Volver al índice


 

Trasomo, Burgos, 9 de Febrero de 2003
 
AL BUEN TIEMPO, MALA CARA.
 

En una soleada y fresca mañana burgalesa, después de la helada caída el la noche anterior, y con la intención de dar un "susto" (no va por vos, Hans juajuajuajua) a los bravos jabalíes y venados de las tierras Cidianas, nos juntamos seis amigos del Club de Caza.

Los primeros en llegar al lugar de la junta fueron Hans y Kodiak (los más lejanos... los más madrugadores) que mientras esperaban ansiosos la llegada de los otros miembros de la partida tuvieron oportunidad de degustar el rico café salense. A posteriori llegaron 8a y Morañego, y por fin, el anfitrión Burgalés y el escudero Codornicero (pero puntuales, ehhhhhh).

En el momento del encuentro todo fueron saludos, presentaciones y especulaciones sobre cómo se presentaba el día. Una vez celebrado el riguroso sorteo de los puestos, cogimos los archiperres correspondientes y nos dispusimos a montar en los vehículos todo-terreno que nos conducirían al cazadero.

Tras una breve caminata accedimos a nuestros apostaderos, comprobando así que en la mancha que se iba a dar, aún siendo un jaral soleado, todavía quedaban neveros en los ribazos debido a las copiosas nevadas de semanas anteriores.

Tras la suelta de las rehalas (11:30a.m.) se produjeron las primeras ladras, que dieron como resultado la vuelta de varios jabalís y venados, burlando éstos a los perros, debido a la espesura de la estepa. A las 12:15 una fuerte ladra y el continuo acoso de los "caniches" dio como resultado el levante de un cochino (ancho de pecho y estrecho de culo), que se dirigió rápidamente hacia su querencia de escape, en la armada de la Cumbre (concretamente el puesto Nº 6), que erró el disparo (además descentró al cámara oficial (kodiak) que, además de acompañante del susodicho puesto, captaba el momento tan especial).

La montería seguía su curso y los correosos y valerosos perreros (Joselete y Huesy) voceaban y alentaban a los valientes canes de las rehalas en la búsqueda de las reses, sufriendo estos para batir y poder pasar el espeso estepar.

Sorprendido quedó el avezado montero (8a) que vio cómo los "caniches" arrodeaban y ladraban a parado constantemente en un matón de jaras, haciendo estos "la rueda", y saliendo de éstas volviéndose para atrás un imponente venado. (Tomó las de Villadiego que para eso estamos en Burgos).

Al rato, una jabalina que intentaba zafarse del acoso de los perros y con la velocidad del mismísimo Lucifer hizo acto de presencia en el sopié de la solana, aunque dos sustos (fallidos, eso sí) la hicieron pensarse la trayectoria de su huída, no dudó el cruzar el río, pero para cuando se quiso dar cuenta era ya demasiado tarde, otras dos detonaciones se llevaron la vida de tan noble animal a paraísos más lejanos, y es que con el postor no se juega, que aunque joven es ya un avezado montero y curtido en mil batallas.

A las tres de la tarde la montería tocó a su fin, recogida de armadas de los puestos y los rehaleros llamando a sus perros para cargarles y volviendo al lugar de reunión.

 

 

    

 

Una vez en el punto de encuentro comentamos las incidencias del día, quedando un poco cariacontecidos por la mala suerte (la intensa nevada caída la semana anterior influyó en que las reses abandonaran la mancha, a pesar de estar cebada periódicamente, y que las primeras ladras se produjeron a mucha distancia de los puestos, volviéndose las reses, eso hizo que no se consiguiera el resultado esperado por todos y por la organización, que lamentó profundamente tan aciago día en cuanto a reses cobradas se refiere).

 

Las alubias rojas de Ibeas, el lechazo burgalés y cómo no el caldo ribereño animaron la comida y la sobremesa, que se prolongó hasta bien entrada la tarde.

Llegó el momento de la partida de los madrileños, (cada mochuelo a su olivo), con la promesa de volver a juntarnos en posteriores fechas. Algunos todavía nos quedamos visitando las instalaciones donde moran los "caniches" y contemplando los trofeos conseguidos por la familia Cubillo y degustando algún que otro zumo de cebada (no muchas, las justas). Con la noche bien entrada y con un frío que helaba hasta el pensamiento dimos por finalizado tan hermoso día, todavía con los recuerdos frescos del día que agonizaba. A la espera de más días como el descrito.

 

Escrito por Codornicero con la colaboración de Burgalés y Kodiak (fotos).

 

 

 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC