Volver al índice

 

 
Las gachas picantes de Juan
Enviado por Juan Baena 
   
  Ingredientes (para 6 personas):
Para 6 Personas
1 Kg de Harina de trigo
1/2 Kg de pimientos verdes tiernos
4 Picantes verdes tiernos
2 Dientes de ajo
4 Pimientos rojos secos
2 Picantes rojos secos
1 Decilitro de aceite de oliva
Agua
Sal
 
Elaboración:
En una cacerola se ponen 2 Lt de agua a calentar, añadir sal al gusto.
Mientras tanto se pone una sartén con el aceite en otro fuego, se frien los pimientos y picantes verdes, habiendole cortado el rabo desde su nacimiento y cortados en cuartos.
Una vez fritos se añaden al agua de la cacerola, dejando el aceite restante en la sartén.
Se limpian los picantes y los pimientos secos reservando las semillas.
Se frien los pimientos, los picantes y los ajos (cuidado que no se quemen), se pasan por la batidora añadiendole un poco de agua de la cacerola para hacer la salsa mas fina, y se añade todo al caldo.
Se frien las semillas y se añaden también al caldo con la mitad del aceite de la sartén. Dejar hervir durante 3/4 de hora.

En otra sartén mas grande se echa el aceite que sobró de freir los ingredientes del caldo, 3 litros de agua y sal, se pone a calentar. Cuando está a punto de hervir (ni hirviendo ni mucho mas fria), se empieza a añadir harina (primero en poca cantidad y espolvoreada sobre el agua) y sin parar de remover hasta conseguir una pasta homogenea. Esta operación debe hacerse con una cuchara de madera o almenos asi lo hacia mi abuela, aunque yo lo hago con una batidora de masas que se trabaja menos y no salen grumos de harina. La masa debe espesarse al gusto y no te preocupes si notas que algo se pega en el fondo de la saltén, lo pegaillo está mas güeno.
Una vez terminadas las gachas se le echa el caldo bien caliente encima, se le dá una cuchara a cada comensal y cucharada y paso atras.
El vino es importante para suavizar el efecto del picante.
Que aproveche.
 
 

 

Escaparate cinegético Ver más

Yukon Photon RT: Nueva línea del visor récord en ventas
Recicla tu trípode
Pulsar Digiforce, más que un nocturno