En vivo y en directo

Probamos los últimos modelos de Sako

Con su iniciativa de colaborar prestando material a varias armerías cada mes, Beretta Benelli Ibérica intenta unir, compartiendo distintas jornadas en este 2018 y por toda la geografía española, a responsables de su empresa, armeros y aficionados, pudiendo así dar a conocer mejor sus productos y resolver dudas, compartiendo todos un día en el campo.

CdC

18/03/2018 - 10249 lecturas

«Testamos toda la gama de rifles Sako, tanto de caza como de tiro, y varios modelos de la marca Victrix»

«Los que compartían afición por la caza tuvieron oportunidad de probar el nuevo Sako A7 Roughtech en calibre .308 Win»

«Todos los rifles tenían montados visores Burris»

Hemos podido participar en una de estas jornadas, organizadas por Juan José Magán y Miguel Ramírez, de la Armería Ibérica de Parla, quienes pusieron a disposición de todos los aficionados que quisieron asistir a la finca El Batán de San Pedro, en el municipio de Almendros en Cuenca, toda la gama de rifles Sako —tanto de tiro como de caza— y varios modelos de la marca Victrix, equipados todos ellos con visores Burris, pudiendo probarlos en calibres que iban desde el 22 LR hasta el potente .338 Lapua.

Recibidos y excelentemente atendidos por Amador, guarda de la finca, los asistentes pudimos disfrutar de un café según fuimos llegando, lo que fue de agradecer ante la mala climatología que esos días tuvimos en prácticamente todo el país.

Entre las nueve y media y diez de la mañana se fueron reuniendo todos los asistentes, que poco a poco fueron transmitiendo sus dudas y preguntas, tanto a Juan José y Miguel, como a Jesús Sánchez, responsable de Beretta en la zona centro y quienes ante la persistente lluvia y la imposibilidad de desplazarse a las zonas abiertas de siembras donde tenían organizados campos de tiro a distintas distancias, decidieron optar por una medida que ya tenían pensada para este tipo de situaciones. Consistió en instalarnos dentro de una de las naves de la finca, desde la que resguardarnos de la lluvia y el viento y así poder practicar disparando con las grandes puertas abiertas a dianas colocadas en el exterior —que nuestros atentos y sufridos anfitriones salieron a cambiar bajo la lluvia en varias ocasiones—.

A lo largo de toda la mañana los asistentes más aficionados al tiro pudieron probar, con munición cedida por la propia Armería Ibérica, los modelos Sako TRG 22 y TRG 42 en calibres .308 y .300 W.M. respectivamente, así como del moderno TRG M10 en calibre 338 Lapua. Mientras que los que compartían afición por la caza tuvieron oportunidad de probar el nuevo Sako A7 Roughtech en calibre .308 Win, la nueva estrella de Sako, el modelo 85 Carbonlight de apenas 2,8 kilos de peso y cuyo calibre en esta ocasión era un cómodo 7-08, y el pequeño de la familia, el Sako Quad, en su versión Heavy Barrel y calibre 22 LR.

Igualmente dispusieron los asistentes de tres modelos de la casa Victrix, tanto en sus versiones de tiro como militares, siendo estos un Victrix Carbon Performance en calibre .308 Win, un Scorpio TGT en calibre .338 Lapua y un Target Series también en calibre .308 Win.

Todos los rifles tenían montados visores Burris, de los que llamaban la atención sus dos modelos Full II 6,5-20x50 y XTR II 8-40x50, además de un magnífico Burris Ballistic III Laserscope que iba montado en el Sako 85 Carbonlight, convirtiéndolo en un equipo ideal para el rececho.

Que el Sako A7 Roughtech disponible para las pruebas fuese en calibre .308 permitió que Juan José pudiese explicar a los asistentes más jóvenes una buena técnica de tiro, dándoles los consejos básicos y participando así en ese fomento de la caza entre los más jóvenes, del que tan necesitado está el sector.

Una vez que se acercaba la hora de comer, y a pesar de que algunos de los asistentes continuaron con las prácticas de tiro, la organización nos ofreció un distendido almuerzo que sirvió para intercambiar opiniones y hacer preguntas sobre todo el material utilizado, el peso de cada rifle, las características de los visores, su funcionamiento, intercambiar opiniones sobre los gatillos o la suavidad de los cerrojos, los nuevos materiales utilizados para la elaboración de las culatas, los calibres en que cada arma está disponible, etc., procediendo Jesús Sánchez a la entrega de unos obsequios para cada uno de los presentes, así como toda la información en catálogos de los rifles y visores utilizados.

Agracemos a Armería Ibérica y sus propietarios Miguel Ramírez y Juan José Magán su invitación a esta jornada y toda la atención que nos han prestado, así como a BBI y Jesús Sánchez por ofrecernos esta posibilidad de conocer en vivo y en directo sus productos, a la vez que compartíamos una jornada con compañeros de afición.