En esta ocasión, sin ser un encuentro de larga duración, nos dimos cita en el restaurante Tres Caminos a las 7:30 de la mañana, para celebrar una de las batidas que Club Caza pone a disposición de aquellos foreros que se aventuren a cazar en los Pirineos.

Allí se reunieron Donai, Jaroa, Caucho, Adarg, Salva, Jumber, Homo Pyrenaicus, Jaume, Jauleku, Ohian, Padrillo, Enrique, Armando, Torrea, Sillde, Lafoz, Pepino, Fragenquer, Alga y Valhalla.

Tras un buen desayuno, se procedió a explicar la batida, las normas y las armadas, y en un momento ya nos encontrábamos en el monte, con los puestos bien organizados y con todo el mundo colocado.

Partiendo de la base de que siempre hay cosas que se pueden mejorar y que según se conozca el coto se irán mejorando, estamos muy contentos por el resultado y desarrollo de esta batida, no pudiendo ser de otra manera cuando de los 56 puestos de la cacería, a tan solo 9 de ellos no les entró caza y, aunque éstos no vieran nada, sí que fueron partícipes, como todos, del magno concierto que todos pudimos escuchar el sábado, desde la obertura al cierre, una amalgama de carreras, ladras y jaleos de los resacadores a sus preciados canes, solo interrumpidos por los numerosos disparos que amartillaban el tempo de la misma.

Esto nos mantuvo a todos en vilo durante más de 4 horas y la verdad que a todos se nos hizo intenso y corto. Los jabalíes fallados ganaron por goleada a los más de 30 alcanzados, de los que se lograron cobrar 21, destacando los 40 tiros entre 2 puestos que lograron cobrar 6 jabalíes entre ambos y el hat-trick de nuestro compañero Enrique, que en esta ocasión en lugar de resacar, ocupaba un puesto de responsabilidad y de veras que cumplió con creces.

Agradecer el esfuerzo de todos los resacadores que a pesar de la sequedad del terreno y la elevada temperatura, con un orden castrense y perfectamente alineados, fueron batiendo todos los rincones del monte, en especial a aquellos que vienen desde tan lejos para ayudarnos. Y mención especial a todos por colaborar en la extracción de todas menos una de las piezas abatidas, la cual al caer la noche y por lo accidentado del terreno ponía en peligro la integridad de los aguerridos cazadores.

Tras recoger todos los perros y sacar la caza del monte, nos dirigimos de nuevo al restaurante donde, tras tomar un refrigerio y reagruparnos todos, nos dispusimos a comer/merendar, charlar un rato e irnos a descansar a las instalaciones de Ligüerre unos y a sus casas otros.

Para los que se quedaron a dormir se hizo un pequeño resaque por la mañana del domingo, en la zona de la ermita, donde se cobraron tres marranos y se tiró a dos más.

Que se vayan preparando los marranos para la próxima batida en Pirineos el 9 de enero, pues cada vez aprendemos algo nuevo en ese monte e intentamos mejorarlo para la siguientes cacerías, y tal y como dicen, mañana más y mejor. ¡Nos vemos el 9 de enero!

(Más fotos en el álbum del encuentro)

Crónica Pirineos 2015

Álbum Pirineos 2015

Crónica Pirineos 2014

Álbum Pirineos 2014

Crónica Pirineos 2013

Álbum Pirineos 2013

Crónica Pirineos 2012

Álbum Pirineos 2012

Crónica Pirineos 2011

Álbum Pirineos 2011

Álbum Pirineos 2010

Crónica Pirineos 2009

Álbum Pirineos 2009

Crónica Pirineos 2008

Crónica Pirineos 2006

Crónica Pirineos 2005

Crónica Pirineos 2004

Crónica Pirineos 2003