Titulo

Sandra Ramírez Pérez

Esperando la apertura de la veda

A continuación, en este nuevo capítulo pasaremos a resumir los últimos pasos del proyecto hasta la apertura de la veda, momento en el que esperamos poder comprobar la supervivencia final de estas perdices y su comportamiento, comparándolo con el de las perdices autóctonas.

Una vez acabada la fase de adaptación por parte de las perdices adultas tanto de los lotes de un día de edad como de los que se formaron con 2 semanas, y con los voladeros externos acabados, se procedió al anillado y suelta de los individuos supervivientes.

En total se instalaron 8 parques de aclimatación, con la siguiente distribución:

  • Lote 1: 8 pollos procedentes de cría en cautividad.
  • Lote 2: 8 pollos procedentes de cría en cautividad.
  • Lote 3: 4 pollos y un adulto procedentes del segundo experimento.
  • Lote 4: 5 pollos y un adulto procedentes del segundo experimento.
  • Lote 5: 4 pollos y un adulto procedentes del segundo experimento.
  • Lote 6: 4 pollos y un adulto procedentes del primer experimento.
  • Lote 7: 5 pollos y un adulto procedentes del primer experimento.
  • Lote 8: 4 pollos y un adulto procedentes del primer experimento.

Uno de los voladeros a la semana de haberlos soltado dentro. Unos minutos después de la foto se les abrió un pequeño orificio para que pudieran ir entrando y saliendo a su gusto. Tenían 45 días.

Por supuesto todos los pollos proceden del mismo grupo inicial que nos cedió Perdices Percofán y en el momento del traslado a los voladeros tenían 36 días.

Cabe comentar que aunque en nuestro experimento el tamaño de los bandos que se ha soltado en cada voladero ha sido excesivamente bajo debido a los problemas que tuvimos en la primera fase, esperamos que en los próximos años, si somos capaces de superar los problemas con los que nos hemos encontrado en esta ocasión, podamos introducir en cada uno de los voladeros bandos con un mayor número de individuos, haciendo de esta forma que el esfuerzo y trabajo que supone su creación obtengan mayores resultados.

Como podemos ver en total se soltaron en los parques un total de 42 pollos y 6 adultos de los que 41 superaron los 10 días que los tuvimos con los parques totalmente cerrados. La baja se produjo por predación, ya que nos encontramos en una de las esquinas de un parque las piedras movidas, una mínima pero suficiente rotura en la malla y plumas y la anilla de un pollito a unos centímetros de la malla, pero por fuera. Por cómo estaban situadas las piedras que colocamos en esa esquina del parque pensamos que el pollo se quedó atrapado entre ellas y no pudo salir de allí cuando el pedrador hizo aparición, y aunque este hecho es evidentemente negativo nos alegró poder comprobar que aunque encontró una “despensa de alimento” al toparse con el voladero, posteriormente no fue capaz de llevarse ningún otro pollo.

Una vez abiertas las mallas se han realizado visitas periódicas a los voladeros intentando comprobar la situación de los bandos que se soltaron con resultados muy llamativos.

Hasta los 10 ó 12 días después de haber hecho la apertura de las mallas se podían levantar los bandos muy cerca de los voladeros aunque tan sólo en una ocasión pudimos volver a verlos dentro, no se apreciaron apenas bajas. Conforme iban pasando los días y dejamos de suministrar comida y agua era más difícil volver a levantar esos bandos cerca de los voladeros, hasta que a las 3 semanas ya no vimos en ningún bando que fuera claramente identificable como uno de los soltados por nosotros.

Sin embargo, y esto es algo que falta por confirmar cuando llegue la época de caza, sí pudimos comprobar que alguno de los bandos autóctonos que conocíamos de otras visitas había aumentado considerablemente el número de individuos que lo formaban, lo que nos hace pensar que al menos en 3 ó 4 casos los bandos soltados se unieron a bandos de campo.

También se han hecho batidas por los alrededores de los voladeros buscando restos de perdices que hubieran podido ser presa de los zorros, meloncillos… o simplemente que hubieran muerto al no ser capaces de adaptarse al medio y vivir por sí mismas, pero no se encontró ninguno, si exceptuamos el del pollo que murió mientras estaba el voladero cerrado y que hemos comentado anteriormente.


2 semanas después de haberles abierto y después de varias visitas sin poder hacer fotos a los pollos a los que muchas veces levántabamos por allí cerca, por fín un día conseguimos pillar a estos dentro de su voladero bebiendo agua. Tienen 60 días y se puede ver a la madre y dos de los pollitos.

Por tanto, y como hemos venido diciendo, a la espera de la apertura de la época de caza, podemos decir que somos bastante optimistas en cuanto a los resultados de esta segunda parte del proyecto pues si en la primera tuvimos bastantes problemas y bajas, en esta segunda parece que es todo lo contrario.

Evidentemente, de confirmarse que las perdices soltadas se han unido a bandos autóctonos, podríamos decir que ha sido un éxito, pues parece lógico pensar que desde el mes de Julio en que todo esto pasó, hasta mediados de Octubre, cuando comience la época de caza, las perdices soltadas habrán tenido tiempo más que suficiente para coger una óptima forma física y hayan podido aprender los hábitos y costumbres de las autóctonas, lo que haría que su comportamiento tanto en la época de caza como de cría fuera el deseado.

 

 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC