Revista de Prensa

Agronews Castilla y León

Cataluña

La Unio de Pagesos pide a la Generalitat que tome medidas para frenar los daños de las especies silvestres en Gerona

Teniendo en cuenta las elevadas densidades de jabalí y la persistencia de los daños de estos animales en el sector agrario en las comarcas de Gerona, Unió de Pagesos insta al Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación a aplicar correctamente las herramientas que prevé la normativa ya poner en marcha las actuaciones previstas en el Plan de prevención los daños y riesgos originados por la fauna cinegética (2.017-2.018) .

25/06/2018 | Agronews Castilla y León

La Unio de Pagesos pide a la Generalitat que tome medidas para frenar los daños de las especies silvestres en Gerona Por ejemplo, el sindicato insiste en la importancia de que se declare la emergencia cinegética ya que permite que se puedan ejecutar medidas excepcionales de gestión cinegética de manera subsidiaria si se demuestra la falta de actuación del titular del área cinegética (por ejemplo , si no consta que éste haya presentado ninguna solicitud de autorización excepcional para minimizar los daños o, si lo ha hecho, que no conste que se haya ejecutado, presentando los resultados o minimizando los daños).

El sindicato apunta que este año la emergencia cinegética sólo se ha declarado a tres áreas privadas de caza de las comarcas de Girona (APC G-10167 Sant Grau, G-10176 Vall de Llémena y G-10187 Rocacorba) en los términos municipales de Sant Gregori, Sant Martí de Llémena, Sant Aniol de Finestres, Mieres y Canet d'Adri, mientras que en junio del año pasado, también en el ámbito gerundense, estaba declarada en 171 áreas privadas de caza y dos zonas de seguridad . Según Unió de Pagesos esto es un incumplimiento flagrante de la ley ya no hay ningún motivo que explique que la dirección de los Servicios Territoriales del Departamento de Agricultura en Girona no haya declarado la emergencia cinegética en más áreas privadas de caza ya que la normativa prevé que se declare cuando en la comarca o el ámbito territorial afectados se detecte una abundancia mínima de 8 jabalíes / km 2 de densidad media invernal censada directamente, o estimada de acuerdo con las estadísticas de capturas de la última temporada hábil de caza, y en el caso de las comarcas de Girona sobrepasan con creces este umbral: según los últimos datos disponibles del programa de seguimiento de jabalí de la temporada 2016-2017 , las densidades más elevadas en Girona registran en la zona volcánica de la Garrotxa, con unos 22,5 jabalíes / km 2, seguido por el Alt Empordà, con 19,5 jabalíes / km 2, y de la zona de las Guilleries-Savassona, con 12 jabalíes / km 2. A todo ello, hay que tener en cuenta que una densidad adecuada de jabalí no debería ser superior a los 3-5 jabalíes / km 2, por lo tanto, estamos muy lejos de una población en equilibrio.

Otra herramienta que recoge la legislación vigente y que ayudaría al agricultor a proteger sus cultivos de los daños de la fauna cinegética es la autorización excepcional de caza por daños que se puede solicitar como propietario (o cultivador) de las fincas que sufren daños. A pesar de que la norma lo permite, pero, Unió de Pagesos lamenta que los Servicios Territoriales del Departamento de Agricultura en las comarcas de Girona no faciliten estas actuaciones. Como ejemplo, un agricultor presentó una solicitud el 30 de octubre de 2017 y no recibió la autorización hasta el 27 de marzo de 2018, 5 meses después, y sólo para un mes; además, a pesar de la efectividad de las actuaciones y ante la persistencia de los daños se pidió una prórroga de la autorización que ni siquiera ha recibido respuesta escrita de la Administración. A pesar de la evidencia y la magnitud de los daños que hace tantos años que sufre el sector agrario gerundense, Unió de Pagesos no logra entender la poca empatía y diligencia del Departamento, como se demuestra en casos como estos.

Por último, también preocupa mucho el riesgo sanitario que conllevan estas elevadas densidades de jabalí que, en contacto con el ganado doméstico, pueden ser transmisores de enfermedades que, aparte de los riesgos sanitarios, pueden suponer pérdidas muy importantes para las explotaciones profesionales agrarias.

« Ver más noticias