En Profundidad

El hilo que explica qué hay detrás de los furtivos devorados por leones

Xavier Aldekoa lo argumenta en su perfil de Twitter

Tras saltar a los medios de comunicación la noticia de que varios furtivos habían sido devorados por un grupo de leones, un periodista especializado en temáticas africanas crea un hilo en su perfil de Twitter, que se hace viral, para explicar qué hay detrás del furtivismo de rinocerontes en África.

CdC

12/07/2018

5127 lecturas

Rinoceronte
Foto: Brent Stirton.

Xavier Aldekoa es un periodista catalán especializado en temáticas africanas, cofundador de la revista 5W y de la productora social independiente Muzugu, y que además trabaja como corresponsal en África para varios medios de comunicación.

El pasado 9 de julio, el periodista quiso aclarar y matizar algunos detalles respecto al furtivismo de rinocerontes, en su perfil de Twitter, donde escribió sobre el tema creando un hilo de opinión, tratando de explicar la situación que se vive en África y el entramado de mafias que, junto a la pobreza, llevan a esas personas a cometer tales crueldades.

Contexto

Cabo Oriental, provincia donde los leones se comieron a los furtivos, es la más pobre del país sudafricano. El 76% de la población vive en la pobreza y un tercio depende de la ayuda del gobierno.

En época colonial fue una de las zonas donde confiscaron más tierras a los nativos.

Los furtivos, de los que se encontraron sus restos, no disponían de grandes medios, entraron a pie en la reserva de Sabuya, que ocupa unos 30 kilómetros cuadrados, con pan en la mochila, para seguir durante días a los rinos.

Un cuerno de rinoceronte en el mercado negro se vende por un millón de euros, las familias de los cazadores se quedan con 3.500 euros

¿A dónde quiere llegar Aldekoa con esto?

Xavier no quería defender ni justificar en ningún momento a los furtivos, «son tipos sin escrúpulos, capaces de cortar el cuerno a un rinoceronte vivo o disparar a la cría para matar a la madre que no la abandona. Quería centrar el foco en las «mafias internacionales y políticos corruptos, sociedades que consumen sin escrúpulos y la pasta».

Cuando se conoció la noticia de los furtivos que habían sido devorados por leones en Sudáfrica, la reacción de la gente fue la esperada: «karma», «merecido».

Pero su intención es dejar claro que los africanos sólo hacen el trabajo sucio. Se trata de ser consciente de que los que van a cortarle el cuerno al rinoceronte son hombres sin recursos y fáciles de reemplazar en caso de mueran o les detengan.

La recompensa, si consiguen el cuerno, son 3.500 euros. ¡Un fortuna para estas familias!, pero nada comparado con el millón de euros por el que los peces gordos pueden vender un cuerno de unos diez kilos en el mercado negro.

Estas poderosas mafias, provenientes de Vietnam y China, principalmente, son quienes motivan a perpetuar semejantes masacres.

Pero no es cuestión de defender ni de culpar a quién hace qué.

«Algunos aplaudimos cuando los desgraciados pagan con sangre y son despedazados por leones, pero el negocio sigue, y los de arriba nunca pagan», expone Aldekoa.

Datos devastadores

El 80% de los rinocerontes del mundo viven en Sudáfrica, y las mafias y los furtivos están llevando a cabo una completa masacre, porque en Asia se cree que el cuerno de rinoceronte cura el cáncer o da vigor sexual.

Y comienza el «boom» elevando la venta en el mercado negro, el valor de los cuernos y prospera la especialización en la materia, contando con mejores equipos como armas pesadas, lentes de visión nocturna, helicópteros e incluso cuentan con la ayuda de autoridades corruptas.

Cuanto más pese el cuerno, más dinero ganan. Como la base del cuerno es más grande y es lo que más pesa, los furtivos les cortan media cara.

Fruto de esta situación, se matan tres rinocerontes al día desde hace cinco años. Al final, más de mil al año.

Con estas cifras se calcula que para 2020 los rinocerontes se habrán extinguido.

Rinoceronte
Estas son las cifras anuales de rinocerontes abatidos por furtivos en Sudáfrica en la última década. Quedan 20.000.