Sandra Ramírez Pérez

Justificación del Proyecto

Son muchas y contrapuestas las opiniones que de un tiempo a esta parte se vienen vertiendo sobre la repoblación de Perdiz Roja. Debido a este amplio abanico de información, procedente en su mayor parte de la experiencia popular, hemos querido, desde una humilde pretensión, realizar un estudio, planteado correctamente desde el punto de vista experimental, que establezca unas bases sólidas sobre las que poder seguir investigando en un futuro.

La idea del proyecto surgió hace aproximadamente un año; sabíamos que el tema a tratar serían las perdices, pero aún no teníamos marcado ningún camino. Sin embargo no nos hizo falta nada más que echar un vistazo a nuestro alrededor y observar qué tema del mundo de la perdiz suscitaba más controversia; es entonces cuando pensamos en repoblación.

Las razones que justifican nuestro estudio son más que poderosas. Sería de locos cerrar los ojos ante la problemática que rodea a la perdiz roja y que ha supuesto un descenso más que notable de la población autóctona en España, descenso que ha sido propiciado por la enorme modificación de nuestros campos como consecuencia, entre otras causas, del cambio climático, la intensificación y mecanización de la agricultura, el uso abusivo de productos químicos, la pérdida de zonas de gran diversidad biológica y el abandono de cultivos tradicionales.

Por todo esto se considera totalmente necesaria la adopción de una serie de medidas para tratar de paliar la situación anteriormente descrita. Entre estas medidas sobresale notablemente la repoblación con Perdiz Roja procedente de granjas especializadas; una medida que, si bien antes era impensable por innecesaria, hoy día se está convirtiendo en una de las más populares entre los gestores de cotos privados de caza.

Hasta el momento se han venido realizando diversos estudios en este sentido, intentando determinar aquellos factores que influyen, de una u otra manera, en el éxito de estas repoblaciones. Sin embargo, nosotros pretendemos abrir una nueva vía en el campo de la repoblación donde sea posible desechar por completo esa leyenda urbana que tantas veces hemos escuchado entre los cazadores y que habla de la baja calidad cinegética de las perdices de granja (de todos es conocida la frase “parecen gallinas más que perdices”).

Para ello, el estudio se basa en la adopción por parte de perdiz hembra, perdiz macho y gallina americana de pollos de perdiz de 1 día, y en la comparación de estos pollos, 6 semanas después, con pollos que han seguido un proceso de cría similar al de las granjas. Las fases proyectadas son varias y en cada una de ellas estudiaremos la variación de la supervivencia con la edad, el crecimiento, el efecto del padre, la predación, etc., para finalmente poder concluir si la alta mortalidad que se produce en el manejo de pollos de 1 día, en comparación con el manejo de perdices de 3 meses, compensa la supuesta mayor calidad cinegética de la perdiz obtenida (hay que tener en cuenta que dicha perdiz se ha criado acompañada de un padre o una madre del que copiar el comportamiento, y podrán soltarse en el campo con anterioridad frente a los criados en cautividad) o si por el contrario, la diferencia entre éstas perdices y las de 3 meses procedentes de granja es tan imperceptible que no merece la pena la mayor mortalidad que acontece en los primeros días del pollo.

Desde nuestro proyecto esperamos poder obtener resultados reveladores y, sobre todo, intentaremos saber resaltar los aspectos positivos de la repoblación de Perdiz Roja, entendida siempre como medida de gestión en combinación con otras muchas, y fundamentalmente destinada a ofrecer una alternativa, nunca a sustituir lo natural.

 

Agradecimientos

Antes de comenzar a describir los pasos que hemos ido siguiendo a lo largo del proyecto, queremos dar las gracias a la Federación Andaluza de Caza, con D. Carlos Astorga a la cabeza por contribuir financieramente en la ejecución del proyecto, a Perdices Percofán, con D. José Miguel Trujillo y D. Francisco Jiménez, por haber cedido desinteresadamente tanto las perdices adultas como los perdigones, y a la Escuela de Caza de la Real Federación Española, personalizada en D. José Luís Garrido y D. Rafael Lurueña, sin cuya ayuda nos hubiera sido imposible llevar todo esto a cabo.

Del mismo modo agradecemos a D. Emiliano de Pedro Sanz y D. Pedro González Redondo, director y codirector del proyecto, todos los esfuerzos que están haciendo para intentar solventar todas aquellas dudas y cuestiones que a lo largo de su ejecución están apareciendo. Muchísimas gracias a todos.

 

Objetivos y Planteamiento del Proyecto

Como se comentó anteriormente, el proyecto trata de determinar si es factible establecer bandos familiares formados por un adulto y un grupo de perdigones que se criasen juntos desde el primer día de vida de los perdigones, y que una vez soltados en el campo tuviesen una mejor adaptación al medio, haciendo que el nivel de supervivencia, comportamiento y calidad cinegética fueran mejores que con las repoblaciones tradicionales, en las que se sueltan únicamente ejemplares de 3 ó 4 meses sin adultos que hicieran las veces de padres.

Para ello se proyectaron 3 fases principales:

1.- En la primera de ellas se construyeron unos pequeños habitáculos en un lugar cerrado, constituyendo así la Nave de Cría, destinados a cobijar primeramente a los individuos adultos y una semana después a los pollitos de 1 día, tanto unos como otros procedentes de granja. Cada uno de los habitáculos se destinó a un lote distinto, a los cuales se les aportó lógicamente agua y comida.

2.- En la segunda, se trasladarán estas unidades familiares, con unas 5 semanas de vida y previamente anilladas, a unos parques de aclimatación externos, construidos a tal efecto y distribuidos por toda la superficie del coto, de forma que la adaptación a las condiciones definitivas de vida sea paulatina. En estos parques igualmente dispondrán de una zona de sombra, comida y agua.

3.- En la tercera y última fase, se les abrirá un pequeño hueco en la malla con el objeto de propiciar la salida y entrada del parque durante un tiempo, para finalmente cerrarles el habitáculo definitivamente obligándoles a permanecer en el exterior. A partir de estos momentos se les hará un seguimiento de forma que podamos determinar aproximadamente las bajas que hemos tenido y observar su comportamiento y adaptación al medio natural.

Antes de comenzar con la exposición de los experimentos que se realizaron nos gustaría comentar que a pesar de que a lo largo de todo el artículo se haga mención al termino “repoblación”, en realidad se trata de hacer el estudio sobre un “reforzamiento” de la población existente de perdiz roja, pues como ocurre en la mayoría de nuestros campos aunque las densidades se han visto muy mermadas en estos últimos tiempos no han llegado a la desaparición.

Y una vez aclarado este matiz, en próximas entregas pasaremos a describir y analizar brevemente cada uno de los pasos y experimentos realizados.

 

 

 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC