Córdoba

La temporada de caza mayor arranca mañana con una veintena de monterías

La temporada de caza mayor arranca mañana sábado, 14 de octubre, con una veintena de batidas y monterías autorizadas por la Delegación de Medio Ambiente y unas 40.000 licencias vigentes, según los datos facilitados por fuentes de la Junta.

13/10/2017 | El Día de Córdoba | Ángel Robles

La temporada de caza mayor arranca mañana con una veintena de monterías Hasta el 11 de febrero, la Administración autonómica, competente en la materia, permite la caza de ciervos, gamos, muflones y jabalíes cualquier día de la semana, siempre que se dispongan de los permisos pertinentes; la batida de la cabra montés se prolonga hasta el 29 de abril.

El delegado en Córdoba de la Federación Andaluza de Caza, Francisco Javier Cano, valoró que la temporada arranca "condicionada por la sequía y el calor", pese a lo cual "la densidad de animales prevista es buena", sobre todo en aquellos cotos donde hayan suministrado un suplemento alimenticio a los animales. Para el trabajo de las rehalas, sin embargo, lamentó que la climatología se presenta adversa.

En concreto, la Delegación de Medio Ambiente ha recibido ya 300 comunicaciones de monterías para toda la temporada, aunque la previsión de la federación es que se supere el medio millar. Durante la última temporada cinegética, de hecho, se tramitaron 620 solicitudes de cacerías, de las que se celebraron algo más de 500. Con ellas, se obtuvieron unas capturas de algo más de 22.000 ejemplares: 12.700 ciervos, casi 8.000 jabalíes, 650 muflones y 1.250 gamos, según los datos oficiales de la Junta de Andalucía.

En la provincia de Córdoba existen 1.469 cotos, 1.202 de caza menor y 267 de caza mayor, lo que supone una superficie de más de un millón de hectáreas dedicadas a esta actividad, aproximadamente el 90% de toda la superficie de Córdoba. La caza mayor se concentra prácticamente en el norte de la provincia, con algunos cotos en la Subbética donde se puede cazar jabalí.

La Junta de Andalucía recordó que la práctica del ejercicio de la caza o de la pesca continental requiere la obtención previa de la correspondiente licencia. Existen varios tipos de permisos de caza y pesca, así como para los medios auxiliares destinados a tal fin, como rehalas para la caza o embarcaciones para la pesca. Todas aquellas personas que quieran obtener una licencia deben estar previamente acreditados en el Registro Andaluz de Caza y Pesca Continental. Para ello, deberán haber superado un examen destinado a tal fin o realizar un curso específico; de esta forma se obtiene la tarjeta de identificación del cazador que, junto con el resto de documentación necesaria, es imprescindible para obtener la licencia.

Este año, la temporada de caza se ha estrenado en Andalucía con la aprobación del "muy esperado y trabajado" nuevo decreto por el que se regula esta actividad en la comunidad, subrayó el delegado de Medio Ambiente, Francisco de Paula Algar. Es un reglamento que ha contado con la "participación amplia" de todos los sectores implicados en la caza y que, como ellos mismos han reconocido, recoge el 85 % de sus necesidades y peticiones.

El nuevo reglamento de caza aporta como novedades más importantes la reducción, simplificación y agilización de determinados trámites administrativos; la incorporación de la declaración responsable como un elemento dinamizador y de corresponsabilidad de los cazadores en el ejercicio y en la ordenación de su actividad; un incremento en la transparencia de la gestión de este recurso y una reducción en la intervención de la administración en todos estos procedimientos y trámites.

El reglamento, además, "da respuesta a las nuevas demandas y necesidades del sector y de la realidad del medio ambiente actual, por lo que nos permite estar preparados para retos como el de recuperar el regenerado natural de los bosques o el control de enfermedades de incidencia en la sanidad animal", abundó el responsable provincial.

Se pretende también una "mayor profesionalización de quienes intervienen en el mundo de la caza, gestores, guardas, taxidermistas". Y, al mismo tiempo, "sienta las bases para la gestión ordenada de la actividad, el fomento de las especies cinegéticas autóctonas, la mejora de los hábitats que las albergan y, en definitiva, poder alcanzar una calidad cinegética que se pueda certificar, lo que proporcionará un mayor atractivo para esta actividad", dijo Algar.

« Ver más noticias