Granada

Granada tiene un arsenal de 83.000 armas de fuego legales

La Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil de Granada tiene registradas 83.000 armas de fuego legales, más del 90% son de caza y tiro olímpico. Este dato supone que en Granada hay un arma de fuego legal por cada once habitantes. Y solo durante el pasado ejercicio se revocaron 185 licencias, por la no renovación del permiso, por fallecimiento del titular o por no cumplir con los requisitos establecidos en la ley.

19/03/2017 | Ideal Digital | JOSÉ RAMÓN VILLALBA

Para obtener las licencia más común es necesario superar una prueba teórica y otra práctica que se celebra el último viernes de cada mes. Además, debe presentarse un certificado que acredite la buena salud mental y física del titular, así como no disponer de antecedentes penales.

«No sólo son los antecedentes penales los que tenemos en cuenta, también se miran con lupa los policiales y los de conducta. Si se aprecia un comportamiento negligente, bien porque sabemos que hay problemas de violencia de género o de otra índole que inviten a pensar de que ese arma puede ser peligrosa en manos de esa persona se le niega el permiso», explica el teniente responsable de la Intervención de Armas y Explosivos de la Comandancia, Miguel Ángel Méndez.
Mute


Normativa restrictiva

Disponer de un arma de fuego legal en este país está supercontrolado y dispone de una normativa muy restrictiva. La caducidad de una licencia o la no renovación nos obliga a iniciar un expediente que puede terminar en un juzgado como una tenencia ilícita de armas para obligar al propietario a entregar ese arma.

Hay más. Quien obtiene una licencia de armas no la tiene 'sine die', necesita renovarla cada uno, dos o tres años en función del tipo de permiso que sea.

Respecto a las armas utilizadas en hechos delictivos, se conservan hasta la celebración del juicio y posteriormente se destruyen, nunca salen a subasta como sí ocurre con aquellas otras decomisadas o entregadas en el área de Intevención de Armas y Explosivos.

«Tanto las personas físicas como las jurídicas que posean armas de fuego sometidas a licencia están obligadas a guardarlas en lugar seguro y a adoptar las medidas necesarias para evitar su pérdida, robo o sustracción; a presentar las armas a las autoridades gubernativas o a sus agentes, siempre que les requieran para ello; y a declarar, inmediatamente, en la Intervención de Armas correspondiente, la pérdida, destrucción, robo o sustracción de las armas o de su documentación», señala Miguel Ángel Méndez.

Respecto a los precios de las armas legales hay un horquilla bastante grande. «Hay pistolas desde los 400 hasta los 5.000 euros; y en cuanto a los rifles los precios oscilan desde los 500 a los 40.000 euros», apunta el dueño de una armería de la capital consultado por este periódico, quien prefiere mantenerse en el anonimato.

La crisis económica de los últimos años ha rebajado el número de licencias de caza y la venta de este tipo de armas, algo que empieza a «recuperarse poco a poco», según señala este armero.

« Ver más noticias