La historia de Solenco, de Miguel Rosillo Fairén

Dentro de la especie humana están los buenos, los regulares y los malos. Esto, que puede parecer una perogrullada, parece que se olvida con más frecuencia de lo que debería ser saludable para el correcto funcionamiento de la sociedad. Sólo por sus actos se reconocen a unos y a otros, por lo que siempre hay que estar muy atento a la forma en que se comportan las personas que por distintas causas pasan por nuestra vida, como familiares, amigos o conocidos.

Que la vida no es justa es una verdad aplastante y es algo terrible. El único consuelo de que tantas personas malvadas destrocen la vida de inocentes, mientras ellos mueren cómodamente rodeados de cosas que no les pertenecen, es algo que sólo la religión puede consolar, ya que, como dijo el Nazareno, el día de la cosecha la mies se recogerá y las malas hierbas irán al fuego.

En el mundo de la caza se encuentran los buenos, regulares y malos. Al ser la actividad cinegética cuestionable por la mayoría de la sociedad, se debe intentar, dentro de lo difícil, explicar que la caza es necesaria para la naturaleza.

Esta novela trata precisamente de un buen cazador que por circunstancias de la vida no tuvo la suerte que se hubiese merecido, pero que se fue de este mundo con la cabeza bien alta.

Miguel Rosillo Fairén nació en Zaragoza en el año 1971, aunque ahora vive en Madrid. El fin y el principio es su primera novela. Anteriormente escribió La sierra en el horizonte, publicada en 2010.

Ha colaborado como articulista en la revista Trofeo Caza y Conservación, donde también se han publicado sus cuadros al óleo y sus dibujos a lápiz y a carboncillo, así como en la revista Jara y Sedal.


ISBN: 978-84-9946-504-3
P.V.P: 20
Número de páginas: 256
Para + info contacta a: comunicacion@edicionpersonal.com
C/Vergara, 6, 1ºA
Tlf: 915 592628
www.edicionpersonal.com