Valladolid

Los topillos vuelven a estar en el punto de mira

Los topillos que infestaron los campos de media España en 2007 vuelven a estar en el foco de las miradas.

12/03/2012 | El Mundo

La ONG SEO/Bird Life ha reclamado a la Junta de Castilla y León que intensifique las medidas de prevención y lucha contra el veneno y que eviten el uso masivo de rodenticidas contra posibles explosiones demográficas de topillo.

Según han informado fuentes de la organización en un comunicado, los integrantes del denominado Programa Antídoto se reunieron este martes en Valladolid con representantes de la dirección general de Medio Natural y con otras ONG locales de Castilla y León.

Seo/Bird Life ha advertido de que el uso ilegal de veneno es "uno de los problemas más graves para la conservación de la biodiversidad en la región", ya que los cebos envenenados, utilizados para el control de depredadores de las piezas de caza y en algunos casos también del ganado, producen en Castilla y León las mayores mortalidades en España de algunas especies amenazadas.

Las ONG del Programa Antídoto han mostrado una "grave preocupación" por las medidas que ya se están llevando a cabo para el control de las altas densidades de topillos registradas en algunas zonas de Castilla y León, pues consideran que la Junta "vuelve a ceder ante las presiones de la organizaciones agrarias y está autorizando ciertas prácticas "como las quemas de rastrojos, cunetas y ribazos, que ya han demostrado en el pasado ser completamente ineficaces".

Venenos con riesgo para la slud pública

Estas quemas, según las mismas fuentes, se han extendido también a riberas, choperas y zonas sensibles y protegidas y se están realizando sin un adecuado control. Además, han rechazado ante la Consejería de Medio Ambiente el uso masivo de venenos muy tóxicos como la bromadiolona. Este veneno conlleva un riesgo para la salud pública y tiene un grave impacto sobre la fauna predadora, que consume los roedores intoxicados, "lo que genera un mayor desequilibrio ambiental que favorece el desarrollo de plagas agrícolas".

Así, según los datos aportados, entre 2005 y 2010 se encontraron envenenados en la región 248 milanos reales, 41 buitres negros, 28 alimoches, 16 águilas imperiales y tres osos pardos. Estas cifras son, como han puntualizado, "seguramente una pequeña parte de los ejemplares realmente envenenados".

Por ello, las ONG han reclamado a la Junta que intensifique las actuaciones de lucha y prevención contra esta situación, para lo que consideran desarrollar la Estrategia Regional contra el uso ilegal de cebos envenenados en el medio natural, aprobada en julio de 2011, a través de un plan de actuaciones.

Dicho plan, han considerado, "debe incluir medidas específicas de vigilancia y prevención en las zonas de mayor impacto, la creación de patrullas especializadas de agentes, apoyadas en patrullas caninas- o la aplicación de sanciones ejemplarizantes".

Por su parte, la Consejería ha informado a los grupos sobre el estado en el que se encontraban algunos expedientes de graves casos de envenenamientos y el desarrollo de tres protocolos de actuación sobre veneno que se esperan aprobar en los próximos meses.

Fuerte presión sobre el medio natural

Por otro lado, Antídoto ha mantenido un encuentro con diferentes grupos de conservación de la naturaleza de Castilla y León en el que éstos han destacado la cada vez mayor presión que se está ejerciendo en la región sobre el medio ambiente. El problema del uso de cebos envenenados y las desproporcionadas e ineficaces medidas en la lucha contra las poblaciones de topillo campesino, han sido dos de los ejemplos destacados. La reunión ha concluido en un acuerdo para impulsar un mayor esfuerzo y coordinación de las organizaciones conservacionistas para hacer frente a los graves problemas ambientales que afectan a la región.

A través del Programa Antídoto, siete organizaciones ecologistas y conservacionistas trabajan desde hace más de una década contra la grave amenaza que suponen los cebos envenenados en España. Entre estas organizaciones se encuentran las más representativas del movimiento conservacionista español, como Ecologistas en Acción, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), el Fondo para la Conservación del Buitre Negro (BVCF), el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas),la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), el Grupo para la Recuperación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa), la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) y la Sociedad Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (SECEM). A ellas se ha unido a la reunión de Valladolid la Fundación Oso Pardo (FOP).

« Ver más noticias