Revista de Prensa

Castilla y León

Los cazadores confían en que la Junta no endurezca aún más el control de las vísceras

El sector de la caza espera con interés el desarrollo que realice la Junta de Castilla y León de Real Decreto publicado por el Gobierno sobre el control de subproductos animales no destinados al consumo humano y de sanidad animal, en la práctica cinegética de caza mayor. Una norma calificada «de mínimos», que todavía puede endurecerse si la Junta así lo considera.

06/03/2018 | La Opinión de Zamora | J. A. García

Los cazadores confían en que la Junta no endurezca aún más el control de las vísceras La Asociación Zamorana para la Defensa de la Caza y de la Pesca (Azadecap) confía en que la Administración regional lleve a cabo el desarrollo "antes de la nueva temporada de caza", y espera en que "en la adaptación de la norma estatal a la autonómica, no se eleven las condiciones y se mantenga los niveles básicos establecidos en el Real Decreto para que se puedan seguir realizando las cacerías sociales en Castilla y León, cada vez más necesarias".

El presidente de Azadecap, Antonio de José, resalta que, con motivo del referido Decreto, "han surgido en el colectivo de cazadores, orgánicos y titulares de cotos de caza de Castilla y León, numerosas dudas y alarmas en torno al alcance del mismo y de su aplicación de cara a las próximas temporadas de caza".

En su análisis de la norma, centrándose principalmente en los aspectos que afectan o pueden afectar al desarrollo de las cacerías colectivas de caza mayor, Azadecap repara "en tres posibles casos con los que los cazadores se puedan encontrar en el desarrollo de las monterías, batidas o ganchos (cacerías colectivas) para las próximas temporadas cinegéticas".

No sería de aplicación el decreto cuando "no se generen subproductos animales no destinados al consumo humano (Sandach)". Es decir, "cuando todas las piezas cobradas vayan enteras y su destino vaya a ser para el autoconsumo (todos los cuerpos enteros y no destinados a comercialización). En estos casos, las cacerías colectivas de caza mayor, por muchos puestos que se pongan o muchos animales que se cacen, no se verán afectadas por este Real Decreto 50/2018". Azadecap apunta que "en el caso de Castilla y León, la mayoría de las cacerías colectivas son del tipo "matacuelga", es decir el cazador que caza una pieza tiene derecho a llevársela, y los animales no son destinados a comercialización, por lo tanto no es de aplicación el desarrollo del Real Decreto".

Antonio de José expone que tampoco sería de aplicación en el caso (segundo) "de que se generen subproductos animales no destinados al consumo humano (Sandach), pero en la cacería colectiva participen 40 puestos o menos; y el número de piezas abatidas vaya a ser de 20 o inferior". Precisa que "en Zamora y León todas las cacerías colectivas del tipo batidas o ganchos cumplen el primer requisito de contar con menos de 40 puestos, pero en cuanto al segundo requisito, ¡ojo! sí puede existir la posibilidad de cazar más de 20 piezas". De no superar la veintena de piezas no sería aplicable.

En ambos casos, a expensas de la regulación que saque adelante la comunidad autónoma, "las monterías, batidas o ganchos que se realicen en Castilla y León no se van a diferenciar del normal funcionamiento seguido hasta la fecha".

El decreto tendría toda su fuerza en el caso (tercero) de que "se generen subproductos animales no destinados al consumo humano (Sandach), y en la cacería colectiva participen más de 40 puestos o el número de piezas abatidas vaya a ser superior a 20". Entonces deberá designarse a un responsable de la cacería por escrito (el organizador). Será preciso en esta situación "contar con un veterinario oficial, autorizado o un cazador con formación específica designado por la autoridad competente". Azadecap señala, al respecto que "desconocemos cómo se homologarán los conocimientos del cazador con formación. Suponemos que a través de cursos de formación, lo que conllevará otra tasa para los cazadores".

Además, serán necesarios "medios para llevar los animales abatidos hacia el lugar establecido para hacer el control sanitario (junta de carne). En este caso son perfectamente válidos los medios tradicionales (carro, pickup,?) no siendo necesario ningún tipo de transporte especial". Otro aspecto a tener en cuenta es que "la zona donde se va a realizar el control sanitario (junta de carne) permita su fácil limpieza y desinfección". La Asociación Zamorana para la Defensa de la Caza y de la Pesca indica que "la norma deja el concepto "fácil limpieza y desinfección" bastante abierto, precisamente por las dificultades que se pueden encontrar muchas veces en el campo". Azadecap confía en que "la Junta de Castilla y León, de establecer algún condicionado sobre este aspecto, éste sea viable para los cazadores".

« Ver más noticias