Domingo Pérez, gerente de Dopecaza

«Pediría al cazador actual unión, solidaridad y respeto»

Hablamos con Domingo Pérez, gerente de Dopecaza. Nacido hace 28 años en Fregenal de la Sierra, Badajoz, ocupa su tiempo actualmente en Horcajo de los Montes, Ciudad Real, donde tiene su sede la empresa que dirige. Además de la caza, sus principales aficiones son los caballos y todos los deportes relacionados con la naturaleza.

Carlos Casilda

—¿De dónde te viene tu afición cinegética?

—Mi afición cinegética desciende de una familia de cazadores, bisabuelos, abuelos, padres y tíos. Siendo el principal inculcador mi padre, que desde muy pequeñito ya me estaba enseñando cómo se llamaban y qué comportamiento tenían cada especie caza.

—¿Recuerdas tus primeras salidas al campo como morralero y cazador? ¿Cómo eran?

—Sí, recuerdo las primeras salidas al campo, con tan sólo seis años acompañaba a todos ellos cazando. Con los perros, y una garrota que me hicieron a propósito para los conejos que veía encamados. Despertando desde niño mi interés Cinegético por las modalidades como el conejo con perros en caza menor y los jabalíes con perros en batida en la caza mayor.

—La caza mayor apasiona… ¿Con qué modalidad te quedas?

—La modalidad que más me apasiona en la caza mayor es la caza del jabalí con perros en gancho/batida o monterías. Pues mi padre ha tenido siempre rehalas, acompañándole desde los siete años. Cuando tenía once años corría más que los perros para llegar a los agarres de los jabalíes. Teniendo con estos más de un susto en varias ocasiones.

—¿Cuál es tu especie de caza mayor favorita?

—La especie de caza mayor que más me gusta sin duda es el jabalí.

—¿Y también practicas la menor?

—Sí, también practico la menor. Aunque ya no es como antes, porque la población de conejos se ha venido abajo en mi zona natal, y las perchas de perdiz que antes conseguía ahora brillan por su ausencia.

—Volviendo a la caza mayor… En tu opinión, ¿qué cualidades debe poseer un buen montero? ¿Y un buen organizador de monterías?

—Para mí, las diferentes cualidades que debe poseer un buen montero es que debe conocer toda la caza y el campo a la perfección. Respetando siempre las especies protegidas, y a las que a nuestro juicio no tengan un buen trofeo hay que dejarlas pasar. Sólo con ver el trabajo realizado por los perros en la montería, y la naturaleza, el montero debe de ser ya feliz. Igualmente, el montero no debe ser avaricioso y dejar cumplir la caza en los puestos.
Y con respecto a ser un buen orgánico, pienso que tiene que empezar a ser un buen cazador, conocer el campo y las querencias de las reses perfectamente para que los puestos tengan éxito. Después, en el tema empresarial, ser muy serio, dejarse de favoritismos y que todo el mundo en su orgánica sea igual.

—¿Te consideras ambicioso o piensas que lo verdaderamente importante es el lance?

—No soy una persona ambiciosa para la caza, como he dicho anteriormente lo más importante es el lance. Dejando pasar la mayoría de las piezas cuando estoy en el puesto.

—Actualmente diriges DOPECAZA. ¿Qué modalidades podéis ofrecer al cazador?

—Tenemos una oferta muy amplia y variada de actividades. Modalidades en sí, tenemos todas las que un cazador en España nos pueda demandar, desde tiradas hasta monterías, pasando por todo tipo de recechos y aguardos. Además, nos movemos por casi todo el territorio nacional, por lo que es bastante fácil contratar algún servicio con nosotros.

—Dices que también ofertáis recechos y que el plato fuerte es el venado pero, además de éste, ¿cubrís cualquier demanda de cualquier otra especie cinegética de nuestro país?

—Sí, como os decía, cubrimos la demanda de todas las especies cinegéticas de nuestro país, con cualquier especie tanto de mayor como de menor.

—Según los últimos acontecimientos, la participación de las rehalas en las monterías de la próxima temporada es más que dudosa. ¿Están en peligro las monterías? ¿Crees que el Gobierno debe recular? ¿De qué manera?

—Realmente pienso que sí están en peligro las monterías. No la caza, porque quizás se siga cazando de otras formas. Con lo cual, la tradición de la Montería Española perdería mucho, por no decir que se perdería completamente, dado que la verdadera esencia de la montería, quieran verlo o no, son las rehalas. Creo que el Gobierno debe recular, porque los 20 o 30 días que salga en fines de semana un modesto rehalero a cazar con sus perros no tiene porqué ser autónomo, no considerarse actividad lucrativa o económica. Realmente y mirando a los siete meses restantes que los perros se encuentran en la perrera, generando únicamente costes, al final el balance siempre sale negativo. Es más, el verdadero rehalero caza y ha cazado por afición y deporte, nunca por negocio, porque realmente éste no existe.

—Queda un último cartucho para las rehalas en Madrid. ¿Qué le dirías al colectivo?

—Qué decirle al colectivo de las rehalas, al cual pertenezco. Que debemos responder todos nosotros ese día en Madrid, porque se trata de nuestra supervivencia, como rehalero y como cazador, dado que de ello depende la supervivencia de la Tradicional Montería Española.

—Como joven organizador, ¿cómo ves el relevo generacional en la caza?

—El relevo generacional en la caza lo veo bien. Como siempre, se van incorporando nuevos aficionados, por lo cual los demás cazadores debemos ir inculcándole los valores de el respeto por la caza y la naturaleza. No tendría que ser así si comenzasen como muchos de nosotros desde pequeños, ya que de una manera o de otra esos valores los hemos aprendido a fuerza de corazón de nuestros mayores.

—¿Cuál es la situación actual del mundo de la caza en general?

—Desde mi punto de vista, la caza mayor goza de muy buena salud. Las especies se mantienen gracias a las fincas que cada vez se administran mejor. Consiguiendo éstas, a su vez, mejores trofeos para los cazadores. Otro gallo canta para la menor que, aún así, en los cotos donde se realiza una laboriosa y cuidada gestión se encuentra en abundancia, no siendo así por norma general en el resto de terrenos.

—Para finalizar, ¿aconsejarías o pedirías algo al cazador actual?

—Siento ser pesado y, como he dicho anteriormente, pediría al cazador actual un poco de unión, de solidaridad con el resto de modalidades, con sus problemas y con sus avatares. Y sobre todo le pediría al que comienza y al que lleva toda la vida en este noble arte que respete a la caza, la naturaleza y a los compañeros. Una brizna más de prudencia y una gran muestra de respeto, ese respeto que nos convierte en caballeros, en hombres que se visten por los pies.
Se evitarían accidentes, se ganarían amistades y la caza, la naturaleza y los cazadores saldríamos ganando. RESPETO.

 

En el número de junio:

  • Tur de Dagestán en Azerbaiyán
  • Historias de la caza de patos por esos mundos
  • El armero: 270 Wby v. 270 WSM
  • África: todo sobre el búfalo cafre y la caza de los viejos machos