Volver al índice

Crónica del encuentro en Guara
(o de cómo pasan el rato los amigos de Berraco)

 

Voy a contar las hazañas,
sin exagerar un punto,
de unas jornadas de caza
que han de dar la vuelta al mundo.

Allá en la Sierra de Guara,
en los mismos Pirineos,
se juntó una buena tropa
de aventajados foreros.

Sin mayores circunloquios
el objeto del evento
fue repetir la experiencia
tan feliz de aquél Encuentro

que contara en "Club de Caza",
con consumada maestría,
un simpático raposo
llamado Señor García.

No pretendo, en modo alguno,
emular dicho relato,
sino contaros en trovas
el buen hacer de Berraco.

La llamada del Encuentro
tuvo nutrida respuesta
y allá nos fuimos un viernes,
sin respetar ni la siesta.

Como en el año pasado,
Berraco, Alga y Ramón,
tres personas entrañables,
amigos de corazón.

No es menester destacar
que con estos anfitriones,
los almuerzos y la caza
les salieran "¡de pistones!"

Una tierra fabulosa
y una gente divertida,
fueron preludio gozoso
de unos magníficos días.

En el 12 de noviembre,
que llaman dichoso mes
por empezar en los Santos
y acabar en San Andrés,

nos reunimos en Bertoz
cenando en buena armonía,
conociendo compañeros
y hablando de cacerías.

Alga, tan considerado,
ingenioso y ocurrente,
nos repartió pegatinas
con nuestro nick en el frente,

nuestro nombre verdadero
y el lugar de procedencia
para mejor conocernos
con la debida prudencia.

De tan simpático modo,
a Swing llegó al corazón
que le hicieran "ipso facto"
¡madrileño de adopción!

El buen Swing se reía,
porque es un gran compañero,
muy amante de los gatos
(lleva CAT en el mechero)...

El sábado a la mañana,
9 de la "madrugada"
comenzamos la jornada
con unas buenas tajadas

(hablo de las que alimentan,
no me seáis malpensados,
que de las otras "tajadas"
hemos sido moderados).

Varios cochinos cayeron
en jornada tan completa,
aunque el héroe fue Don Vito,
que con su humilde escopeta

cobró un cochino mediano
alcanzándole en la jeta,
aunque dicen que lo atrajo
con cierto aroma de un "peta"...

Otro cayó en un agarre
con perros de Fragenquer,
un notable compañero
que conoce su mester.

Tras la juerga consiguiente
volvemos a reponernos
con las sabrosas viandas
que nos entonan el cuerpo.

Algunos buenos amigos
se marcharon ese día,
muy tristes y compungidos
por perder la montería

del siguiente día domingo,
pues llegan noticias ciertas
que hay muy buenas perspectivas:
¡que la mancha está repleta!

En efecto, al día siguiente,
fue Huntseeker, "el pocholo",
quien abatió un buen cochino
para no volverse bolo.

Convencidos que era un macho
fue a caparlo un voluntario,
quedando sobrecogido
al encontrar ¡los ovarios!

Tal suceso extraordinario
que a todo el mundo le espanta
yo le veo una explicación:
¡no miramos la garganta!

Al ver al bravo montero
arrimarse la culata,
las partes testiculares
¡se fueron a la "corbata"!

Y entre bromas y agasajos
concluyeron las jornadas
de un buen grupo de foreros
allá en la Sierra de Guara.

Gracias a todos, amigos,
magníficos cazadores,
mil gracias a los rancheros
y a los resacadores.

Hemos pasado unos días
en sano ambiente montero
¡El próximo 2005,
yo me apuntaré el primero!

 

Como en toda crónica que se precie, y para los aficionados a la estadística, se acompañan una serie de datos, verificables hasta donde dé de sí la botella de orujo...:

Sábado 13 de noviembre:

  • 37 puestos (25 del Club) y 8 perreras.
  • 22 cochinos avistados por los intrépidos foreros.
  • 8 tirados y 3 cobrados (uno los perros de Fragenquer).

Domingo 14 de noviembre:

  • 20 puestos (14 del Club) y 4 perreras.
  • 4 cochinos avistados por los avezados foreros.
  • 2 tirados y 1 cobrado.

Son también merecedores de alabanza los productos aportados generosamente por algunos compañeros, productos que los demás nos apresuramos a consumir, pese a nuestra reconocida austeridad franciscana, para que no se sintieran ofendidos:

  • Media docena de perdices bravas escabechadas, del Gobi, atacadas de plumbismo (ALGA).
  • Anchoas de Santoña, debidamente "afeitadas", lo que es un detalle (Gusi).
  • Carrito de orujo de los Picos de Europa, para matar la anaconda que algunos llaman "gusanillo" (Gusi).
  • Coca catalana, mejor que la colombiana (Berraco).
  • Llonganiza de Vic, para los partidarios de los calibres magnum (Olek).
  • Sustancias estupefacientes y/o psicotrópicas, para invocar al Gran Manitú y pedirle buena caza (Don Vito, el "chaman" del grupo).

Un abrazo, compañeros, y hasta la próxima reunión.

Sarasketa.


Cena del viernes


El plantel de Club


Los culpables del encuentro


Los desertores del barracón


Tertulia después de la cena


Los perros haciendo su trabajo


Cochinos del gancho


Desde otro punto de vista


Sorteo del 2º día


Guarra de Guara


Pirineos desde el puesto 17


Panorámica del cazadero
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC