Burgos

Caleruega crea el primer coto de caza para cetrería de la provincia

La localidad ribereña de Caleruega se ha convertido en el primer punto de la provincia, y uno de los escasos ejemplos existentes en nuestro país, que ha habilitado un coto cinegético intensivo específico para la práctica de la cetrería o caza con ayuda de aves rapaces.

28/07/2008 | Diario de Burgos | J.C.O.

La innovadora iniciativa se ha puesto en marcha, según explica el alcalde calerogano, José Ignacio Delgado, coincidiendo con la finalización del anterior contrato de arrendamiento del coto municipal, que gestiona el Ayuntamiento, y dentro de un proyecto de optimización de la explotación de los recursos cinegéticos del municipio.
De las 4.700 hectáreas con que cuenta el término municipal se han reservado para este proyecto 500 de la zona conocida como La Revilla, comprendida entre las carreteras que unen Caleruega con Aranda de Duero y Huerta del Rey. Una de las extensiones más pobres del pueblo destinada en su mayoría a cereal secano y que comprende un pequeño bosque de pinos de u nas 3,5 hectáreas.
El coto ha sido arrendado a una sociedad cetrera por un contrato de un periodo de un año prorrogable anualmente hasta cinco. José Ignacio Delgado está muy ilusionado con esta propuesta pionera ya que está convencido de que va a atraer turismo especializado y con un importante poder adquisitivo al municipio procedente no solo de España sino de otros países.
«Es una cuestión novedosa y que va a atraer no solo turismo de calidad de España y de otros países, sobre todo de Escocia y Francia y de los países árabes, y no solo cazadores, sino también gente que va a venirlo a verlo, porque de hecho tienen previsto hacer algún tipo de exhibiciones», justifica.
Para aquellos que recelan y ven a los cetreros casi como unos depredadores, Delgado garantiza que su explotación no tiene un afán de lucro sino un interés deportivo y que se va a llevar una gestión del coto de manera estricta y ajustada en todo momento a la legalidad.
Así señala que no se permite la acción de caza de dos rapaces al mismo tiempo, que solo pueden acompañar dos personas al cetrero, que es obligatorio que las aves además de poseer todos los requistios legales estén provistas de sistema de localización por radio para ser recuperadas si se extravían.
Aunque un halcón muy especializado puede llegar a capturar do o tres piezas en una jornada de caza, Delgado subraya que lo más habitual es que cace una ninguna. En cualquier caso, indica que cada vez más se emplean estas aves para cazar los dañinos córvidos «sobre todo porque son muy esepctaculares las peleas el vuelo».
Respecto a la gestión del coto, además de instalar bebedederos, existe el compromiso de que cuando se lleven perdices o faisanes de suelta no se liberarán de una en una para que estén controladas «y si abandona el coto se a abatida para que no contamine y garantizar a la perdiz autóctona lo más posible.

« Ver más noticias