Juan Miguel Grau Badet, cazador y destacado tirador de precisión

«La mayoría de los tiradores de precisión no son cazadores pero tienen una buena opinión sobre la caza»

 

En el Número de Agosto:

  • La liebre del piornal y la perdiz pardilla. Pelayo Acevedo y Oscar Rodríguez
  • Especial media veda. Varios autores
  • XIII Premios Trofeo. José Ignacio Ñudi
  • Monteando con Miguel Ángel Sánchez. Agustín Pérez-Minguez
  • Entrevista a Juan Miguel Grau Badet. Isabel de Quintanilla
  • Genética y certificación de la calidad cinegética. Javier Pérez y Juan Carranza
  • La nueva PAC. Luis Fernando Villanueva
  • Fernando Martín de la Parra. José Luis Rodríguez
  • Monterías: Cuando la sierra se agosta Emilio Jiménez/P. Castejón
  • Cacería vikinga. Marqués de Laula
  • El calibre 16. Juan F. París
  • Armas de caza Heym.  J.F.P.
  • Nuevo Rifle Remington 700 Alaskan Titanium. J.F.P
  • Jagdterrier: Un fiero y pequeño todoterreno. Alberto Silvosa Ruiz
  • Un nuevo cachorro (I) Juan José García Estévez
  • Cazadores y buitres. Ramón J. Soria
  • Los vegetales. Eduardo Coca Vita
  • Más de campo que una liebre. Tico Medina
  • El cambio. Mariano Aguayo

Juan Grau es un conocido y excelente tirador de precisión, que atesora un gran número de medallas. Pero también, y sobre todo, es un magnífico cazador.

Por Isabel de Quintanilla

Antes de iniciar formalmente la entrevista, Juan Grau se deja caer con estas palabras: «Es difícil comparar la caza con el tiro, una modalidad con la otra, ya que con los rifles de precisión sólo tienes que agujerear un papel; con los de caza, calibres más grandes, es más difícil conseguir precisión y efectividad».

—O sea, Juan, que si fallas con el papel y no lo agujereas, no pasa nada, ¡pero si fallas con el elefante...!

Juan Grau Badet es un hombre jovial, de buen carácter, siempre abierto al diálogo, que se ríe abiertamente ante mi inesperado comentario. Contesta siempre con una sonrisa antes que con la palabra, lo cual te da pie para hacer alguna broma pues no es tan fácil hilvanar una entrevista, mitad caza, mitad tiro olímpico; pero Juan allana las dificultades y contesta generosamente, aunque como es hombre comedido, sus respuestas son escuetas, pero concluyentes.

—Bueno, si no aciertas a agujerear el papel, sí que pasa, ¡que te quedas sin medalla!; pero si fallas con el rifle de caza mayor y no le das bien al elefante, ¡tú sí que sabes lo que puede pasar!


En las fotos, Juan Grau con dos emblemáticos trofeos africanos, un kudu y un elefante, que abatió recientemente en compañía de Sánchez-Ariño.

—¿Cuándo empezaste a cazar?

—Apenas contaba catorce años.

—¿Y cuándo empezaste en la especialidad de tiro de precisión?

—Llevo desde los dieciocho años practicando varias modalidades.

—¿Cuál ha sido la pieza de caza mayor más importante que has cazado?

—Un elefante el pasado mes de mayo, con tu marido en Botswana. Fue una experiencia única, increíble. Se cumplió la gran ilusión de mi vida.

—Dentro de la especialidad de tiro de precisión, ¿cuál es tu categoría?

—Estoy catalogado en Primera Categoría.

—¿Qué puedes decir sobre el tiro olímpico y su evolución en la actualidad?

—Es evidente que el tiro olímpico está evolucionando y además positivamente. Estamos dando un gran impulso a este deporte y así lo demuestra que hay mujeres como María Quintanal que ganó una medalla de plata en doble trap en los Juegos Olímpicos de Atenas o Fátima Gálvez, que se proclamó Campeona del Mundo junior de Foso Olímpico en 2005. También los resultados obtenidos en las primeras competiciones internacionales en 2006 fueron óptimos. Estamos avanzando y mucho.

Los rifles de competición normalmente son de calibres más pequeños y muy precisos, mientras que los de caza, de calibres más grandes con diferentes puntas para cada modalidad cinegética, buscan sobre todo efectividad y contundencia, pero eso no quita que tengan la suficiente precisión.

—¿Qué hay que hacer o qué cualidades hay que tener para ser tirador olímpico?

—Hay que tener autocontrol, responsabilidad, estar muy concentrado, pero ante todo, un gran equilibrio físico y mental.

—¿Hay riesgo?

—No, no es un deporte de riesgo: la siniestralidad del deporte del tiro es de las más bajas por lo que puede tener varias vertientes y acoger muchas edades, incluso a personas mayores.

—Quizás sea que hay mucho desconocimiento hacia este deporte, que es uno de los más antiguos que existen en el programa olímpico, ¿no?

Sí, así es. Es el deporte más antiguo en el programa olímpico como bien dices y también es verdad que es un tanto desconocido.

—¿Qué armas tienes, tanto para caza como para el tiro de precisión?

—Para el tiro de precisión tengo en calibre .22 un Anschutz, un Brno, FN y Hämmerly. En calibres más grandes, de 6 a 8 mm., un Blaser .308 Win., 6mm Norma BR, 6mm PPC, y para la caza tengo un HK, un Sauer 202 en calibres .30-06, .300 Win. Mag, .375 H&H Mag. y .416 Remington Magnum.

—¿Quién «nació» antes, Juan Grau cazador o Juan Grau tirador de élite?

—Al mundo llegó antes Juan Cazador.

—¿Cómo se ve la caza entre la élite del tiro? Es decir, entre los cazadores de élite, de precisión, ¿qué se dice de los cazadores? Puede que también ellos sean cazadores...

—No, la mayoría no son cazadores pero tienen una buena opinión sobre la caza.

—¿Tus preferencias cinegéticas?

—Recechos y perdiz a mano. Aparte de los safaris, pero éstos son otra cosa muy especial.

—Tu última experiencia cinegética.

—Un safari en Tanzania el pasado mes de agosto con búfalos, kudu, sable, hipopótamo, ñu, impala, etcétera, y muchas otras piezas.

—¿Cuáles son tus impresiones sobre estos dos deportes, la caza y el tiro?

—Que en la caza la gestión de las autoridades pertinentes es muy deficiente, poniendo muchas pegas ya que la mayoría de los señores de la administración no son ni aficionados ni expertos, siendo así muy difícil que funcione.

—¿Qué consejos darías a los cazadores para que lleguen a tirar bien?

—Que tengan paciencia y no pierdan la ilusión esperando que vengan tiempos mejores.

—¿Tus calibres preferidos?

—El .30-06 y .300 Win. Mag., y para caza mayor africana el .375 H&H Mag. y el .416Rigby

—¿A qué precisión máxima puede aspirar un rifle de caza respecto a los de competición?

—Es difícil la comparación ya que los rifles de competición normalmente son calibres más pequeños —porque solamente tienen que agujerear el papel— y muy precisos, mientras que los de caza, de calibres más grandes con diferentes puntas para cada modalidad cinegética, buscan sobre todo efectividad y contundencia, pero eso no quita que tengan la suficiente precisión.

—¿Puedes contarme alguna anécdota cinegética?

—Una vez fuimos de montería a Jaén con tanta ilusión que nos olvidarnos lo más importante. Teníamos que cargar con todo el equipaje y la munición y nos fuimos dejándonos los rifles en la caja fuerte... no nos dimos cuenta hasta llegar a la montería. Otra vez, cazando perdices en la provincia de Tarragona, con mucho viento, de repente nos salieron 14 jabalíes con la suerte de que no nos arrollaran a mi perro bretón, llamado Tro, ni a mí mismo. Fue una gran sorpresa como puedes imaginar. ¡Jabalíes en lugar de perdices! Los que llevamos años cazando tenemos muchas anécdotas que contar.

Desde luego que sí: muchas anécdotas, muchas vivencias y muchos trofeos, como los que ha conseguido Juan Grau que tiene 25 medallas de oro y otras tantas de plata y bronce. Tira en la modalidad Stock, con rifle de repetición Stock; carabina BR-50 Stock Varmint Ligero.