Volver al índice

Encuentro en Madrid
30 de diciembre de 2006

 

El pasado 30 de diciembre nos reunimos en Madrid, como se había anunciado, un grupo de amigos del Club de Caza en una de nuestras «sedes» más habituales, el bar-restaurante El Torreno, sito al final de la castiza calle de Alcalá.

Allí nos reunimos para celebrar el final del año 2006, comentar los avatares cinegéticos acaecidos, las ilusiones cumplidas y las que no lo han sido —que de todo ha habido, como en la evangélica Viña del Señor…—, Almudena, Esperero, Hauself, Kodiak, Rayón, Sarasketa y SetterdeArofer, ante unas jarras de cerveza, las últimas botellas que Vitivinícola Fragenquer atentamente envió desde Guara para estos encuentros en Madrid y algunos entrantes sólidos que ayudaran a trasegar tan exquisita bebida.

Entre los comentarios, chanzas, historias para no dormir —de la risa…— y cuentos venatorios, tenemos que destacar un acontecimiento, real como la vida misma, que ha sido recogido en la prensa local de Guadalajara y que tiene por protagonista a nuestro compañero Esperero: el pasado 16 de diciembre, sábado, se celebró una montería en Establés (Guadalajara), que fue oportunamente anunciada en el portal de la web, y que organizaba, con otro socio, el propio Esperero. Pues bien, esa montería se saldó con SETENTA Y OCHO COCHINOS COBRADOS, que «¡manda webs!», para 82 puestos e interviniendo 18 rehalas. Vamos ¡una fiesta por todo lo alto! —hubo un puesto que cobró 11 cochinos…—. Muchos nos tiraremos de los pocos pelos que nos quedan por no haber acudido a este evento, pero nos promete el bueno de Esperero que el próximo año, ¡más!, así que habrá que estar atento a esta convocatoria en Establés.

Por otro lado, hay también que destacar el detalle de las revistas FEDERCAZA y TROFEO que tuvieron la atención de obsequiarnos con algunos ejemplares de su próximo número de enero, siempre en su línea de atenciones y detalles hacia los amigos de este Club de Caza, como ya se demostró en Guara, y desde luego gracias también al buen hacer de nuestro amigo Kodiak, auténtico factótum del Club para todo lo que sea menester —excepto para conseguir gambas o langostinos a precio asequible, según quejas que nos llegan del levante español…—. 

Y en esta misma línea de atenciones, el propio establecimiento antes mencionado, donde nos reunimos a hablar de caza, nos regaló unos llaveros y carteritas de propaganda, por ver si cunde el ejemplo de estos encuentros y aumenta en número de concurrentes… Y a eso quería ir, para terminar esta crónica y antes de desearos muy feliz año 2007, tanto en lo personal como en lo cinegético —aunque nuestro año empiece en octubre y termine en febrero…—. Tenemos que procurar acudir a estos encuentros que, de verdad, os aseguro que resultan de lo más agradable y gratificante, porque no somos proscritos ni pertenecemos a secta alguna, hermandad, cofradía, logia ni sociedad secreta: SOMOS CAZADORES, y a mucha honra, y tenemos el derecho —y casi hasta la obligación— de darnos a conocer, reunirnos para hablar de nuestras experiencias cinegéticas, trufadas de las exageraciones propias del oficio… pero desde luego sinceras y fuera de ningún complejo.

Si nos conociéramos mejor, si compartiéramos más y discutiéramos menos, si, parafraseando al poeta, no despreciáramos cuanto ignoramos acerca de modalidades de caza que a lo mejor no hemos practicado nunca y que atacamos con más saña que nuestros detractores, los ecologistas radikales —sí, con k de antikaza—, seguramente haríamos bastante en favor de nuestra afición.

Bueno, termino este rollo, pidiendo disculpas por dar consejos, cosa que jamás debe hacerse, pero me piden que redacte esta crónica y lo hago a mi manera. Un abrazo, compañeros y Feliz Año 2007.

Sarasketa

 

 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC