Huesca

El sarrio pirenaico y el rebeco cantábrico, en el Centro de Ciencias de Benasque

El Centro de Ciencias Pedro Pascual de Benasque acogía la primera reunión sobre el sarrio pirenaico y el rebeco cantábrico. Alrededor de cincuenta especialistas en la materia, entre investigadores, cazadores o naturalistas, procedentes de España, Francia y Andorra, se reunían con el objetivo de intercambiar experiencias sobre las dos subespecies españolas de la Rupicabra Pyrenaica.

23/05/2011 | Radio Huesca

Tras el primer encuentro, celebrado en el 2003, y enfocado únicamente en el sarrio del Pirineo Aragonés, Juan Herrero, organizador del congreso y profesor de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Zaragoza, apuntaba a la necesidad de realizar uno a nivel de la península ibérica, incluyendo el rebeco cantábrico.

La primera jornada, básicamente teórica, abordaba temáticas de lo más variadas, desde la gestión, seguimiento de poblaciones, tanto de tipo demográfico como sanitario, pasando por la antropología, la reintroducción del animal en la cordillera cantábrica, o la importancia del sarrio no sólo como recurso natural sino económico dentro de las reservas de caza de algunos municipios.

Herrero comentaba que a estas alturas, “sabemos mucho sobre demografía, y cada vez más sobre el aspecto sanitario, lo que significa, que ahora las decisiones se toman con una base informativa importante”, que redunda en el beneficio del estudio de la especie.

En cuanto a las poblaciones, Herrero explicaba que “las poblaciones están bien y se han recuperado”. Señalaba que en los últimos años, la población del sarrio en el Pirineo oscense se vio afectada por la queratoconjuntivitis, pero en estos momentos tiene un buen estado de salud y de recuperación. Actualmente la población del Pirineo Aragonés se cuantifica en 12.000 cabezas, y se espera alcanzar la cifra de los 15.000.

La primera reunión sobre el sarrio pirenaico y el rebeco cantábrico cifra la población, a nivel nacional, en más de 50.000 ejemplares. El encuentro, contaba también con una parte práctica, en la que los participantes estudiaban y manipulaban cráneos y estructuras óseas de sarrio, visitaban el Museo del Sarrio de Castejón de Sos, y cerraban el congreso con una salida por el Valle de Benasque en compañía de los agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón.

« Ver más noticias