Extremadura

Sube hasta el 50% el cupo para la caza de ciervos y crece la de jabalíes sin tope

Vía libre para cazar más jabalíes y ciervos como una de las medidas para combatir su exceso de población y la tuberculosis bovina. La Junta publicó ayer en el Diario Oficial la declaración de emergencia cinegética en todas las comarcas extremeñas.

10/10/2017 | Hoy.es | CELESTINO J. VINAGRE

Sube hasta el 50% el cupo para la caza de ciervos y crece la de jabalíes sin tope La declaración no es novedosa porque, como recuerdan desde la Federación Extremeña de Caza (Fedexcaza), se lleva estableciendo durante la última década. Lo noticioso es que se podrá cazar más y en zonas donde hasta ahora no había incremento de cupo autorizado.

La resolución de la Dirección General de Medio Ambiente establece medidas generales que se aplican a todas las comarcas cinegéticas. En las de caza menor, que ocupan el 65% del territorio extremeño, se puede abatir sin cupo o acumulando cupos de cotos colindantes para el sacrificio de ciervas y gamas. También que se podrá cazar sin cupo el jabalí en monterías/batidas/ganchos, en partes abiertas de cotos de caza. Y sin cupo también para hembras de muflón en monterías.

En las comarcas de caza mayor, con cupos ya establecidos para la caza, se amplían en determinados casos entre un 20 y hasta un 50% de los cupos para la caza de ciervos, gamas y muflones. «Se trata de una medida que se lleva repitiendo desde hace como poco diez años. Sigue habiendo exceso de población de ciervos y jabalíes y por eso se hace», indica José María Gallardo, presidente de Fedexcaza.

En caso de realizar alimentación suplementaria a las especies contempladas en el plan técnico se deberán cumplir unas normas. Son para dificultar el contacto entre las especies de caza mayor y las ganaderas. Así, los comederos para ciervos tendrán una longitud mínima de 250 metros. Habrá al menos uno por cada 250 hectáreas, separados entre sí. Si son accesibles al ganado doméstico deberán estar alejados del mismo al menos 500 metros.

La resolución de la Junta trata también de seguir reduciendo la prevalencia en rebaños (número de explotaciones con casos positivos) de la tuberculosis bovina. Una enfermedad que ha subido durante cuatro años consecutivos hasta alcanzar en 2015 un 12,23 %, multiplicando por 2,6 la del 2014. Los datos de la Junta apuntan a una reducción de la tuberculosis bovina. Tras los saneamientos realizados en 2017, la prevalencia acumulada en explotaciones bovinas es del 7,25%, mientras que en 2016 se terminó con un 12.96%.

« Ver más noticias