Peña El Puntal

Un coto con solera
Referencias históricas

Dentro del propio coto se encuentran una de las mayores concentraciones regionales y nacionales de Arte Rupestre Esquemático, con numerosos yacimientos de pinturas y grabados.

Su origen se encuentra en el Neolítico. Su periodo de apogeo corresponde al Calcolítico y su final llega hasta las últimas etapas del Bronce e incluso de la Edad de Hierro.

De todas ellas destacar las Pinturas Rupestres de Peña Escrita, es sin duda uno de los yacimientos de arte rupestre más importante del mundo, debido a su excelente estado de conservación, al hecho de que fueron las primeras en ser descubiertas y a que cuenta con una de las mayores concentraciones de pinturas, por todo ello fueron declaradas Monumento Histórico – Artístico desde 1.924.

Estas pinturas recrean escenas cinegéticas y de animales, como es el caso de la representación de un varón con arco, en actitud de caza, acompañado de un animal, presumiblemente un cérvido.

Hasta aquí también llego Cervantes, quien quiso conocer estas tierras, y así lo dejó de manifiesto en El Quijote, donde sitúa algunas de las aventuras del Hidalgo de la Mancha por estas tierras. Parece que el insigne autor conocía las pinturas rupestres, cuando Don Quijote, haciendo penitencia en Sierra Morena dice “Oh, vosotros quienquiera que seáis rústicos dioses que en este inhabitable lugar tenéis vuestra morada, oíd las quejas de este desdichado amante”. La relación entre la aventura de los batanes y las pinturas y Chorrera de los Batanes también parece evidente, Miguel de Cervantes conocía bastante bien esta zona por sus viajes a Sevilla, donde ejerció un cargo administrativo.