Peña El Puntal

Montear hoy día

Las tendencias monteras de los últimos años han cambiado mucho el concepto y la esencia de la verdadera montería española.

Las evidencias más desalineadas con lo que hasta hace poco tiempo se consideraba como una modalidad tradicional y única en el mundo, transmitida con nobleza e ilusión por nuestros maestros, son muy diversas, desde la aparición de numerosos cotos intensivos y la predilección por vallar las fincas, hasta el repunte de granjas cinegéticas. Esto ha generado el aumento de pequeños cercados cargados de grandes venados, sueltas incontroladas de cochinos en las manchas o inclusión de animales procedentes de otros países para favorecer el cruce de especies y así el tamaño del trofeo.

Sin embargo, este panorama cinegético artificial en los campos y montes españoles ha provocado las propensiones de muchos monteros por retornar a los orígenes de lo que consideran una caza auténtica, natural y llena de incertidumbre, que es como siempre se han vivido este tipo de batidas.

Entre esta renovada filosofía se está volviendo a cazar en cuadrillas, formar peñas monteras de amigos y recuperar cotos emblemáticos que satisfagan los gustos de los verdaderos aficionados. Estas características, propias de la Peña de Monteros de “El Puntal” han sido, y serán su seña de identidad, y que hoy pasea con orgullo.

Con el firme propósito de situar de nuevo a “El coto de La Cereceda” en lo más alto del escalafón montero, y a pesar de la difícil situación que atraviesa la economía española actualmente, la Peña del Puntal, está realizando un considerable esfuerzo para celebrar selectas monterías, conjugando las nuevas predilecciones del cazador antes citadas, con un cupo de abates a unos precios más que competitivos.

Ya en la pasada temporada, la primera que este grupo montero disponía de este coto, se han ido viendo los métodos de gestión y respeto por volver a dignificar una finca que apenas ha recibido cuidado en los últimos años. El respeto absoluto que se ha tenido en cuanto abatir ciervos jóvenes y el compromiso adquirido de no disparar sobre hembras en algunas temporadas, está dando sus frutos, viéndose ya un buen número de reses por las distintas machas del coto.

Según las últimas tendencias, los monteros se están decantando por asistir a este tipo de monterías, donde pueden disfrutar de distintos lances sobre ciervos y jabalíes, en una finca natural y con animales puramente autóctonos.