Alicante

Detenido un histórico regante de Crevillent por un coto de caza ilegal

Manuel Gascón, uno de los directivos históricos de la Comunidad de Regantes San Felipe Neri de Crevillent, llevaba dos semanas bajo la lupa de la Guardia Civil. Los agentes lo sitúan en el epicentro de una trama a través de la cual él y varias personas más han conseguido crear un coto de caza ilegal en el municipio.

08/09/2017 | El Mundo | EMILIO J. MARTÍNEZ

A última hora de la tarde de ayer, momento en el que en compañía de su abogado acudió al cuartel por indicación de los investigadores, prestó declaración en calidad de detenido. Junto a él también se presentaron otras cuatro personas, integrantes todas ellas de la junta directiva de la Asociación Cinegética El Rincón, el colectivo que dirige el coto.

Según las diligencias a las que ha tenido acceso EL MUNDO, Gascón se las ideó para falsificar -en algunas ocasiones- u omitir -en otras- la firma de muchos propietarios de los terrenos en los que ahora está el coto de caza. De esta manera, consiguió -tal como revela la que la Conselleria de Agricultura le aprobara el proyecto que, a pesar de las irregularidades existentes, lleva funcionando desde 2016. Este periódico intentó contactar sin éxito con la conselleria.

Fueron algunos de dueños de las tierras perjudicados por las maniobras de Gascón y del resto de personas implicadas los que dieron la voz de alarma sobre lo que estaba pasando. Al llegar a sus fincas se encontraron con que estaban valladas con el cartel donde se advertía de que era una zona de caza o incluso con puestos de cazadores instalados en ellas. Ahora, aseguran, están recibiendo amenazas para que retiren las denuncias.

A los investigadores les llamó poderosamente la atención el hecho de que el Consell la hubiera aprobado ante tal cantidad de irregularidades y tampoco les pasó inadvertido la sensación de impunidad con la que, según la investigación, Manuel Gascón falsificó las firmas y sacó adelante el proyecto.

Todo partió de una denuncia de uno de los propietarios de un terreno afectado a mediados de agosto cuando advirtió que le habían colocado un cartel de caza en su finca sin su autorización ni teniendo él constancia de que hubiera suscrito ningún contrato con la sociedad cinegética.

Fue entonces cuando este particular, que como parte de los denunciantes prefiere ser anónimo, se dirigió a la Conselleria de Agricultura para mostrar su disconformidad por haberse cedido sus terrenos a la Asociación Cinegética El Rincón , donde según consta en la denuncia que interpuso en la Guardia Civil, miembros del Consell le informaron que «más del 85% de los titulares de las fincas de San Felipe Neri habían autorizado la cesión de dichos terrenos para dicho fin».

Su sorpresa fue mayúscula por lo que solicitó el acceso al expediente administrativo descubriendo que aparecía una solicitud de declaración responsable del contrato de arrendamiento a Gascón por un periodo de cinco años que él no había firmado: «había simulado la firma», recoge la denuncia.

Al parecer este procedimiento ilegal de Gascón se había repetido con «multitud de vecinos». Se estima que la cifra de los propietarios afectados por la cesión de terrenos sin autorización asciende al medio centenar porque el área que comprende el coto de caza menor «ocupa prácticamente la totalidad de los terrenos que conforman el término de San Felipe a efectos de coto de caza».

Lo que sospechan los denunciantes es que sus datos los ha obtenido Gascón del sindicato de riegos San Felipe donde ostenta el cargo de síndico del agua y donde ha trabajado como guardia durante más de 20 años. Otro de los vecinos asevera que habían constatado como habían incorporado al coto de caza la finca de un familiar con el agravante no solo de que habían falsificado el documento de autorización sino que además se da la circunstancia de que el terreno en cuestión está en zona protegida al estar colindantes con el parque natural de El Hondo.

Con todo, el primer denunciante que ha puesto en la pista a los demás y a cuya demanda se han sumado otros vecinos, tuvo que poner otra denuncia en la Guardia Civil porque, según relata, miembros del coto con Gascón Ortuño a la cabeza trataron de sobornarlo para que quitase la denuncia y que les facilitasen los nombres de los otros denunciantes «para solucionarlo con ellos también». Ante su negativa de ceder, en el escrito consta que en caso de no retractarse «tendrá enemigos».

Según otro denunciante, miembros de la sociedad de caza le advirtieron que «como tenga consecuencias las denuncias se van a cargar a todos los denunciantes».

« Ver más noticias