Revista de Prensa

Cataluña

Barcelona pone coto al jabalí en Nou Barris

Nou Barris va a ser territorio prohibido para los jabalíes. El gobierno municipal está en busca y captura de un servicio que permita erradicar la presencia de estos animales en este distrito. El contrato, con un presupuesto máximo de 42.000 euros, fija un número mínimo de cinco batidas efectivas –con algún ejemplar cazado–, eso sí, en las que no se usen armas de fuego y también que no se cause ningún tipo de sufrimiento ni maltrato a los animales.

04/06/2018 | La Vanguardia | Raúl Montilla

Barcelona pone coto al jabalí en Nou Barris Sobre la suerte de los Sus scrofa, el jabalí euroasiático autóctono de Europa y protagonista del concurso, en el pliego del contrato aparece tanto la posibilidad de su sacrificio o liberación, según sea el caso.

Hasta ahora el Ayuntamiento había reconocido la preocupación de los puercos salvajes en otras áreas próximas a Collserola, como Les Corts, Sarrià-Sant Gervasi, Gràcia y Horta Guinardo, si bien han llegado a verse ejemplares de porcinos salvajes incluso en Sants dándose un festín con basura después de haberse cruzado media ciudad. Nou Barris se suma a la lista. El jabalí ya no es bienvenido por el gobierno municipal que teme los problemas de convivencia que entraña un animal que puede llegar a pesar 90 kilos y recorrer por la noche distancias de hasta 12 kilómetros. Sea por un parque o una carretera.

El concurso ve la luz después de que un informe de la Universitat Autònoma (UB) alertara hace apenas un mes sobre los jabalíes, que aunque no se trata de animales territoriales, los que pululan por el entorno de Collserola ya no temen a las personas y se han vuelto en algunos casos exigentes, hasta el punto de no dudar en ser agresivos para conseguir comida. Las crías han crecido alimentándose de la basura o del pienso destinado a las colonias de gatos. No han tenido que buscar ni setas ni bellotas ni trufas en medio de la montaña.

El estudio, más allá de alertar de la agresividad, también ponía el acento en otros peligros que suponen estos porcinos, muy prolíficos, tanto para el ser humano como para sus mascotas, como ser también una potencial causa de accidente de tráfico o la transmisión de enfermedades zoogénicas.

La alerta universitaria provocó que el grupo municipal del PP pidiera al gobierno local de Ada Colau que impulsara batidas para evitar la proliferación de los porcinos salvajes, argumentado que se cree que en Collserola hay más de 1.000 jabalíes, pese a que la recomendación para el equilibrio del ecosistema es una población de 400 ejemplares. Pacma también salió al quite a raíz del estudio de la UB que señaló que este tan sólo buscaba beneficiar a la caza.

El partido animalista denuncia “la falta de planes de mantenimiento de los límites entre lo urbano y lo rural, o el parque natural”. Y señala factores a mejorar como los vallados deficientes o insuficientes, el mal diseño de comederos en colonias de gatos o contenedores de basura con fácil acceso o derribo.

« Ver más noticias