Trípode Vanguard Abeo 243AV

Un trípode polivalente para utilizar en la caza y otras actividades: prismáticos, cámaras o telescopios terrestres

El Trípode Vanguar Abeo 243AV es un trípode de aluminio que nos muestra como primera característica una versatilidad que nos permite utilizar distintos aparatos ópticos en nuestras salidas de caza o de observación.

CdC

31/01/2017 - 3775 lecturas

«Nos ofrece la posibilidad de usarlo como trípode de tiro»

«Sus patas se ajustan a los ángulos de 25, 50 y 80 grados mediante un botón ergonómico muy fácil de manejar»

«Las pruebas realizadas en el campo y en un campo de tiro muestran al Abeo 243AV como un trípode de gran estabilidad»

 

En él podemos montar además de un telescopio terrestre, unos prismáticos, una cámara de foto, o una cámara de vídeo, mediante el ajuste con distintos cabezales.

Además, nos ofrece la posibilidad de usarlo como trípode de tiro, siendo un gran apoyo para hacer un disparo más cómodo y certero.

Sus patas se ajustan a los ángulos de 25, 50 y 80 grados mediante un botón ergonómico muy fácil de manejar. Mientras que la extensión se realiza de forma rápida y segura mediante sus pestañas de cierre.

Este trípode cuenta con una columna central antideslizamiento y empuñaduras de espuma gruesa que le dan gran comodidad al usarlo.

Su cabeza permite girar 360 grados, teniendo un seguro que impide hacerlo involuntariamente, además de poder inclinar igualmente el telescopio o la cámara que montemos en él de forma sencilla mediante un brazo que hace de palanca.

Dentro de sus características técnicas tenemos:

  • Una altura máxima extendida es de 1570 mm, siendo la mínima de 1350 mm.
  • Cuando el trípode esta sin extender, cerrado, su tamaño es de 675 mm.
  • Su peso es de apenas dos kilos.
  • Y la capacidad máxima de carga está en 4 kilos.

En la caja se presenta con una funda que facilita su transporte, así como un cabezal para cámaras de video PH-113V.

Las pruebas realizadas en el campo y en un campo de tiro muestran al Abeo 243AV como un trípode de gran estabilidad, independientemente de la orografía del terreno, contando con un indicador de inclinación en forma de burbuja que debe mantenerse dentro de unos niveles para evitar que el trípode pueda vencerse, habiéndolo utilizado con distintos aparatos ópticos, siendo su instalación muy sencilla cuando se cuenta con los cabezales apropiados, que la casa Vanguard pone a nuestra disposición.