este jabalí, y nos ha confesado que sigue con el susto en el cuerpo, y que le durará unos días. Los compañeros, al ver al jabalí y los colmillos, han quedado asombrados con el relato del lance. 

Solo los perreros, acostumbrados a bregar con animales así, le han reconocido que se hubieran atrevido a acudir al remate.

Isaac ha encargado una tabla con el trofeo de este jabalí, y cuando la observe volverá a revivir este inolvidable lance, que le ha mostrado los peligros que conlleva la caza.

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.