Revista de Prensa

Ourense

El último censo estima que en la provincia hay 32 manadas de lobos

En la provincia de Ourense viven actualmente unas 26 manadas o grupos reproductores de lobo ibérico. El número subiría hasta 32 teniendo en cuenta las seis manadas que se mueven entre el territorio de la provincia de Ourense y otras vecinas y Portugal. El dato procede del último censo sobre esta especie efectuado en Galicia y que abarca el bienio 2013-2015, informaron fuentes de la Consellería de Medio Ambiente.

08/06/2018 | La Voz de Galicia | Sindo Martínez / M. Rodríguez

El último censo estima que en la provincia hay 32 manadas de lobos En Galicia rige, desde finales del 2008, un plan de gestión del lobo. En este decreto se le define como un «gran predador» que no está en el catálogo gallego de especies amenazadas y que da lugar a una «problemática social que puede derivar en problemas de conservación para la especie». Desde el 2001, el reglamento de caza la incluye entre las especies cazables, pero cada orden anual -como esta publicada hace escasos días- regula los períodos hábiles y que solo se pueden cazar lobos después de que se constate que han causado daños y de forma que no se dañe su conservación.

En ese plan se recoge que entre las causas de mortalidad de los lobos aparecen en un alto porcentaje, del 20 %, las acciones ilegales del ser humano, con al menos un 6 % de casos de envenenamiento. Los atropellos suponen el 64 % de las muertes de estos animales.

El plan de gestión de la Xunta establece tres zonas, en función de la densidad de lobos y presencia de cabaña ganadera, para establecer las prioridades en la aplicación de medidas de prevención de daños causados por el lobo.

Nueva orden de caza

La normativa sobre condiciones de caza definidas por la Consellería de Medio Ambiente el pasado 30 de mayo en el Diario Oficial de Galicia han ocasionado una enorme indignación entre grupos ecologistas por la extensión a todo el año de los permisos para cazar el lobo. La resolución de la Dirección Xeral de Patrimonio Natural determina las épocas hábiles de caza, las medidas de control por daños y los regímenes especiales según las especies para la temporada 2018/2019.

Según recoge la norma en el apartado de medidas de control por daños, para la especie del lobo (canis lupus), «se podrán autorizar esperas, batidas y monterías durante todo el año, salvo en los meses de abril, mayo y junio, en los que únicamente se podrán autorizar esperas». Las peticiones para cazar estos animales deberán ser solicitadas previamente. La existencia de daños deberá ser comunicada al Servicio Provincial de Conservación de la Naturaleza con el fin de proceder a su comprobación, como requisito previo a la autorización de la práctica cinegética sobre esta especie.

En estos momentos hay unos noventa grupos de lobos diseminados por el monte gallego. En total, unos 700 ejemplares. En los dos últimos años hubo un incremento en el número de ataques, que crecieron un 23 %. La cifra de notificaciones se ubicó en los pasados años por debajo de las 650 entre el período entre 2011 y 2014, pero en los dos últimos ejercicios aumentaron de forma notable. Se pasó de los 630 avisos por ataque de 2014 se pasó a los 778 en el 2015 y a un total de 818 en el 2016, es decir, 188 avisos más. En el Noroeste peninsular es donde el lobo ibérico mantiene una presencia más estable. Está más amenazado hacia el sur del río Duero.

La resolución publicada el 30 de mayo sobre las autorizaciones para cazar lobos en casos de daños matiza que, en este caso, se observará lo establecido en el plan de gestión para esta especie. Según la Consellería de Medio Ambiente, esa orden anual sobre la temporada de caza no afecta al lobo. Con todo, no deja de preocupar a personas y colectivos que ven al lobo amenazado.Los ecologistas arremeten contra la nueva orden

El presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, Serafín González, tildó de «absoluta barbaridad» la decisión, ya que, a su juicio, «se permite poder cazar a un animal tan singular en pleno período de cría y no se limita como antes a unos meses». «Los daños de estos lobos le suponen a cada gallego unos diez céntimos anuales, es una cantidad ridícula. Esos pagos deben ser más ágiles, pero eso no tiene nada que ver con poner en peligro a una especie que mantiene el equilibrio ecológico en el monte», consideró González. Aventuró que las nuevas facilidades para la caza de esta especie pueden provocar un descenso futuro del número de estos ejemplares en Galicia.

El veterano ecologista y agente forestal ourensano Xosé Santos de Amigos da Terra, advierte: «O lobo non é ningún risco en Galicia. O oso era odiado e temido en Asturias e agora é un reclamo turístico. Algo parecido pode pasar co lobo. Iso non quita para que as indemnizacións polos ataques as reses deban ser xustas e áxiles». Santos añadió: «Hai outro erro habitual nas notificación destes ataques, que en moitos casos se atribúen ao lobo, cando en realidade son feitos por cans asilvestrados».

Por su parte, Lisardo López, responsable de la asociación Ovella Galega, integrada en la federación de razas autóctonas de Galicia, Boaga, exponía: «Todo lo que se pueda hacer por evitar daños en rebaños de ovejas o vacuno en el monte es positivo, aunque no conozco bien las nuevas normas de caza». López afirmó que «en zonas de montaña como Baltar estos ataques son relativamente habituales, en ovino y en vacuno».

« Ver más noticias