Cantabria

El récord todavía es posible

A falta de las cacerías aplazadas este fin de semana y de las que en su día fueron pospuestas por la presencia de osos en los montes o por otras circunstancias (por el desarrollo de pruebas deportivas o por la necesidad de desplazar la guardería a otras labores), la Reserva del Saja ha echado el telón a una temporada en la que la posibilidad de superar el récord de jabalíes abatidos se mantendrá viva hasta el último día.

06/02/2018 | El Diario Montañés | FRANCISCO FERNÁNDEZ-CUETO

El récord todavía es posible Si se tiene en cuenta que muchas de las batidas aplazadas tendrán que desarrollarse en Liébana y que los cupos y la cantidad de animales en estos montes son muy altos, no es descabellado pensar en que se pueda superar la cifra de 80 jabalíes, lo que colocaría a la campaña 2017-2018 como la mejor de la serie histórica de este espacio cinegético.

En cualquier caso, lo que sí es ya una realidad es que la Reserva goza, al menos en lo que a la población de jabalí se refiere, de una magnífica salud. Y como prueba, lo acontecido durante el último fin de semana, en el que, pese a las inclemencias climatológicas y a las dificultades que éstas suponen para el desarrollo normal de las batidas, se consiguió llegar al medio centenar de suidos abatidos. Y eso que sólo se celebraron 11 de las 26 cacerías programadas.

Con la comarca de Campoo inédita, ya que todas las batidas programadas en sus montes tuvieron que ser aplazadas debido a la gran cantidad de nieve acumulada, la estrella fue, como casi siempre Liébana. En total, durante el último fin de semana se abatieron 32 cerdos salvajes en los montes de esta zona, destacando los cupos logrados en Arabedes y en Bicobres Norte. En el primer monte actuó la cuadrilla de Juan Carlos Gutiérrez y en el segundo, la de Jaime Parra. En ambos casos, se vieron muchos jabalíes pero al final se tuvieron que conformar con los 12 autorizados. Domingo Bueno y los suyos abatieron cinco ejemplares en Dobra El Mazo y la cuadrilla de Jaime Guerrero, tres en Poda Cordancas.

También fueron muy bien las cosas en la cuenca del Besaya, que ha tenido un espectacular comportamiento durante toda la temporada. El sábado, la cuadrilla que dirige Daniel García mató cuatro jabalíes en Montequemao, uno por encima del cupo al coincidir dos abates casi simultáneos en puntos muy distantes del monte, y el domingo, el grupo de Ángel Puente consiguió el pleno de tres animales en La Bacera. El fin de semana lo completó el cerdo salvaje cazado por los de Miguel Ángel Pacheco en Fresneda Gesía.

En Cabuérniga, la única cacería celebrada se saldó con tres animales. En concreto fue en Monte Aa y la cuadrilla fue la de Fernando González. Por su parte, en la cuenca del Nansa se pudieron desarrollar dos batidas. En Soligote, donde el grupo de Samuel Ruiz dio muerte a cinco suidos, y en Hayedo Tejeo, donde la cuadrilla de Francisco Manuel Landeras se hizo con dos ejemplares.

« Ver más noticias