Pontevedra

Tumban en Tomiño un taller clandestino de armas

La Guardia Civil ha desmantelado un taller clandestino de reparación y venta de armas, situado en el galpón de una vivienda particular de Tomiño (Pontevedra), en donde los agentes incautaron un «arsenal» compuesto por una treintena de armas de fuego y una importante cantidad de munición.

18/03/2017 | La Región

En el marco de esta operación, denominada "Susurro", ha sido detenido el dueño de este galpón, un vecino de dicha localidad pontevedresa al que se le considera autor de un delito de tenencia, tráfico y depósito de armas y municiones.

Esta actuación de la Guardia Civil impedirá, según ha destacado el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, que estas armas "puedan trasladarse al mercado" y hubiesen llegado "a manos de delincuentes".

La investigación comenzó a finales del pasado año, a raíz de un anuncio sobre venta de armas que aparecía publicado en una conocida página web de internet.

Tras averiguar la identidad del anunciante, el instituto armado desplegó un dispositivo de vigilancia y control sobre la vivienda, durante el cual se certificó que esta persona se estaba dedicando ilegalmente al comercio y reparación de armas de fuego, utilizando para ello un galpón anexo a su vivienda.

En su interior, los agentes hallaron un taller dotado con maquinaria y una amplia gama de herramientas propias para la reparación y restauración de armas de fuego.

En el registro se hallaron cuatro rifles de caza mayor y veinte escopetas de caza, además de seis armas cortas -cuatro revólveres y dos pistolas-, así como distintas piezas sueltas, entre ellas un silenciador y tres cañones para las escopetas.

Los agentes requisaron también 15.500 cartuchos de caza de distintos calibres, 68 cartuchos de arma de guerra del calibre 7.62, 650 de varios calibres para arma corta y 1.550 para arma larga.

"Son armas que en cualquier momento podrían haber servido para un atraco, para un asalto o para lo que sea", ha explicado el coronel de la Guardia Civil de Pontevedra, Miguel Estévez.

El detenido contaba, ha detallado, con una "pequeña armería", era un "experto artesano" en la manipulación de armas y "era capaz de hacer cualquier tipo de modificación" en las armas de sus clientes, fundamentalmente de la provincia de Pontevedra y el norte de Portugal.

En el registro efectuado también en su domicilio, se encontró otra pistola con su correspondiente munición y "algo de dinero" y se le intervino su ordenador para poder analizar su contenido.

El detenido ha pasado ya a disposición del juzgado de instrucción número dos de Tui (Pontevedra).

La Guardia Civil continuará con la investigación para conocer la entidad y el volumen del negocio ilegal que esta persona venía realizando, averiguar la procedencia de las armas y dirimir las responsabilidades legales de los propietarios de las escopetas que estén documentadas, por haber entregado las armas a un establecimiento no autorizado.

« Ver más noticias