Pontevedra

La temporada de caza comienza con 150 cazadores y el regreso a los montes de Moaña dos años después

Cientos de cazadores iniciaron ayer la temporada de caza en los montes de O Morrazo. La campaña se prolongará hasta el Día de Reyes, en enero. Los participantes explicaron que el primer día fue difícil para determinar si el monte cuenta con muchos ejemplares de conejo y jabalí o si este año su número es bajo.

16/10/2017 | Faro de Vigo | f.g.s./ d.g.p./ g.m.p.

La temporada de caza comienza con 150 cazadores y el regreso a los montes de Moaña dos años después Y es que la jornada de caza no fue positiva debido sobre todo al intenso calor. Este calor hizo que los rastros se evaporasen y fuese más complicado para los perros encontrar las piezas de caza. Además, los rastreadores también se cansaron más de lo habitual.

Lo más llamativo de esta primera jornada fue la participación de los cazadores de Moaña constituidos ya en una nueva asociación. Y es que hasta hace dos años cazaban junto a los de Marín, pero desde entonces formalizaron el cambio de asociación, para agrupar solo a los cazadores de Moaña, que suman más de 90 personas.

La lentitud de los trámites ante la administración para formalizar el nuevo coto hizo que durante la pasada campaña en la parte alta de Moaña no se pudiese cazar. De ahí que los cazadores de la zona esperen que este año tengan más capturas, pues muchos ejemplares de conejo y jabalí pudieron escapar a Moaña en las batidas del pasado ejercicio.

Los moañeses que participaron en la primera jornada de caza se desplegaron a lo largo de un Tecor (Territorio Cinegéticamente Ordenado) de 2.300 hectáreas. De ellas, 1.600 se corresponden con superficie de monte comunal, tras el permiso concedido por las tres juntas de montes. Hasta 800 hectáreas son terrenos privados con cuyos propietarios llegó a acuerdos la nueva asociación.

Por las expediciones previas al comienzo de la temporada que llevaron a cabo varios cazadores, en el territorio moañés las zonas con más presas son áreas de Meira y Domaio. En los montes de la Comunidade de Moaña apenas se espera presencia de conejos y jabalíes. Eso sí, el parón de un año en el municipio podría haber servido para regenerar en buena medida las especies cinegéticas.

En lo que respecta a Bueu, participaron unas 40 personas, que recorrieron los montes de Hermelo, Udra, Lagos y Bon. El presidente de la Sociedade de Caza de Bueu, Paco Otero, explicó también que la jornada no había sido propicia, debido precisamente al calor. Apenas se capturaron algún conejo y alguna paloma. De todas formas, señala que los primeros días de cada temporada siempre son más flojos y que si empeora el tiempo la localización de presas puede mejorar.

Paloma torcaz

Más discretas fueron las cifras en Cangas, con unos 20 cazadores en el monte. Recorrieron zonas de O Hío como Nerga y Donón. También estuvieron presentes en los montes de Coiro, A Madalena y Varalonga. Las expectativas ya hablaban de una temporada con pocas especies, pues los rastreos previos al comienzo de la temporada apenas sirvieron para encontrar presas.

En donde si se nota un repunte en Cangas es en la presencia de la paloma torcaz, que fue la presa más cazada. Las previsiones para los cazadores cangueses no son buenas para toda esta temporada.

« Ver más noticias