Reportajes

El calibre .270 Winchester

Polivalencia por encima de todo

Tenemos que remontarnos a 1925 para referirnos a los orígenes de este emblemático cartucho desarrollado por Winchester. A diferencia de otros muchos no tiene un origen militar directo, sino del ámbito de la caza.

Borchers

26/04/2018 - 7231 lecturas

«Su aparición supuso una pequeña revolución en los círculos del tiro y cinegéticos»

«Podemos decir sin lugar a dudas que es perfectamente válido para toda la fauna de nuestro país»

«Las puntas de 130 grains son ideales para recechos, con velocidades cercanas a los 900 m/s»

«Estos proyectiles son conocidos por su alta retención del peso»

«La munición Remington CORE-LOKT Soft Point de 150 grains podemos usarla en distancias más cortas, como pueden ser las monterías»

«El .270 es uno de los calibres más imitados del siglo XX»

Su aparición supuso una pequeña revolución en los círculos del tiro y cinegéticos norteamericanos, ya que ofreció, por aquel entonces, el mejor comportamiento de todos los cartuchos existentes para la caza a larga distancia. Permaneciendo hasta nuestros días como uno de los calibres más polivalentes, algo que seguramente ni la propia Winchester esperaría cuando lo diseñó. Sólo tenemos que revisar el catálogo de cualquier fabricante de munición o armas para comprobar el impacto del mismo.


La modalidad de rececho es el entorno natural para el .270 Win.

Historia

El punto de partida del mismo fue el .30-06 Springfield cuya boca de la vaina se agolletó para poder engarzar un proyectil de .277 (7,03 mm), una medida ciertamente inusual para los estándares europeos y norteamericanos. Varios autores se refieren a un cartucho de origen chino de aquellos años, que usaba esa misma medida y que pudo servir de referencia. Tal vez Winchester buscó diferenciarse de otros competidores, empleando una medida que le identificase. En cualquier caso decir que la vaina es ligeramente más larga que la del 30-06 y que por eso hay autores que relacionan su origen con el 30-03 Springfield cuya longitud está muy próxima a la del .270 Win.


El rifle Remington 700 AWR, pensado para la caza en alta montaña, está disponible en calibre .270 Win.

Sea como fuere, esta constricción del cuello de la vaina para una bala más pequeña le sentó realmente bien a este cartucho, proporcionándole una mayor velocidad al proyectil y una trayectoria más tensa, con un resultado final de mayor precisión. Esto hizo que fuese publicitado como un cartucho ideal para la caza mayor a distancias entre las 400 y 1000 yardas (370 a 910 m). Además la pasión que por el sentía el famosos articulista y escritor de la revista Outdoor Life, Jack O´Connor, agrandarían su leyenda. A efectos prácticos, podemos decir sin lugar a dudas, que es perfectamente válido para toda la fauna de nuestro país, claro está eligiendo la punta adecuada para cada tipo de lance y presa.

Pesos y tipos de puntas

Son los cartuchos con mayor difusión y popularidad, como el .270 Win., los que acaban ofreciendo mayor variedad en los pesos y características estructurales de sus puntas. Nuestro protagonista está disponible comercialmente con varios pesos de proyectil, que a continuación analizaremos. En las tablas balísticas hemos incluido un término denominado OGW en libras y kilogramos, que es el acrónimo de Optimum Game Weigh. Es una fórmula publicada en 1992 por un estudioso del mundo de la caza y el tiro, Edward Matunas, que hace una estimación teórica de la capacidad de abate de un proyectil de un determinado peso y velocidad a una distancia dada. Es decir, tendremos una referencia del peso máximo de la presa que podremos abatir con garantías.

130 grains

La bala ligera más comercial, aunque existen en catálogo de Remington munición con pesos de punta de 100 grains y recurriendo a la recarga podemos utilizar proyectiles aún de menor peso. Existen proyectiles en diámetro .277 desde 90 grains, que junto con los de 100 grains pueden volar a más de 1100 m/s, indicados ambos para la caza varmint o de alimañas.

Las puntas de 130 grains son ideales para recechos, con velocidades cercanas a los 900 m/s, una alta velocidad nada adecuada para la corta distancia, ya que puede perder penetración y dependiendo de su estructura, llegar a destruirse superficialmente sobre la carne del animal. Es por ello que en este peso no es adecuado para una modalidad como las monterías, donde las distancias de abate son relativamente cortas.


.270 Win. Remington Premier ACCUTIP 130 grains.

Tabla balística .270 Win. Remington Premier ACCUTIP 130 grains.

Si lo comparamos con las tablas balísticas de otros calibres con el mismo tipo de proyectil, observaremos que tiene igual o incluso mejor comportamiento a la de una punta del calibre .30 de 165 grains, tanto en un cartucho del .308 como del .30-06, con el que prácticamente comparte Densidad Seccional (.242). Por poner un ejemplo y atendiendo a las tablas de Remington tendremos los siguientes resultados para proyectiles ACCUTIP:


.308 Win. Remington Premier ACCUTIP 165 grains.

.30-06 Springfield Remington Premier ACCUTIP 165 grains.

Las conclusiones son evidentes, el proyectil ACCUTIP del .270 Win con punta de 130 grains tiene una capacidad de abate similar al .308 Win con ese tipo de punta de 165 grains, pero una mejor trayectoria que este y que incluso la de un 30-06.

Como munición polivalente con este peso de punta de 130 grains, con un buen comportamiento en todo rango de distancias, la CORE-LOKT Pointed Soft Point no defraudará. Tiene un coeficiente balístico de 0,336, inferior al de las veloces ACCUTIP, lo que le favorece en distancias cortas. Teniendo por tanto una munición versátil que podremos usar en las diferentes modalidades de caza.


.270 Win. Remington CORE-LOKT PSP 130 grains.

Con respecto a la munición de BARNES VOR-TX TTSX con este peso de punta, esta tiene un comportamiento ideal. Ya que tiene una mejor capacidad de penetración, aproximadamente un 28% más, por ser proyectiles monolíticos de cobre, más duros que los de plomo. Esto se traduce en un mejor comportamiento a altas velocidades, ya que son más resistentes a la fragmentación. Por ello estos proyectiles son conocidos por su alta retención del peso, más de un 85%, aun chocando contra huesos o tejidos especialmente densos de la presa.


.270 Win. BARNES VOR-TX TTSX 130 grains.

140 grains y 150 grains

Son puntas más pesadas y por tanto más lentas.

Si elegimos la munición Remington CORE-LOKT Soft Point de 150 grains de punta, con menor coeficiente balístico que las ACCUTIP, 0,261 frente a 0,447, podemos usarlas en distancias más cortas, como pueden ser las monterías. Además las CORE-LOKT son conocidas desde 1939 por su buena capacidad de expansión controlada.


.270 Win. Remington CORE-LOKT SP 150 grains.

La CORE-LOKT ULTRA BONDED es una CORE-LOKT que utiliza un proyectil de 140 grains, con unas características particulares. Su núcleo está soldado de forma más fuete a una camisa un 20% más gruesa, que tras el impacto generan unos pétalos de corte con una sección un 50% mayor. Es por tanto una bala dura para presas de envergadura.


.270 Win. Remington CORE-LOKT Ultra Bonded 140 grains

Otra munición de Remington, especialmente contundente en este calibre y muy adecuada para piezas grandes o de encarnadura especialmente dura en la modalidad de recechos a larga distancia, es la HYPERSONIC RIFLE BONDED. Esta utiliza la misma punta que la anterior munición, pero además este cartucho emplea unas pólvoras propietarias, que sin incrementar las presiones aumentan la velocidad proporcionando una trayectoria aún más tensa, por lo que la penetración y expansión de la bala están garantizadas.


.270 Win. Remington HYPERSONIC Rifle Bonded 140 grains.

Finalmente la munición Remington Swift A-Frame PSP con proyectil de 140 grains, monta posiblemente una de los proyectiles más duros de todos los señalados hasta ahora, de hecho es conocido su uso preferente en calibres denominados como africanos. Esta bala diseñada en 1942 por la empresa Swift y adoptada por varias marcas, entre ellas Remington, se caracteriza por estar dividida internamente en dos secciones separadas por un mamparo transversal.


.270 Win. Remington Swift Premier A-Frame 140 grains.

La parte anterior de este proyectil tiene un núcleo de plomo fuertemente adherido a una gruesa chaqueta metálica con una pequeña apertura en la punta que permite la formación del champiñón en el impacto. Este achatamiento controlado de la bala se detendrá cuando encuentre la antes mencionada pared de separación. Con esto se consigue que la parte trasera de la bala retenga todo el peso y el conjunto núcleo-chaqueta permanezca unido, favoreciendo la penetración. Es por tanto un cartucho con una bala muy especializada, con una alta retención del peso superior al 95%, destinada a fauna con gran densidad muscular y ósea.


Proyectil Remington Swift A-Frame seccionado.

Calibres en competencia

El .270 es uno de los calibres más imitados del siglo XX. La lista de cartuchos diseñados para aproximarse, igualar o superar el rendimiento del .270 incluye varios nuevos calibres comerciales y una infinidad de experimentales. Uno de los esfuerzos más notables es el .280 Remington, diseñado para desafiarle en el terreno que domina, el de la versatilidad. Para ello se tomó como base la vaina del .30-06 a la que se engarzó una bala del .284. Otros que podríamos incluir son el .284 Winchester, un intento de Winchester de ofrecer balística de .270 en rifles de acción corta, el 6.5mm Rem. Mag. que es un magnum corto de Remington diseñado para hacer lo mismo, el .270 WSM un magnum corto pero muy grueso diseñado para exceder el rendimiento del .270 y el .270 Weatherby Magnum que sí excede el rendimiento del. 270.

Ninguno de estos cartuchos se ha acercado al .270 Winchester en popularidad, por supuesto. El .284 Win. está prácticamente desaparecido del mercado y el 6.5 Rem. Mag., al igual que el .270 Wby. Mag., sólo están disponibles en Remington y Weatherby respectivamente. Finalmente el .280 Remington ha tenido un éxito moderado después de un comienzo muy lento, pero nunca se ha acercado al .270 en ventas.

Resumen

Estamos ante un calibre con una enorme versatilidad siempre que elijamos la punta adecuada, válido para cualquier animal de nuestra fauna, como hemos podido ver durante el desarrollo del artículo. Aunque es especialmente apropiado para la modalidad de recechos, donde su trayectoria plana planta cara a calibres como el .308 Win y el 30-06 Springfield.

Más información: Borchers