En Profundidad

Visión nocturna integrada en automóviles

Evita que un jabalí destroce tu coche

La visión nocturna adaptada a los automóviles es lo último en materia de seguridad vial. ¿Podría ser el futuro para evitar accidentes con fauna?

CdC

30/07/2018

2129 lecturas

Visión nocturna en automóviles

La seguridad es uno de los principales aspectos que se tienen en cuenta a la hora de desarrollar un coche.

Los sistemas de visión nocturna han ido evolucionando día a día, no sólo en el sector cinegético sino también dentro del sector automovilístico. Con la implementación y perfeccionamiento de estos sistemas en los automóviles se pretende lograr una mayor seguridad en la conducción nocturna, asegurando una buena visibilidad en condiciones adversas.

El funcionamiento

Su correcto funcionamiento requiere la instalación de una cámara de infrarrojos, o en otros casos termográfica, ubicada en el frontal del coche que permite la detección de seres vivos —animales y personas— en condiciones de baja visibilidad.

El sistema garantiza la localización a una distancia de hasta 200-250 metros, más allá del alcance de las luces de carretera, y refleja la visualización del sujeto en el cuadro de instrumentos digital, dentro del campo de visión principal del conductor.

Informe sobre accidentes con fauna

Un informe de la RACC, encargado por el Ministerio del Interior y la Dirección General de Tráfico, para dimensionar el problema de los accidentes de tráfico en los que se ven involucrados animales, domésticos o silvestres, arroja datos sobre el número de animales retirados de nuestras carreteras al día, unos mil.

El jabalí es el animal que más accidentes causa (31%), seguido del corzo

Entre los animales silvestres, el jabalí es el animal que más accidentes causa (31%), seguido del corzo, siendo el perro, el animal doméstico que más riesgo genera en las carreteras (23,7%). Mientras que zorros, aves diversas y cérvidos en general son los que más deambulan por las carreteras.

A su vez es importante indicar que la mayoría de los accidentes con resultado de víctimas mortales o graves en los que se ve involucrado un animal, el daño sobre los ocupantes se produce por maniobras evasivas realizadas por el propio conductor, más que por el propio impacto directo con el animal causante de la misma.

Más artículos En Profundidad