Aragón

Las ayudas de la PAC tendrán en cuenta los daños a los sembrados por la sobrepoblación de conejos silvestres

El Gobierno de Aragón propone la colaboración y complicidad entre agricultores y cazadores como base imprescindible para avanzar en la solución del problema en varias comarcas.

30/03/2014 | Aragón Digital

La necesaria colaboración y complicidad entre agricultores y cazadores, algunas medidas para incrementar la presión cinegética en las comarcas afectadas, el uso de algunos sistemas para su captura y la habilitación de una serie de trámites documentados para tener en cuenta los daños en relación con la PAC, fueron algunas de las conclusiones tras una reunión celebrada en La Almunia para tratar el problema de la superpoblación de conejos silvestre en alguna comarcas aragonesas.

Estas posibles soluciones al problema ocasionado por los conejos silvestres en los cultivos fueron propuestas por los directores generales del Producción Agraria, Jesús Nogués, y de Conservación del Medio Natural, Pablo Munilla, en el transcurso de esta reunión en la capital de la comarca del Valdejalón a la que asistieron representantes de las organizaciones agrarias, cooperativas y alcaldes de la comarca.

El director general de Conservación del Medio Natural, Pablo Munilla, estimó que el problema “puede solucionarse aumentando la presión cinegética sobre las poblaciones de conejos que estén produciendo daños agrícolas y siempre y cuando exista un entendimiento y colaboración absoluta entre agricultores y cazadores”.

Desde esta Dirección General ya se han habilitado diferentes medidas a través de las opciones que permite la Ley de Caza como el hecho de que se haya ampliado el periodo de caza en cerca de 40 términos municipales de la Comunidad Autónoma hasta el próximo mes de abril, dos meses más de la temporada habitual. En el mismo sentido, desde 2012, se han puesto en marcha medidas administrativas extraordinarias para simplificar el control poblacional de conejos en zonas no cinegéticas en 27 municipios aragoneses.

Desde la Dirección General de Conservación del Medio Natural y en colaboración con cotos afectados se están desarrollando nuevos métodos de captura de conejos que serán de especial ayuda para paliar los daños agrícolas en los cultivos cercanos a grandes infraestructuras viarias valladas, como son las autopistas, autovías y líneas férreas, que se ha demostrado potencian la sobrepoblación de conejos silvestres.

Instrucciones sobre la PAC

Por su parte, el director general de Producción Agraria del Departamento de Agricultura, Ganadería y Montes del Gobierno de Aragón, Jesús Nogués, ha remitido una instrucción a las Oficinas Comarcales Agroalimentarias (OCAs) para que sean tenidos en cuenta los potenciales daños ocasionados por la sobrepoblación de conejos silvestres que afecta a varias comarcas de la Comunidad Autónoma, sobre todo Valdejalón, Ribera Alta del Ebro y algunas zonas de la provincia de Huesca.

Las consideraciones de esta instrucción hacen referencia exclusivamente a parcelas realmente sembradas susceptibles de acogerse a las subvenciones previstas en el Programa Nacional para el Fomento de Rotaciones de Cultivo en tierras de secano (PNFR), una de las líneas de ayuda que revierten a los agricultores aragoneses a través de la PAC.

Para que los daños producidos por la sobrepoblación de conejos sean tenidos en cuenta a la hora de efectuar las declaraciones y poder, por tanto, acceder a las subvenciones “los daños deben ser objeto de denuncia, comunicación o autorización a nivel de recinto Sigpac” y para ello hay varias posibilidades.

En el caso de existencia de existencia de coto de caza, los agricultores pueden comunicar por escrito a los titulares de los cotos para que intensifiquen la captura de conejos con el fin de disminuir los daños; la segunda posibilidad es una denuncia o escrito del agricultor afectado al titular del coto de caza reclamando estos daños y la tercera solicitar una autorización al Inaga para la caza de conejos siempre y cuando el agricultor cuente con la conformidad del titular del coto de caza.

En caso de las zonas no cinegéticas, la instrucción que se ha impartido a los técnicos de las OCAs es que los agricultores afectados deberán tener prueba documental de haber solicitado “una autorización excepcional al Inaga para el control de la población de conejos en zona no cinegética o, en su caso, presentar copia de la comunicación al Inaga de control de conejos en zona no cinegética en los municipios del anejo 6 que aparece en los sucesivos Planes Generales de caza anuales desde 2012. Además, el agricultor afectado deberá disponer de peritación, con soporte fotográfico, de los daños, firmado por un técnico colegiado, donde quede constancia a nivel del recinto Sigpac afectado, que el cultivo fue sembrado siguiendo las prácticas tradicionales de la zona y que se han producido los daños en una determinada superficie.

Una vez finalizado el plazo de solicitud de las ayudas de la PAC el próximo 15 de mayo, los expedientes de aquellas zonas en las que se haya constatado de manera generalizada este tipo de daños, que sean seleccionados para el control de campo y que dispongan de estos documentos, serán objeto de un análisis pormenorizado por parte de la Dirección General de Producción Agraria, de acuerdo con las posibilidades contenidas en las regulaciones comunitarias para estas situaciones.

« Ver más noticias