LA NUTRICION Y LA SALUD (I)
 
Alberto Arias
 

La nutrición veterinaria es una ciencia cuyo objetivo es descubrir cuáles son las sustancias esenciales para los animales, qué función tiene y qué dosis son beneficiosas para su buen desarrollo. Todos los años aparecen nuevos alimentos formulados que incorporan nuevos nutrientes necesarios para una vida sana, sustancias naturales que ayudan a prevenir enfermedades y a proteger los organismos.

En los últimos 30 años la aparición de alimentos preparados por grandes empresas para nuestras mascotas ha mejorado sus condiciones de vida y han ampliado su expectativa de vida a 3 años más, es decir que hoy la esperanza de vida de un perro es de 15 años, cuando era de 12 años. De sobrevivir, que era el simple aporte de comida para mantener al animal con vida, se ha pasado en los años 80 a la “alimentación” que nos permitió tener un animal más activo y bello. A partir de allí aparece un nuevo concepto que es la “nutrición”, que nace a partir de un conocimiento mas profundo de las necesidades y del funcionamiento del organismo, y de los beneficios para la salud aportados por la naturaleza con relación a ciertos minerales, extractos vegetales, proteínas diferentes, etc.

Actualmente ha quedado bien establecido entre todos los investigadores de nutrición que la alimentación de los perros debe ser en función de su edad (cachorros, adultos y animales maduros), y su tamaño (razas pequeñas, medianas, grandes y gigantes). En el caso de los gatos, según la edad, modo de vida (exterior, interior, castrados, enteros), su estado fisiológico (lactancia, reproducción, etc.), incluso por características raciales (Persas, Siameses...). El fabricante de alimento que no lo entienda de esta manera, lo único que está haciendo es vendiendo alimento, pero no esta nutriendo, y el concepto de “nutrición salud” no ha pasado por el escritorio de su empresa. Estos conocimientos se incrementan permanentemente, y hacen evolucionar los alimentos hacia el concepto de “nutrición- prevención”, y cuando resulta necesario “nutrición-salud” o “nutrición-tratamiento”, al participar con diversas formulas en el tratamiento o prevención de enfermedades.

Lejos esta la época en que nuestros perros se alimentaban con sobras y a los gatos con leche de vaca (lo que es totalmente opuesto a sus necesidades) es común observar en la consulta un gato descalcificado, y le dicen – ¡pero yo le doy leche, al gato!-, resulta ser que para que el pobre gatito cubra sus necesidades de calcio con leche de vaca, debería tomarse casi dos litros diarios (2.000 cc.), con un estomago cuya capacidad no supera los 300 cc. Dónde diablos va a poder meter tamaña cantidad de líquido. O sea, el principal enemigo y peligro de nuestras mascotas, es la Ignorancia de los hombres, asociada a un deseo de “obrar bien”. Como estamos al lado de nuestros animales de compañía creemos saber cómo funcionan, y actuamos con antropomorfismo, es decir conocemos mal a nuestro animal, nos olvidamos que es un carnívoro. El hombre es omnívoro, está dotado de gusto, le apetece la variedad, le da mucha importancia a su comida. Se puede pensar que alimentamos correctamente a nuestro perro o gato dándole una dieta lo más parecida a la nuestra, lo que es un grave error, ya que 10.000 años de domesticación no han logrado transformar a estos dos carnívoros en omnívoros.

O sea, el principal enemigo y peligro de nuestras mascotas es la Ignorancia de los hombres, asociada a un deseo de “obrar bien”.
   

Las características del organismo de estos carnívoros son muy distintas a las del nuestro; sus mandíbulas son aptas para cortar y desgarrar; no hay procesos predigestivos como ocurre en el hombre por la acción de la saliva; estómago preparado para la digestión de trozos o presas prácticamente ingeridas enteras; un intestino corto, y cuanto más grande es el tamaño del animal, mas corto es éste, y totalmente inadecuado para digerir la mayoría de los cereales (caso de aquellos que le dan polenta al perro). A diferencia de los humanos los perros extraen la energía de las grasas (lípidos) y no tienen problemas de colesterol como nosotros, así que quitarle la grasa a la carne que se le suministra a un carnívoro es limitarle el aporte de energía necesario para sus funciones diarias. Lo que sí produce el exceso de grasa es obesidad con consecuencias nefastas, sobre el corazón, las articulaciones, incluso llegar a sufrir de diabetes mellitus. En el perro el aporte de alimento se lo suele utilizar como regulador del comportamiento: darle en el mismo lugar, la misma hora y el mismo recipiente, actúan como equilibrio psicológico en el animal. En cambio en el gato esta situación es totalmente distinta ya que suele comer hasta 20 veces por día, lo que es importante que siempre tenga el alimento a su disposición incluida la noche, ya que por sus hábitos nocturnos es normal que se alimente también de noche. Por eso es que la alimentación humana no es recomendable para el perro o gato ya que los alimentos por nosotros ingeridos no son adecuados para el desarrollo de los mismos. Lo mismo las golosinas que a veces uno se permite, no son recomendables para los perros o gatos, el chocolate es veneno, el azúcar igual, el pan, etc. Todas estas cosas pueden alterar una ración perfectamente equilibrada; sólo administrar un trocito de queso de unos 30 gramos a un perro pequeño significa darle 1/3 de los requerimientos energéticos que necesita en el día. Estas cosas extras en general producen trastornos digestivos que de a poco van mellando la salud de animal. Se puede mimar al animal desde el punto de vista afectivo, pero no suministrarles alimentos, que seguramente alteraran los comportamientos alimentarios del mismo.

Las diferencias fisiológicas entre el hombre, el perro y el gato determinan necesidades nutritivas específicas. No se debe alimentar un perro de raza pequeña como a un perro grande, y peor aún un perro de raza gigante, así como no es lo mismo alimentar a un gato persa que a un siamés, porque sus conformaciones son totalmente diferentes. Así de compleja es la nutrición de nuestros animales, pero si pretendemos alimentar a estos animales como se alimenta el hombre, el antropomorfismo es lo mas perjudicial que hay para nuestros animales. Las diferencias fisiológicas son muy notables, por ejemplo: el peso del tubo digestivo con relación al peso corporal en el hombre representa el 11%, en el perro de raza gigante el 2,7%, en el perro pequeño el 7% y en el gato entre el 2,8 y el 3,5%.

 
HOMBRE
PERRO
GATO
Superficie de mucosa olfativa
2 a 3 cc.
60 a 200 cc.
20 cc.
Número de células olfativas
5 a 20 millones
70 a 220 millones
60 a 65 millones
Papilas gustativas
9.000
1.700
500
Dentición
32 dientes
42 dientes
30 dientes
Masticación
prolongada
muy breve
ausente
Enzimas digestivas salivares
no
no
Duración de la ingesta
1 hora
1 a 3 minutos
ingesta múltiple
Capacidad estomacal
1,3 litros
0,5 a 8 lts.
0,3 lts.
PH gástrico
2 a 4
1 a 2
1 a 2
Longitud intestino delgado
6 a 6,5 m.
1,7 a 6 m.
1 a 1,7 m.
Longitud intestino grueso
1,5 m.
0,3 a 1 m.
0,3 a 0,4 m.
Densidad flora intestinal
10.000.000 bact./g
10.000 bact/g
10.000 bact/g
Duración tránsito intestinal
30 hs. a 5 días
12 a 30 hs.
12 a 24 hs.
Necesidad de hidratos de carbono
60 a 65% de la MS*
muy baja
muy baja
Necesidad de proteína
8 a 12% de MS
20 a 40% de MS
25 a 40% de MS
Necesidad de lípidos
25 a 30% de MS
10 a 65% de MS
 
Régimen alimentario
omnívoro
semicarnívoro
carnívoro
 
 
 
 

Los carnívoros tienen el organismo adaptado a esta situación, las principales características digestivas son:

  • Tragar la comida sin degustarla y sin masticarla, poseen pocas papilas gustativas, con lo que no son buenos catadores, sus mandíbulas tienen fuertes músculos masticadores y dientes adaptados a desgarrar, no a masticar, no poseen enzimas salivares que realicen una predigestión bucal.
  • Los alimentos llegan en grandes trozos al estómago y éste tiene una gran capacidad de dilatación, adaptado a comidas rápidas, su acidez gástrica es mayor que la del ser humano y está adaptada para digerir huesos y destruir cualquier tipo de bacteria perjudicial ingerida.
  • La digestión es rápida y una gran cantidad de alimentos inadecuados para la dieta carnívora directamente son eliminados, su intestino delgado es corto, lo que no permite que los hidratos de carbono sean bien digeridos.

“La nutrición es el conjunto de los fenómenos de intercambio entre un organismo y el medio ambiente que permiten que el ser vivo asimile sustancias que le son extrañas y genere su energía vital”. Un nutriente es el elemento simple que forma parte de la ración del perro en proporciones que lo mantengan con un buen estado de salud. Los más importantes son: proteínas, almidón, fibras, grasas, vitaminas y minerales.

Alberto Arias