Volver al índice

Encuentro en Cardeña (Córdoba)
15 y 16 de diciembre de 2007

 

Antes de nada quiero explicar que por desgracia asistí sólo al fin de este maravilloso día, así que si no especifico algún suceso importante del día pido la colaboración de los allí presentes.


Baldomero es un chollo: pesca de lujo, y cocina mejor aún.

El pasado viernes 14 de diciembre, mitad resignado mitad por voluntad propia, le dije a mi padre que no iba a poder ser, que me tenía que quedar en Málaga por una causa comprometida que asumí cuando decidí meterme a un equipo de baloncesto, y no podía dejar el partido del sábado colgado para irme de cachondeo. Tras mucho deliberar y dialogar con madre, padre, entrenador y un Loco que me llamaba por teléfono en cuanto decidía quedarme en tierras malagueñas, obtuve el billete para el AVE a las 3 de la tarde, poco después de concluir el partido. Decidido esto asistí al entrenamiento del viernes y en mitad del mismo recibí la llamada de mi padre cuando llegó a Cardeña.


El chef Baldomero ofrece los manjares marinos a Julio, que se pregunta por qué no habrá playa en Baena.

Al día siguiente a las 11 estaba ya en el pabellón y durante el partido no hice otra cosa que mirar el reloj en cuanto llegaba al banquillo. Por suerte mereció la pena, y tras un partido de infarto ganamos de 1 puntito, y salí escopetado hacia el exterior donde me esperaba mi madre. Las 13:00, buena hora para volver a casa, una ducha instantánea no sin antes recibir una amenaza telefónica de Julio que se proponía dejarme sin lechón, y que me comentaba las buenas dotes culinarias de Baldomero. Junto a él estaban mi padre, Juanma, Encarni (hay que incluir al bebé), Julio, Araceli, Baldomero, Conchi, Antonio, Eloy, Miguel y Francis junto a su cuñado, y se ocuparon algunos de ponerme los dientes largos y de recordarme que el lechón se gastaba rápido. Tras comer a la bulla y un cafelito, cogí el tren, por suerte en un buen sitio con ventana para ver rapaces, conejos, y algún que otro bando.


Conchi, Encarni, Juanma, Paco, Antonio, Miguel, Eloy, Francis, Araceli y Julio en agradable pitanza.

A la llegada, estuve esperando veinte minutos a mi padre y Juanma que se encontraban en medio del atasco típico de las capitales, y una vez llegaron salimos rumbo a Cardeña. Me decepcionó mucho no poder encontrarme con Miguel pero de todas formas pude hablar con él por móvil cuando iba ya camino de Toledo. Cuando empezábamos el carril que llevaba al cortijo nos cruzamos con Antonio, Eloy y Francis que se marchaban ya, por suerte llegué a tiempo para abrazarlos y en el caso de Eloy, saludarlo por primera vez, confirmando las buenas impresiones que me dejaba en el foro. A Antonio y Francis tenía la suerte de haberlos conocido, y con el deseo de no tardar mucho en encontrarnos de nuevo.


Paco, Julio, Juanma, Baldomero y un servidor.

Una vez en el cortijo pude ver aparte de lo que quedaba de paella y gambas, que esa noche no iba a pasar hambre, y que además, Julio tenía muy poco aguante comiendo lechón. Araceli me alegró el día por enésima vez desde que la conozco y Julio me entregó mi carnet de socio de ANCREPER que ya ansiaba poseer. Al rato Baldomero y Conchi tuvieron que marcharse hacia Málaga, y los despedimos a regañadientes, deseando volver a encontrarnos pronto. Esa noche mi padre, Julio, Araceli, Encarni, Juanma y un servidor dormimos en el cortijo. Al día siguiente, cada mochuelo tiró para su olivo, pero con ganas de repetir la experiencia (y sin partidos de por medio) lo antes posible, y con más foreros que se echaron de menos. Un saludo..

 

fideoJR.

 

P.D: Ya queda menos.