Cantabria

Los cazadores denuncian el «colapso» en Montes por falta de personal administrativo

La situación que se vive actualmente en el seno de la Dirección General de Montes, adscrita a la Consejería de Medio Rural que pilota el regionalista Jesús Oria, ha colmado el vaso de la paciencia de los cazadores, que ven impotentes cómo la falta de personal en este área del Gobierno de Cantabria implica retrasos varios en diversos trámites administrativos y de gestión como la renovación de permisos, la elaboración de los planes anuales de caza para los cotos o el estudio de los diversos aprovechamientos forestales. «Colapso» es el término más utilizado.

11/10/2017 | El Diario Montañés | JESÚS LASTRA

Los cazadores denuncian el «colapso» en Montes por falta de personal administrativo
El malestar, aunque las deficiencias denunciadas se llevan arrastrando durante tiempo, ha aumentado su intensidad en los últimos meses con la salida de varias personas que se encargaban de estas tareas, como confirma el propio presidente de la Federación Cántabra de Caza, Ignacio Valle. La Consejería, en cambio, ha declinado hacer valoraciones para responder a las quejas del sector.

«Desde principios de año ha habido recortes presupuestarios que han llevado aparejada la falta de personal de administración. De hecho, enviamos una carta a la Consejería para expresar nuestro malestar. Hemos hablado con responsables del área, pero la respuesta ha sido que, aunque son conscientes del problema, no tienen medios para atender a nuestras gestiones».

En concreto, en la misiva remitida por la Federación a Medio Rural el pasado mes de julio ya se ponía de manifiesto «esta falta de personal, que venía siendo sistemática desde hace años, hecho que la Federación año tras año viene reivindicando. Ahora mismo ya no es una petición, ahora es una exigencia y además una exigencia que se tiene que cumplir ya mismo».

Porque Valle otea un futuro nada halagüeño. «Este año igual salimos del paso, pero 2018 puede ser caótico. Muchos cotos para renovar, gestión de la Reserva Regional de Caza Saja... Esto no puede ni debe seguir así», rezaba la carta.

El presidente de los cazadores tiene claro que la actividad cinegética es «un actor secundario en la Consejería. Creemos que los pocos recursos que tienen los están empleado en el tema de los incendios. Hemos exigido que se cubran las plazas vacantes de funcionarios o que, como alternativa, nos permitan hacerlo a nosotros, pues en algunos casos tenemos más agilidad que la propia Administración, ya sea para la tramitación de permisos o la elaboración de los planes anuales de caza», manifiesta.

Ante este escenario, el ente federativo tiene ya en mente enviar una segunda misiva al departamento de Oria para que, ahora que llega la negociación presupuestaria, se tengan en cuenta estas deficiencias en materia de plantilla.

Pagar por cotos sin formar

Las quejas por la precariedad de la Dirección General van más allá de la Federación. Desde la Mancomunidad de Cotos del Asón reprochan que «cuando hay que ir a hacer una consulta o gestión nadie sabe nada», arranca su portavoz, Ramón Calvo, que afea que «la Consejería, por contra, evidentemente sigue cobrando los impuestos por unos servicios que no da», lamenta.

Por ejemplo, desde la Mancomunidad se reprueban situaciones como la del coto de Calseca (Ruesga), de nueva creación y que, pese a que ya se abonaron todas las tasas pertinentes hace meses, todavía no está formado y, por tanto, no es apto aún para la caza. Calvo insiste en tender la mano a la Federación para buscar soluciones conjuntas.

« Ver más noticias